• Breves

    lunes, diciembre 17, 2012

    Shuarma-Auditorio Federico García Lorca, Getafe. 15/12/2012

    Después de más de diez años siendo uno de los Elefantes, y de algún que otro proyecto al margen, de escasa duración, el compositor catalán, Shuarma, levantó el vuelo en solitario. Y, eso es precisamente lo que he ido a descubrir al sur de Madrid, al Federico García Lorca, de Getafe, con su último trabajo. Como es un teatro la puntualidad está más que asegurada, así que procuro no llegar tarde a mi cita.

    Un García Lorca no muy lleno, pero bastante caldeado y con un público totalmente entregado a la causa. Uno de los conciertos más divertidos de mi vida musical, he de decir de antemano. Dos horas de historias y risas de la mano de un gran contador de anécdotas, con melodía, o sin ella, con mucho sentido del humor y mucha labia.

    Con solo dos de abordo, el mismo Shuarma y su mano derecha, Julio Cascan, y su bajo, han llenado todo el escenario, gracias a varios pedales, con los que el cantante ha confesado no llevarse demasiado bien y una pandereta, perfectamente manejada a golpes de pie.
    Durante la primera parte del concierto hemos disfrutado de temas, como Lo que queramos creernos, Solo, o Te esperaré.

    Shuarma ha anunciado que vienen a presentar Grietas en una casa abandonada, "que es una relectura de Grietas" Sin embargo, ha confesado que, cuando grabó este disco, no pasaba por su mejor momento, de ahí la tragedia de la mayoría de los temas que componen el álbum más reciente del compositor. Pero ahora está en otro momento, más optimista y, por eso, quiere cantar canciones menos tremendistas. Así que, apuesta por Despierta y Vuélvelo a intentar.

    Aunque viene con Grietas bajo el brazo, ha anunciado que sacarán varios temas del armario. Una gran noticia para los asistentes, a quienes se les ha escapado algún aplauso tímido. Algunos de estos remembers han sido Somos Nubes Blancas, o una de las más míticas de Elefantes, Que yo no lo sabía. El público ha acompañado al cantante con el estribillo y las palmas han sido cada vez más constantes en el auditorio.

    "Esta que viene ahora es muy folclórica. Yo, a veces, me siento como si fuera Isabel Pantoja cantando esta canción, y me encanta Isabel Pantoja". Siguiendo con la broma, le anima Julio, "vamos Isabel, vamos" y suena Por verte pasar. Y llegamos a "la espina dorsal de Grietas", que se llama precisamente así.

    El final del concierto se acerca. Es como una sensación que se nota en el ambiente. "La cultura tiene un valor educativo absolutamente necesario. Así que, muchas gracias por haber venido". ¿Será Llueven piedras la última de la noche, como han anunciado? No, obviamente, los bises estaban reservados.
    "Canta sin micro", le piden desde el público. "Okey, si yo soy un mandado". Coge su guitarra y se acerca al borde del escenario. Las últimas de la noche han sido El tiempo se puede parar, Me gustaría poder hacerte feliz y "¿quréis cantar?", pregunta Shuarma. Un final conjunto y ensayado. "No apaguéis las luces que queremos vernos las caras de satisfacción". La misión especial ha consistido en acabar el tema al unísono, el público ha puesto las palmas y Shuarma y Julio los instrumentos. Un perfecto final, con La felicidad.

    Y, del mismo modo y con esa sensación de trabajo bien hecho los asistentes han ido abandonando la sala. Mis compañeros de butaca se han deshecho en carcajadas con el catalán y han disfrutado tanto de los nuevos temas, como de los grandes recuerdos.





    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves