• Breves

    miércoles, octubre 24, 2012

    Halloween Party con The Wellingtons en El Loco Club


    Los australianos The Wellingtons vuelven, tras poco más de un año, a Valencia (bueno, mejor dicho, a El Loco Club, que es ya una parte independiente y feliz de la ciudad). Lo hacen como parte de una gira, que les ha llevado por Estados Unidos, Reino Unido y parte de Europa, titulada con un nombre tan poco original como, en parte, lo es su música: Hey Hey Tour.

    Desde luego, hay mil bandas que hacen algo muy parecido a The Wellingtons. Sin salirnos siquiera del recinto de extranjeros más o menos habituales de El Loco, tenemos a The Bowers, a The Breakdowns, a The Twistaroos, a The Yum Yums, a los españoles Suzy & Los Quattro o Euro-Trash Girl y a un largo etcétera. Pero no por ello hay que dejar de valorar el trabajo de The Wellingtons: Zac Anthony, voz y guitarra (e incluso, a sus horas, posible doble físico de John Lennon), su pareja Kate Goldby, bajo, Koji Asano, guitarra, Gustav Lindstrom, batería (los dos últimos habrá que comprobarlo: hace un mes The Wellingtons saco un ep, Hey Hey, en el que Gustav es sustituido por Dave Kleynjans y por el propio Zach Anthony -esperemos que el título del último track del minidisco, Another Drummer Down, no sea una broma teledirigida como un misil al pobre Lindstrom-, mientras Koji directamente desaparece, sin que ello suponga cambio alguno de dirección, sonido o intenciones de la banda), y Anna Dobbyn, teclados, todos con su enorme simpatía digna de Erasmus con la cabeza bien amueblada y su power pop directo y sin mayores complicaciones, son expertos en divertir al público: a la primera canción, los asistentes ya hacen aquéllo que puede costar tanto de acercarse poco a poco al escenario, a la segunda empiezan a bailar y a la tercera ya aparecen los típicos que levantan la cerveza como brindis a la banda o señalan al cielo (o a saber qué), mientras siguen en voz alta los ágiles estribillos (que, cada vez más, se reparten Zach y las chicas) como si los conocieran de toda la vida. Después de haber disfrutado durante la casi hora y media que sigue, bajan del escenario y se hacen fotos con todos los que se atreven a acercarse (Kate y Anna suelen ser las preferidas, reconozcámoslo), y Rock Indiana, que es la discográfica encargada de distribuir los álbumes de The Wellingtons en España, ponen su tenderete con todos los trabajos de la banda, quedándose muy cerca de agotarlos (eso sí, que nadie espere un trasvase total de la fuerza que tiene el grupo en directo hacia su versión de estudio, llámese Keeping Up With The Wellingtons, For Friends In Far Away Places, Heading North For The Winter, su mejor obra, o bien In Transit, hasta ahora su último trabajo largo, algo muy remarcable).

    Les acompañarán los catalanes Bipolar (formados en 2011 y compuestos por la voz de Albert Cornellà, las guitarras de Tete Bernabé y Víctor Moiron, el bajo de Jay Fornells y la batería de Guillem Esteva), una decisión mucho más coherente que la tomada la anterior vez que vinieron a Valencia The Wellingtons con El inquieto Roque como teloneros (no por la calidad o falta de calidad de estos valencianos, sino porque no pegaba ni con cola el calmadísimo directo acústico que plantearon esa noche, poco relacionado con sus estupendos discos, de los que fue un pálido reflejo, respecto a lo energético-eléctrico de los australianos). Al menos, Bipolar (que sacaron a principios de año su álbum debut, No es el final, producido por Noel Campillo, y que, a pesar de los pesares, es regularcillo como él solo) seguramente nos dará unos cuantos decibelios de power pop mientras cruzamos el pasillo hasta el Wellington's Hall. En tan ilustre sala, ubicada en el interior, repetimos, de El Loco Club, tendremos, pues, el próximo miércoles 31 de octubre a las 22:30, una fiesta de Halloween que viene que ni pintada para huir de disfraces y de trucos o tratos españolizados, todavía más vulgarizados que en el modelo norteamericano (algo normal en copias desintonizadas y descontextualizadas, y hasta aquí llegó mi crítica social de la jornada de hoy). El precio para poder entrar serán 10 euros (7 euros la entrada anticipada) y, evidentemente, las ganas de pasarlo bien. El premio, la garantía de conseguirlo.

    Más info:

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves