• Breves

    domingo, marzo 31, 2013

    Antonio Cassinello Rock & Roll Trío - La Comuna. Córdoba, 16.03.13

    Antonio Cassinello Rock & Roll Trío - La Comuna. Córdoba, 16.03.13


    Como los tiempos que corren son tan nuevos como salvajes (Jorge Ilegal dixit), aunque tal vez la historia ya esté escrita desde hace lustros y solo hayamos tardado más de la cuenta en darnos ídem, lo mejor para unos veteranos de los escenarios, empeñados en seguir escribiendo canciones y empaquetarlas en eso que una vez se buscaba con fervor y se tocaba, olía y escuchaba con pasión de devoto –básicamente, el concepto de disco, ponga cada uno la apostilla con el formato deseado-, es justamente eso: la insistencia por compartir aquello en lo que creen y olvidarse de que ahora hay menos, pero quizá mejores, oídos dispuestos a apreciarlo.

    El rock murciano en su más amplio concepto ha sido un fértil regadío, en clara consonancia con su tradicional huerta, de acequias limítrofes con la militancia de los cincuenta, mucho antes de descubrirnos a los ahora todopoderosos M Clan, ejemplo de que su lente no solo enfocaba a las pintorescas calles de Memphis sino también al fructífero delta del Mississippi, donde también se cocía gran parte del puchero que hoy preside grandes banquetes musicales. Allí, en aquel tiempo no tan nuevo pero sí seguramente más salvaje, situaron su base de operaciones unos recreadores de atmósferas tan peculiares como los Hurones, seguramente la banda de estética rockabilly más legendaria de la geografía levantina, con permiso de los nunca bien ponderados Marañones, a los que nunca les hizo falta tupé. Y con más certeza aún, la de peor fortuna en el baile promocional de unas décadas más propicias que las actuales, demasiado inclinadas a orientar su antena mediática al último hype salido de ese cajón de sastre llamado youtube y a olvidarlo inmediatamente después de consumirlo sin apenas haberle extraido sustancia. Para no salirse del camino establecido y dotar del mismo aura zoológico a la continuación de aquel proyecto, los mismos músicos crearon los Tigres y perpetuaron el ambiente que un contrabajo (el de Javier Toral), una batería básica (la del laborioso José Juan Palacios, más conocido por “El Mangas” entre sus parroquianos) y un oportuno saxo en el que apoyar el ritmo (Jesús Maltés podría ser algo así como “El Padrino” de todo este tinglado) son capaces de recrear sin la más mínima contaminación exterior. Y todo ello dejando en manos y voz ajenas el protagonismo, en escena y en la cartelería correspondiente, para que la herencia se adelante en unas cuantas generaciones y prosiga a su vez dando fuelle a esos viejos sonidos que son los que más renuevan nuestra sangre esencialmente rockera. Antonio Cassinello, antiguo líder de Impacientes, con los que ganó algún concurso de renombre hace más de una década, es el encargado de llevar la batuta y ensanchar un campo que domina a la perfección, ejerciendo a su vez de guitarra rítmica y solista y recordando que la tríada formada por las chicas, los coches y el vetusto e impasible rock’n’roll podrá espantar a muchos en pleno siglo XXI, pero sigue funcionando como repelente cuando la depresión acecha, y no es porque vivamos permanentemente en una película como ‘American graffiti’ –que no estaría nada mal, dicho sea de paso-.

    El combo con el que estos cuatro obreros especializados se patean los escenarios tira de versiones, una querencia gremial que no deben abandonar por ley, y para esta gira recuperan el imprescindible ‘Rip it up’ de Little Richard. O de Bill Haley & His Comets, que ya la habían adoptado como estandarte antes de que llegaran Elvis Presley o los Everly Brothers, de ahí que haya que rendirse otra vez ante un clásico de clásicos; y, cambiando el verbo, resucitan la injustamente sombría figura del enorme Johnny Burnette, la bestia que entonaba ‘Tear it up’ como si le fuera la vida en ello, o aceleran aún más el tempo con el popular ‘You can’t hurry love’, o lo que es lo mismo, ‘Tú serás la culpable’ (su personal adaptación al castellano), más reconocible para los de su especie en la voz de Brian Setzer y los Stray Cats que en el original de las Supremes. Venían presentando un disco titulado ‘Hipnotizado’, pero lo quieran o no se deben a su intrahistoria, y el autohomenaje de 'Luci', ‘Cuando oigas…’ y ‘Nunca jamás’ era tan justo como necesario. El perfil clásico de ‘Cadillac’, ‘Fuma’, ‘Ruega por mí’, ‘Rock and roll’, el impulsivo arranque con ‘Chicas huracán’ y el colofón de ‘Apretada’ dibujan las líneas maestras de una banda que no precisa demasiados vítores para afianzar sus convicciones. Ni, a tenor del sudor de las patillas a nuestro alrededor, tampoco de demasiadas confirmaciones.

    En La Comuna, sala donde se respira oxígeno vintage a través de los muros, conocen el dicho que afirma que cualquier tiempo pasado fue mucho mejor. Sin embargo, apostar por quienes lo suscriben no les convierte en agoreros, sino en gente sabia, sin más. Y moderna, muy moderna, que lo uno no está reñido con lo otro. Como sabemos que lo saben, y ellos saben que lo sabemos, dejaremos este inútil trabalenguas a medias para que podamos encontrarle una solución la próxima vez que los visitemos. Estamos seguros de que será dentro de muy poco, y también dentro de unos tiempos tan nuevos como salvajes.

    Set-list:
    1. Chicas huracán
    2. Tu conversación
    3. Babelina
    4. Cadillac
    5. Fuiste para mí
    6. Hipnotizado
    7. No seas cruel
    8. Rock and roll
    9. Perdido
    10. Fuma
    11. Mi derrota
    12. Luci
    13. Maldito despertador
    14. Solo quiero
    15. True love
    16. Rip it up
    17. Nunca jamás
    18. Tú serás la culpable (You can't hurry love)
    19. Stupidity
    20. Ruega por mí
    21. Cuando oigas
    22. Tear it up
    23. Apretada



















                

    Más info:
    http://www.myspace.com/antoniocassinello

    Texto: JJ Stone
    Fotografías y vídeo: Raisa McCartney



    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves