• Breves

    domingo, diciembre 30, 2012

    M-Clan - Sala La Riviera. Madrid. 29/12/2012

    Camino al concierto de los murciélagos, los asistentes aguantamos con gusto el frío de la noche y la gélida humedad del Manzanares que calaba hasta el tuétano de los huesos convencidos de que la fiesta pagana que nos esperaba en ese oasis madrileño llamado La Riviera nos haría entrar en calor. Y así fue.
    Antes de la ebullición con M-Clan, el grupo argentino Los Guasones se encargó de precalentar el ambiente con ese estilo tan like a rolling stone que les caracteriza; los primeros minis de cerveza que viajaban de un lado a otro de la sala también contribuyeron a tal objetivo. Con más de 2.000 personas ya en el local, apareció la banda murciana liderada por Carlos Tarque y Ricardo Ruipérez, únicos componentes que quedan de la primera formación, acompañados por “Prisco” a la guitarra, el bajista Iván González y la batería de Coki Jiménez. Esta vez, y por motivos de austeridad, no llevaron la sección de viento que tanto brillo da a las canciones más souleras del grupo, aunque por otro lado e intentando ver siempre el lado positivo de las cosas, esto concedió a las guitarras todo el protagonismo y el concierto tomó un sonido primitivo y garajero que no estuvo nada mal. Abrió el concierto Arenas Movedizas, un tema con un potente inició que nos permitió comprobar que aunque el tiempo pasa para todos y Carlos Tarque ahora luce pelo corto canoso en lugar de morena melenaza, su voz no sólo aguanta sino que ha mejorado, el tiempo y probablemente las largas noches de humo y alcohol, le han dado ese toque rasgado y bluesero que tanto mola.
    Continuaron con Rock n Roll del Siglo XXI , tema que como el Bienvenidos de nuestro queridísimo Miguel Ríos, funciona a la perfección como preludio.
    Ya se sabe que a los músicos les encanta decir lo única y especial que es la ciudad en la que tocan, y hay que reconocer que al público también nos gusta que lo digan. Por eso, entre algún que otro “¡Viva Madrid, hostias!” Tarque comentó que tocar en la capital les producía un nerviosismo especial y el tema Perdido en la Ciudad, sirvió de dedicatoria a los madrileños. Por supuesto no pudo faltar Maggie despierta, la ya mítica versión del temazo de Mr.Rod Stewart que nos pone los pelos de punta y en la que Tarque aprovecha para recordar que la banda The Faces es gran culpable de la existencia de M-Clan. Tampoco era perdonable que no tocaran Llamando a la tierra para que los presentes nos divirtiéramos haciendo los coros. En el tema Las calles están ardiendo, Carlos Tarque se preguntó “¿por qué las calles no están así con lo que nos está tocando aguantar?” en referencia a la situación política y económica de nuestro país.
    Así fue transcurriendo el recital, el grupo no se dejó nada reservado y fue un no parar, tocó su repertorio más cañero solamente pausado por canciones más tranquilas como Roto por dentro o exhibiciones de armónica de Carlos Tarque en Ritual. Para finalizar se nos preguntó si queríamos que tocaran Carolina y aunque la respuesta ya se sabía de antemano, tampoco hubiese sido imprescindible, M-Clan en los últimos discos ha encontrado el sonido que mejor le sienta y ya atesora un buen puñado de canciones para completar un gran setlist sin necesidad de recurrir a sus éxitos comerciales para que el repertorio no quede deslucido. Aún así se agradeció el detalle y disfrutamos de una Carolina que sonó mejor que nunca, el carismático Carlos Tarque nos dejó muy claro que en esto de cantar es un jefazo y nosotros nos fuimos contentos de haber elegido a M-Clan para enterrar lo sufrido y quedarnos con lo vivido en este año.


    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves