• Breves

    domingo, enero 27, 2013

    Indievision Sounds: The Dirt Tracks + Dezervers + Noah Histeria + Beat More (Loco Club. Valencia, 25 – 1 – 2013)


    Indievision Sounds: The Dirt Tracks + Dezervers + Noah Histeria + Beat More (Loco Club. Valencia, 25 – 1 – 2013)

    El Indievision Sounds que tuvo lugar el viernes en la sala El Loco Club supone, según se publicita, la adopción a tierras valencianas de una propuesta minifestivalera propia de los ingleses: cuatro grupos seguidos, con prácticamente una hora de espacio de explayamiento para cada uno de ellos (sí, si hacemos las cuentas, aquéllo duró cuatro horas). Hasta la música que sonaba era muy a menudo de influencias británicas. También, el Indievision Sounds presumen de conciertos cortos, ágiles y non-stop, pero ahí tenemos que entrar.

    Antes de la primera actuación, la música de fondo de El Loco Club se detuvo de repente, y tardó más de un minuto en volver a sonar. No suele darse en un local así esa incomodidad del silencio (casi ni había entrado gente todavía... y tampoco es que fuera un llenazo absoluto posteriormente, sobre todo teniendo en cuenta la presencia de cuatro bandas, que deberían haber conseguido ocupar hasta lo más alto de la barra, por lo que me imagino que la entrada acabaría siendo una relativa decepción), pero se convertiría en una pequeña metáfora del larguísimo concierto: un ocasional coitus interruptus, pero que, cuando funcionaba, lo hacía de maravilla.

    La primera banda de la noche fue Beat More, que concretó un fiasco sin paliativos. En sus mejores momentos (uno sólo, lo único pasable de todo su repertorio: sin dudarlo, su último single My Room) podían recordar a medianías como Moloko, pero en otros, si cerrabas los ojos, no quedaba lejos el pensamiento de una especie de malproducida Britney Spears spanish de baratillo, con una música de trazo grueso y texturas algo groseras. Realmente me recuerdan a otra banda muy peculiar de por aquí por Valencia, llamada Recuerdos del futuro, creo, que hacen una especie de rock progresivo francamente divertido y, como en el caso de Beat More, muy simpático. El problema es que esa simpatía, mezclada con cierta ternura, viene por lo desastroso de la ejecución de un montón de referentes musicales mal asimilados (y eso que, individualmente, seguro que deben ser muy buenos músicos... como en el caso de los componentes de Recuerdos del futuro, varios de los cuales están dedicados a la enseñanza musical), por un uso bastante deplorable de la parte electrónica y por una música acartonada, vieja-que-no-clásica, con la sutileza de un tren a punto de descarrilar en el centro de la pista de baile de una discoteca para bailones bien entrados los cuarenta.

    Y es que la actuación que dio ayer Beat More rozaba por momentos lo inenarrable. ¿Que no se lo creen, que exagero? Pues echen un vistazo al vídeo que hay más abajo y dictaminen ustedes mismos. En algún momento, la cantante preguntó a la gente por qué parecía parada y no bailaba. Seguro que más de uno del público sabía perfectamente la respuesta. Yo simplemente creo que Beat More no disfrutó de la noche, ni del motivo, ni de la compañía, más conveniente para darse a conocer, porque, créanme, la diferencia se notaba de forma aterradora. Juro que el sampler de despedida de la banda parecía decir “calla, calla, calla”. O a lo mejor era mi interpretación ante una especie de test de Rorschach que el ordenador de Beat More me planteaba.

    Después de Beat More, aquéllo sólo podía mejorar: Noah Histeria aprovechó las ruinas para presentar su rock en extraño equilibrio entre la potencia, rudeza, de sus instrumentos y la voz, prácticamente susurrante, nada aguardentosa ni rockera, de su cantante. Ese detalle, en si, no es nada malo, y les permite adquirir buena parte de su personalidad, pero sí que se nota que la banda aún está a la búsqueda de su propio ritmo (llevan poco actuando juntos, dentro de lo que cabe), dando lo mejor de si mismos en los pequeños pasajes instrumentales y los sensacionales estribillos, que promueven un contraste tremendo con el resto de estrofas de sus canciones, donde decaen un poco. Eso sí, pueden presumir de un maravilloso uso de los teclados, que intentan poner en contacto ambos mundos. Todavía no lo acaban de conseguir, y es esperable un sonido algo más compacto, pero canciones tan estupendas como Un lugar mejor permiten fomentar muchas esperanzas en un buen futuro para la banda.

    A esas horas, la noche ya se iba alargando y la organización empezaba a meter prisa a la hora del intercambio del escenario entre los grupos. La longitud (de cortos nada, contradiciendo las frases publicitarias del Indievision) de los conciertos de Beat More y Noah Histeria se cobró una inesperada medio víctima en Dezervers, que sólo tocaron siete canciones, una menos que los precedentes, aunque también es verdad que las extendieron bien a gusto (un defecto habitual durante toda la noche, que se dio en las cuatro formaciones: lo breve si bueno...). Pero valió la pena: después del coitus interruptus llegaba el orgasmo, y Dezervers salieron como apisonadora y dieron toda la tralla que la gente llevaba esperando desde las diez, y que sólo Noah Histeria había servido en dosis más pequeñas. Dezervers dieron un directo sorprendente, ya que, aunque había escuchado anteriormente su cd, no recordaba esa capacidad de pegada, esa intensidad, que descargaron anoche, hasta el punto de que protagonizaron los mejores y más vibrantes instantes de toda la jornada con su power pop sin complicaciones, tornado (nunca mejor dicho) en hard rock puntualmente. Durante sus siete golpetazos, no podía quitarme la idea de la cabeza de estar escuchando a algo muy parecido a Placebo, tanto física como musicalmente, aunque levemente menos exigente con el público; hay que dar las gracias al pinchadiscos de ayer de El Loco Club: cuando acabó el concierto de Dezervers, durante el desmontaje del escenario, empezó pinchando una canción de la banda londinense, un apoyo a que, quizás, no se me había oído la olla entre pensamientos irracionales y las ligazones que siempre estamos buscando a la hora de hacer una crónica (puedo asegurar que el tema referencial nos suele salvar varios párrafos: lean, si no se lo creen, el Rockdelux).

    Y mientras Placebo y Suede nos gritaban desde los altavoces, se preparaba el esperado plato fuerte de la cita, ya cercana la una y media de la madrugada: The Dirt Tracks. Aunque no me importa volver a reconocer que me quedo con Dezervers, The Dirt Tracks estuvieron muy bien, a pesar de algún defectillo que no molestaría (digamos, más bien, que sería comprensible) en principiantes, pero que sí que se puede discutir un poco al verlos en ellos, como la distorsión del sonido por la vía de hacerse subir una y otra vez el volumen de los instrumentos y amplificadores (durante la segunda y tercera canción la cosa llegó a tales puntos que la gente se echaba caras largas y miradas de tierra trágame, o, como mínimo, de “algo falla aquí, ¿no?”: distanciamiento, eso es lo que se consigue con esa actitud), y el continuo “de puta madre” y “venga, arriba” que dirigían sus miembros al público, restando un poco de seriedad a su propuesta, que, por suerte, siguió de manera francamente inspirada, memorable incluso cuando sonó The Madding Crowd, y culminando en un concierto “sucio” (dirt), que no oscuro, para nada, muy inglés, denso en ocasiones, quizás un pelín leve y de vuelo bajo en otras. En preparación ya de su primer álbum, The Dirt Tracks demuestran las cualidades de una buena y entregada banda, más allá de su condición de fenómeno de fans para chicas jóvenes (no quinceañeras, que tampoco se trata de eso), que acudieron al concierto con carteles de “queremos un hijo tuyo” o con los nombres bien grandes de los miembros del grupo (una que tenía al lado se tiró la cerveza encima cuando levantó el que ella había hecho) y de versiones, seguramente innecesarias (pero reconocibles y populares, que me imagino que es lo que contaba), como el Are You Gonna Be My Girl? de los Jet.

    En definitiva, el Indievision Sounds se salda como una buena iniciativa, de selección variada, con tres buenas bandas que aportaron el tono correcto a la larga noche (que, con gente menos acertada, podría haberse mutado en eterna), pero que, como a la propia propuesta, todavía pueden medirse con más exactitud. Como forma de introducirse, desde luego, no es nada mala.

    Más info:
    http://www.lococlub.org/

                                                                             Beat More






    Noah Histeria




    Dezervers





    The Dirt Tracks





    The Dirt Tracks - "Weird & Green"

    Dezervers - "Expecting A Star"
    Noah Histeria - "Que no te escondas"
    Beat More

    5 comentarios:

    1. hola, no se quien es el que escribe el comentario del concierto del loco del viernes, pero yo estube alli y nada mas lejos de la realidad, o estas sordo o estubiste bebiendo porque no se entiende sino todas las sandeces que he escuchado.Para empezar: el primer grupo salio a las diez y media en punto al escenario, supongo que sin cenar y en frio, y a los 5 minutos tenian la atencion de los pocos que alli estabamos aun con el ultimo bocado de la cena entre los dientes, quien tenia ganas de bailar? Era un grupo desconocido para la mayoria y de fuera de valencia con lo que jugaban en absoluta desventaja. a pesar de ello, para los que sabemos de musica, y con ello incluyo a los musicos que alli estabamos, incluidos los de las bandas con las que compartian cartel, nos dejaron maravillados, nos parecieron originales ,divertidos , diferentes y atemporales, nada pretenciosos y con una puesta en escena, dadas las circustancias, fantastica y un sonido compacto y armonioso. asi que colega, no se que concierto viste, y no se que criterio personal te da derecho a hablar asi , lo unico que tengo claro es que no tienes ni puta idea de lo que hablas y que te dediques al periodismo del corazon, solo tienes que leer el resto de criticas acreditadas del concierto, lo de ir de Risto esta muy visto ya y huele.........

      ResponderEliminar
    2. Creo que esta critica no se corresponde a lo sucedido el viernes, aunque respeto la opinión, perece que no estuvierais allí, vaya chorizo retorico sin argumentos, solo estoy en acuerdo con que decervers sonaron genial, la sala también lo organizo genial.
      un critico como este es un gallina que cacarea cuando las demas ponen huevos....
      saludos a todos!!!

      ResponderEliminar
    3. estoy absolutamente deacuerdo con los anteriores comentarios, es la peor critica musical que he escuchado en mi vida, la mas sin sentido y absurda, aunque viendo las fotos del tipet que escribe este articulo estoy seguro que estaba atiborrandose a cenar en algun macdonals y llego tarde al concierto, porque tanto la organizacion como los grupos fueron puntuales y rigurosos con los tiempos marcados, no se de donde se saca este tio lo de los retrasos en los conciertos, porque yo no habia visto nunca un cambio de escenario mas rapido y agil en mi vida , y he visto cientos de festivales. respecto al grupo que inicio el evento y con el cual te faltas tan airadamente he de decirte que, de toda la sala, aunque en ese momento no eramos muchos,tu debiste ser el unico al que no le gusto, porque a mi y a todos los que estabamos alli nos encanto, fue la nota de color del festival, diferente y original, cosa que no se puede decir del resto de las bandas, que son buenos, pero nada originales, ya que eran clones de bandas como Placebo Suede etc a mi me gustaron tambien porque me encantan estas bandas que te menciono, pero me enciende que te sobres con los unicos de la noche que mostraron un poco de creatividad originalidad y frescura. he estado chequeando la banda esa valenciana con la que los comparaste y es demencial que a alguien que trabaja en un medio de comunicacion se le permita escribir comparaciones tan soeces y tan alejadas de la cordura y de la sensatez. Eres el peor critico que he leido en mi vida y he leido muchos, ¿ afan de notoriedad? esta vez te has lucido chaval¡¡¡¡¡¡¡

      ResponderEliminar
    4. Cierto que es que la primera banda no supo estar en su papel de abrir la noche, un papel nada fácil de acometer, dicho sea de paso. Y la excusa de "acabamos de cenar" tanto para público como para lo que sea, no es válida ya que he estado en conciertos en los que los teloneror han hecho mover hasta la última uña del del pie. Así que excusarse está de más. Flojos pero marcando el increscendo de la noche. Crítica ajustada a lo que se vivió

      ResponderEliminar
    5. me encanta eso de que cada uno opine lo que quiera, para gustos colores, la verdad es que yo llegue algo tarde y no vi todo el primer concierto, pero lo poco que vi me gusto, pero difiero totalmente con respecto a lo que vi despues ya que la segunda banda que toco me parecio soporifera y el unico movimiento que vi con ellos fue la desvandada hacia la puerta a fumar, tambien me quede con el detalle de la pantalla de video bajando y del dj descojonandose de la risa, yo lo entendi como un, Largaros ya¡¡¡¡¡¡¡. y con respecto a los ultimos de la noche, me parecieron muy flojitos en directo y sonaron peor que ninguno de los anteriores y con mucha menos presion, las canciones no estan mal aunque son algo inpersonales porque suenan a musica ya hecha con anterioridad. asi que coincidimos solo en que Decervers sonaron bien. en lo que si estoy deacuerdo con los primeros comentarios es en la mala leche y parcialidad en la critica cruel que he leido hacia el primer grupo, nada justificada y mal argumentada. un poquito de educacion señores¡

      ResponderEliminar

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves