• Breves

    jueves, marzo 07, 2013

    Trinidad – Trinidad. Autoeditado, 2013


    Trinidad – Trinidad. Autoeditado, 2013


    La primera frase que se escucha del nuevo disco de Trinidad es “Vamos a cantar al balcón, que llega el Sol: ya está conmigo”. La música es como de fiesta nocturna popular, de gritos escuchados en el río abandonado, de serenata cantada a la enamorada, precisamente, en plena madrugada, cercano y cercado el amanecer, a la luz de los pocos candiles que aún quedan tenuemente brillantes, esperando la vela mayor, por autores de voz ronca, de noche gastada, que han tenido que hacer un último esfuerzo para saltar la tapia y ofrecer tamaña muestra de amor. Es el perfecto inicio, por lo que tiene de significativo y simbólico, para el álbum de Trinidad, recién lanzado hoy (y en descarga gratuita en su bandcamp: y eso que se grabó en verano del año pasado), el de unas palabras, duras, ásperas, que, en su “agresividad”, en su instrumentación llena de ruido, apenas esconden historias de amor, de deseo, de vida; el de unos músicos que, sin hacer ruido, dinamitan el establishment musical. La primera parte de mis afirmaciones se confirma con la segunda canción, “Tu belleza, tú y yo”, una vieja conocida del disco de debut de ElSer Humano, seudónimo de Gonzalo, uno de los componentes de Trinidad.


    A partir de la tercera, ya comprado el pasaje y adaptados a ese mundo, iniciado un viaje de apenas unos pasos, del anhelo sexual nervioso que atrae a los cuerpos por primera vez, deseosos de entrar en colisión, nos introducimos, progresivamente, en la segunda parte: una descarga continua de furia, de ira y pasión (“sácame de aquí, y llévame contigo a la cama”), de guitarreo puramente indie, que no desentonaría (es más, sería de las mejores) en Los Planetas o similares. “Crees que has inventado el rock'n'roll: lo siento, pero no”, dicen Trinidad, en una especie de aviso, si nos lo tomamos de manera literal, a todos aquéllos que van de gente “cool” en cada concierto rock que dan, buscando la foto perfecta, la adoración suprema de sus manierismos pasados de moda. Trinidad parecen empeñados en demostrar cómo se hace un álbum rock en forma, claro, de serenata, sin autosuficiencia, sin pose, no a destiempo, sino fuera de cualquier limitada e innecesaria coordenada temporal, a través de miradas y voces grandes, gigantes, quedándose contigo para siempre, como sólo las palabras pequeñas, diminutas, pueden penetrar dentro de nosotros.


    En la última canción, ya hemos subido a la azotea, media hora para superar ese último tramo de escaleras con el que comenzamos el cd, deleitándonos en cada escalón de la mano que agarra la nuestra, nos hemos despeinado por el viento y hemos comprobado que las vistas eran buenas. Toda esa intensidad pedía, de nuevo a gritos, de nuevo susurradamente, que nos diera el sol, que nos azotara la fría brisa del invierno, con el vello erizado, como el de un puercoespín que algún día hará daño sin saberlo ni quererlo. “El mundo es feo, pero no siempre, ni para siempre”. Démosle la razón, dejémonos transportar por ellos, saltemos la tapia en su compañía, porque la recompensa será que el mundo sea un poco menos feo tras escuchar lo nuevo de Trinidad. Sobre todo porque, después de hacerlo, tienes que ponértelo una y otra vez, volverlo a escuchar con detalle, perderte en cada una de sus palabras, dejar que te hieran, que te golpeen, que te besen, que te jodan, y entrar en guerra contra el puto conformismo, musical y vital. Siendo quizás artistas y poetas, disfrutando de la piel y el aroma, como aquella primera vez, en la que, en la cima de nuestro pequeño mundo, contemplando el benevolente horizonte, todo parecía que sería tan precioso: nuestro propio cuento.


    Enlace y más info:

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves