• Breves

    viernes, julio 12, 2013

    Al Di Meola - Gran Teatro. Córdoba, 10.07.12

    Al Di Meola - Gran Teatro (Festival de la Guitarra). Córdoba, 10.07.12

    Bajo la etiqueta de Festival de la Guitarra se suele dejar margen a ciertas licencias, casi siempre bajo la excusa del paraguas económico necesario para capear tantos temporales que a duras penas permiten sobrevivir a un evento al que la vitola de clásico le empieza a venir como anillo al dedo. Varias tropelías se han cometido al respecto, pero tampoco vamos a hablar de ellas, más allá de plantear una cuestión con múltiples posibles réplicas y el silencio como única respuesta prudente: ¿era necesario incluir a Alejandro Sanz en el cartel? Porque lo de Fito, el músico que siempre está de moda, se puede llegar a entender… En fin, disculpad la introducción, pero tenía que citar a algún “artista-cegador-de-masas” para que algún otro “lector-que-solo-lee-lo-que-le-interesa” piense en comentar esta entrada sin otro pueril objetivo que el de atacar a este humilde cronista y ganarse unos aplausos que solo repicarán en su mente y en la de otros pseudo trolls que se aventuren a pasarse por esta página al olor de la sangre. Por eso intentaré no hacer más, pero solo por ahora.

    A lo que vamos. Que Al Di Meola, un virtuoso guitarrista ítalo-americano (sí, como la familia Corleone, Capone, Soprano y tantas otras de perfil cinematográfico) completamente alejado estética e intelectualmente de la cosa nostra, ofreció uno de los mejores recitales que se recuerdan en los aledaños del festival, y eso que lo tenía difícil. Será el amor que le tiene a esta tierra, a la que vuelve cuando la mayoría inicia la migración hacia latitudes más húmedas y menos próximas al infierno en la tierra, inmisericordes temperaturas mediante. O será que su talante mesurado, con maneras y voz de galán de culebrón californiano, contrasta sin el menor problema con el clima tradicionalmente pasional de un público ya acostumbrado a que durante el mes de julio pongan a prueba su listón personal de conciertos inolvidables. Este, aunque bonito, muy bonito, cumplió las expectativas solo parcialmente. Me explico.

    Di Meola es un músico serio, complaciente en el escenario gracias a su extraordinario dominio de las seis cuerdas y una vertiginosa velocidad en sus recorridos por el mástil, pero (una pega común a este tipo de artistas) exageradamente frío en la comunicación con la audiencia, a la que intenta introducir mínimamente unas canciones que en unos casos no necesitan demasiada presentación (la actual gira está basada en el repertorio de los Beatles, a su manera, claro) y en otras la hacen superficial (su discografía es tan amplia y el desarrollo de los temas en directo tan variable que nadie podría explicarlo con precisión). Intenta mostrarse cercano, con el deje algecireño que le enseñó su mentor Paco de Lucía al pronunciar un racial “buenas noches” y agradecer, como colofón, a España en general y Andalucía en particular la internacionalización de la guitarra española, sin la cual ni él ni muchos otros habrían podido grabar algunas piezas básicas de su carrera. Incluso bromea al reconocerse inspirado por Lady Gaga, of course, en otra exhibición de poderío como ‘Turquoise’. La Germanotta debería sentirse orgullosa, no obstante. Todo dentro del guión y de un escenario inmaculado para que todo suene en su sitio: el acordeón omnipresente del maestro Fausto Beccalossi, director de una banda que completan el percusionista Peter Kaszas y la guitarra adicional de Kevin Seddiki, siempre en un segundo pero recio segundo plano. Así, con una maquinaria aparentemente escasa, pusieron a punto los aromas africanos de ‘Morocco fantasia’, una monumental sinfonía que comenzó a apuntalarse en la habitación de un hotel en Rabat, con la ayuda de un iPhone como soporte de urgencia para iniciar sus formas sonoras. Jazz racial, sonatas orientales, apertura de formas y clasicismo universal. Clavando cada nota, enfatizando cada acorde, impregnando de pureza cada afinación. La perfección, esa palabra tan amada por algunos como temida por muchos otros. Quizás ahí radique el quid de la cuestión, en la suma perfección.

    Del cuarteto de cuerda hablamos ahora, cuando le llega el turno a los húngaros que arropan con violas, cellos y violines las fantásticas revisiones de unos temas insuperables. Y precisamente por eso, por su imbatibilidad a través de las épocas, se muestran maleables, adaptados a los tiempos y los estilos (si hablamos de la infinidad de tributos, homenajes y extraños maridajes con los cuatro fantásticos de Liverpool aburriríamos al respetable) y radiantes vistiendo cualquier traje nuevo. Di Meola ha viajado a Londres, se ha metido en los estudios Abbey Road, donde en su mayor parte se labraron estas joyas, y ha intentado rebobinar al máximo sus motivaciones. No en vano él mismo afirma que de no haber escuchado a los Beatles y haber descubierto con el tiempo, como muchos de nosotros, que en esa década maravillosa en la que existieron como banda regalaron al mundo un asombroso legado musical, hoy puede que otro gallo le cantara. Era cuestión de tiempo que comenzase a trabajar en un disco como ‘All your life’, y justo es que pase a ser uno de los trabajos que más poso deje en su memoria sentimental. También es cierto que siempre echaremos de menos a ‘Penny Lane’, por ejemplo, sobre todo por tratarse de un tema redondo y porque de los catorce temas incluidos en el tracklist original solo la mitad se ven defendidos en directo. Y como hay muchas cuerdas en juego, mejor centrarse en los que ya las traían incorporadas de serie. Por eso no nos sorprendemos de que abra fuego con ‘Being for the benefit of Mr. Kite’ ni de que continúe con ‘Strawberry fields forever’, ambas barbaridades incluidas en el monstruoso ‘Sgt. Pepper’s lonely hearts club band’, declarado patrimonio de la humanidad desde hace casi cincuenta años. Lo que sí es más digno de aplauso y símbolo inequívoco de que la labor londinense no ha sido superficial es que afronte una incontestable versión, por arriesgada, de ‘I will’, un tema “menor” (ojalá todos los temas “menores” de cualquier solista o grupo fueran así de valiosos) incluido en el álbum blanco o que dote de matices étnicos a ‘I am the walrus’ y ‘Eleanor Rigby’, sendas lindezas que hablan elocuentemente de la habilidad y recursos de un músico como Di Meola. ‘A day in the life’ y ‘And I love her’, en cambio, suenan mucho más obvias y evaden la emoción cuando se entregan a la improvisación propia de los ambientes jazzísticos a los que su autor está acostumbrado.


    Esa incontinencia, la tendencia a la divagación instrumental y el vuelo libre –siempre controlado, eso sí- sin anclaje a la base es lo único que se puede volver en contra de la unánime ovación que al final, con el inevitable ‘Mediterranean sundance’ que en 1980 grabó para el directo ‘Friday night in San Francisco’, nos recuerda que este hombre estaba allí, sentando cátedra a través de la alianza con el citado Paco de Lucía y otro tótem del jazz-fusión, el ilustre John McLaughlin. Los ases en la manga hay que ocultarlos siempre hasta la última jugada. Esta, en cambio, no será la última crónica sobre un evento que gana año tras año y que nos hará seguir huyendo, me temo, de las batallas ganadas de antemano y de las reseñas carentes de espíritu crítico con las que comulgarán los que siempre invierten tiempo y dinero en el territorio cómodo, familiar, alejado de sobresaltos y del mínimo resquicio de aprendizaje. En resumen, que al menos yo no hablaré de otro concierto de Fito y Fitipaldis. Con todos mis respetos, señor Cabrales.





    Texto: JJ Stone
    Fotografías: FTP Gran Teatro de Córdoba

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves