• Breves

    viernes, octubre 26, 2012

    Marlango-Teatro Lara, Madrid. 25/10/2012

    Tantos años presumiendo de ser madrileña y aún no había puesto un pie en el Teatro Lara...menos mal que nunca es tarde si la dicha es buena y aquí la dicha se llama Marlango.

    Suena la llamada de emergencia. No, no se está quemando nada, es la señal que anuncia que el espectáculo va a comenzar. Es lo que tienen los teatros, que siempre van en hora. 
    La plantilla masculina es la primera que ocupa el escenario. Alejandro Pelayo al piano, Oscar Ybarra a la trompeta y Toni Brunete a la guitarra, que es como más tarde presentaría Leonor Watling a sus acompañantes. La joven, con un vestido azul, muy princesita de cuento, sale tras los primeros acordes del tema que abre la veda, You won't have me. Poco tarda en aparecer la primera en castellano, novedad de la casa, Bocas Prestadas y seguimos con la presentación de este último trabajo, Un día extraordinario, con, valga la redundancia, Un día sin mi
    Durante esta primera parte noto una Leonor tímida aún, bastante escondida detrás del micrófono y buscando más la mirada de sus compañeros, que la del público, en las partes de melodía sin letra.

    Echamos la vista atrás, muy atrás, en concreto al principio de los tiempos para recuperar del primer álbum el tema Madness.
    Ha llegado el momento de que Alejandro rompa el hielo, ese hombre mitad pianista mitad cómico que nos ha hecho pasar una gran noche a todos los asistentes. "La siguiente canción va dedicada a todos los que habéis tenido a bien venir a ver a cuatro que hacemos canciones, gente extraña en un mundo hostil", dice Don Pelayo bajo su bombín. 
    Leonor, después de estas canciones de calentamiento, se ha hecho al medio y ha estado rápida  y divertida en las respuestas a su compañero. Una versión mejorada de Watling ha inundado el escenario y se ha quedado hasta el final, sensual y elegante hasta el extremo, dos conceptos difíciles de casar, a veces, perfectamente unidos en esta velada. 

    Leonor se arranca con palmas en Hold Me Tight y el Teatro Lara acompaña, acompasado, a su invitada de honor.
    ¿Sorpresa de la noche? sí para mi. "La siguiente canción se la queremos dedicar a los que trabajan en Universal" El sitio de mi recreo, de Antonio Vega, es la elegida para tal efecto. Un homenaje/versión bastante a la altura. 

    Exquisita, muy del rollo West Cabaret me recuerda al estilo del grupo valenciano Limbotheque. Y, resultado de la grabación con Los Amaya llega el siguiente tema, Vete
    Mi apuesta de la noche, y el single del álbum en castellano del grupo, es la segunda canción que logra arrancar las palmas del público, Dame la razón. Con sabor a tango me deja Si yo fuera otra

    Hemos llegado a ese momento en el que sabes que el final está cerca. Pero, así, ¿sin el típico parón de hago como que me voy pero vuelvo?. Me quedo a la mitad del pensamiento cuando Leonor dice que se van a despedir, "con esta canción que se titula Dance, Dance, Dance". Todo parece muy real, saludos a pie de pista y el escenario muy iluminado. Aún así, yo tengo mis dudas... 

    Como era de esperar, quedaban las de propina. Los cuatro de abordo vuelven a salir al ruedo. En esta última parte salen a la palestra Semilla Negra, un tema de Radio Futura ahora en boca de Leonor y la canción de cierre, Shake The Moon. Ahora sí, "gracias por venir y por haber sido un público tan cómplice". 

    Agradecidos y satisfechos han dejado el escenario, y a los asistentes con un gran sabor de boca. Feliz fin de día para Alejandro Pelayo porque está de cumpleaños, una celebración que empezó anoche en Madrid.




    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves