• Breves

    miércoles, noviembre 07, 2012

    Pelusa debuta en Valencia


    Pelusa es la mallorquina Floren Guillén, miembro y colaboradora de Trailer (que después intercambió su nombre por el de Nova Ternura) y Oliva trencada, al mismo tiempo que desarrollaba, poco a poco, con un ep (el intenso A Present For My Hunters) y un álbum largo (el algo irregular, pero hipnótico, Clap Your Mountains), que ahora completa (en una especie de autoplazo de prácticamente un trabajo por año, independientemente de su extensión y características) con el estupendo single Who, ese proyecto propio llamado Pelusa, que estará presentando estos días por Valencia.

    Pelusa es música compleja, difícil de escuchar, hecha en un régimen de imprevisible libertad. Si nos quedamos en la superficie, algunos le encontrarán parecidos a Russian Red y similares, pero no creo que tenga nada que ver: Pelusa tiene sus rasgos psicodélicos, sus ínfulas rockeras, pero sin dejar de ser melancólico dream pop de autor totalmente personal. De hecho, sus discos son autoeditados, y los dibujos de sus libretos pertenecen a ella. Incluso destaquemos que la información sobre Pelusa es escasa (y se repite siempre) en el todopoderoso Google, y hay poco más que una foto de Floren, la que reciclan todas las publicaciones (incluida esta misma noticia) que han tenido a bien hablar en un momento u otro de ella. Una especie de coto privado, una caja de resonancia para establecer una relación personal con los oyentes, “soldados” con la difícil misión de desentrañar su música.

    El concierto que motiva esta noticia será el del próximo día 12, lunes, en el Kaf Café, a partir de las 21:30 y de forma gratuita, pero también tocará el viernes en el Deluxe Pop Club, previamente a Red Buffalo, en una de esas decisiones difíciles de comprender, puesto que, guste más o menos, si Red Buffalo destaca por algo es precisamente por su falta de capacidad para el onirismo y el pensamiento, desplazados por una desenfrenada actividad febril adolescente y una pose cuanto más cool y molona mejor, rayana en la arrogancia pura y dura. La música de Pelusa no es remolona, para nada, y hay que tener una cierta preparación en su estilo genérico para llegar al fondo de ella y no morirte de aburrimiento en el intento (supongo que alguna de las numerosas fans que tiene Red Buffalo se saldrá a fumar un par de veces este viernes). Yo, lo reconozco, lo prefiero así, porque Pelusa no te da nada hecho, rehuye lo asentado y carece de tendencia a lo simplón. Sus toques folk son, según diría el Álex de La naranja mecánica, como si un enorme pájaro (“soy como un pájaro en una jaula”, recita Floren en Cage) volase allá donde sonase. Y dice que sus conciertos nunca se parecen uno a otro. Habrá que comprobarlo en esas dos oportunidades que nos concederá. Al igual que el sentimiento camaleónico de sus canciones, será la luna y el sol, cuando acabe una semana y empiece una nueva.

    Más info:

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves