• Breves

    lunes, octubre 15, 2012

    La renovación de Superseco


    Superseco vuelve tras el parón estival. No sabemos todavía cómo de bien les habrá sentado el verano del 2012, porque, durante estos meses, desgraciadamente, se ha caído de la formación Montse, teclista y coros de la banda, y única presencia femenina de la banda, quedándose Martín (voz y guitarra), Cabo (guitarra), Rafa (bajo) y Julián (batería), lo que les está obligando a readaptar las canciones a su nueva condición de cuarteto de composición clásica: guitarra, bajo y batería.

    El concierto será una buena excusa para poder imaginar el futuro devenir de la banda, tras sacar durante el primer semestre del presente año un segundo ep, El fin del mundo, que era todavía mejor que el ya magnífico primero, Días de lluvia (sí, una ironía en toda regla el título de ese disco para un grupo que se llama Superseco), y donde pulían algunos defectos (menores) que repercutían en el resultado del anterior, como cierta tendencia a alargar innecesariamente las canciones, hasta que alguna daba vueltas sobre si misma, llenando de una forma mucho más serena e imperceptible los casi seis minutos que siguen durando algunas. El fin del mundo (sin dudas, uno de los ep nacionales más destacados del año... como Días de lluvia lo fue del año pasado) es, a la vez, más variado, cogiendo ya forma alguno de sus tracks de esas canciones de impacto directo (ejemplo: Viaje) que el gran público suele demandar para aficionarse a un grupo (la diferencia con otros es que en el caso de Superseco esa identificación no aparece de forma forzada, sino como resultado de un hallazgo en pleno estado de felicidad compositiva). En sus últimos directos (y que recuerde he ido a todos) han presentado, además, alguna canción nueva, como Por ti, con un embriagador aroma a single popular de los buenos que tira de espaldas.

    Y es que siempre es maravilloso reencontrarse a Superseco en vivo, una cita más o menos bi o trimensual a la que hay que acudir puntual como un reloj, dispuesto a refrescarse, a dinamizarse y a emocionarse. Magia, podríamos definirlo. Los componentes de Superseco me recuerdan a aquellos maestros de high school del medio oeste norteamericano que se juntan, como amigos que son, para echar mano de su hobby, tocar música, intentando conservar, rascar, a través de la afición común unos años más de juventud (sí, algunos de los miembros de la banda son profesores). No tienen ya 20 años, y eso se nota en una mayor madurez expresiva y musical. Tocan un pop guitarrero, sencillo (descomplicado, que dirían los latinos) y festivo, que no anula en ningún momento la seriedad de fondo de su propuesta y su total huida del horterismo o de la pose cool, supongo que la “tara” que impide que ganen los concursos de bandas en las que se suelen inscribir. Aún así, disfrutan tocando, como descubrimos en sus miradas y bromas sordas mientras actúan, y el público, con un poco que sea receptivo y/o reflexivo, se acaba apuntando con alegría, aunque partan desde el desconocimiento de visitarlos por primera vez; tal es la descarga de buen rollo e inteligencia que desprenden. Este próximo viernes 19, gratis, en El Volander, a partir de las 20:30, una nueva descarga. Ya era hora, que el verano sin ella ha sido muy largo.

    Más info:

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves