• Breves

    martes, septiembre 17, 2013

    Laura Marling – Once I was an Eagle. Rough Trade / Popstock!, 2013

    Laura Marling – Once I was an Eagle. Rough Trade / Popstock!, 2013 

    Ya hace algunos meses que la inglesa pero afincada desde este verano en L.A. Laura Marling publicara “Once I was an Eagle” (Rough Trade / Popstock!, 2013), su 4º álbum de estudio y que ratifica lo que ya escuchamos en “Alas, I cannot swing”, “I speak becasuse I can” y “A creatura I don’t knows”, 3 masterpiece lleno de la verdadera esencia del folk más arraigado en la cultura popular anglosajona. Con este último trabajo, la Marling termina de desnudar lo poco que quedaba por ver de su personal e introspectivo universo a base de arpegios y del combo que recrea junto a su guitarra.Con una voz mucho más curtida, mucho más contenida y tranquila, Laura Marling plantea una carrera de largo recorrido en el que todavía tiene mucho con lo que sorprender.

    Un bonito trabajo de desarrollo argumental y sonoro el que nos deja con este “Once I was an Eagle”. Una película con dos partes diferenciadas en la que nos sumerge y que consigue crear ese hilo conductor que todo cuentacuentos requiere. Así, toda la primera parte del disco es una sucesión de temas encadenados y bien ensamblados. Un viaje en tren a través de los parajes espirituales y emocionales de Laura Marling que nos va transportando de corte a corte y retratando nuestras propias vivencias. 

    El álbum lo abre “Take the night off”, un tema en el que se aprecia el toque Marling, tanto en la composición como en la producción, de una sutileza extrema en la que sin esperarlo el tema va cobrando cuerpo y tornándose enérgico más allá de la presencia de la propia guitarra de la intérprete. “...I don't want you to want me...” o “...Didn't ask you to save me...”como las pinceladas de ese desarraigo sentimental al que nos tiene acostumbrados. Dura y contundente, al mejor estilo de una Joni Mitchell, Laura Marling es capaz de decir “...You wanna a woman who will call your name. It ain't me babe...”

    Como si de esa historia que va cambiando de escenario, llegan “I was en Eagle” o “You know”, temas que comparten esa lacónica cadencia de canciones que emanan de dolores. La inclusión de la percusión tribal, cuerdas (contrabajo, violines)... van dirigiendo ese continuum que lleva hasta “Interlude”, el meridiano corte que separa las dos “marlings” de este trabajo. Con sutileza la inglesa consigue ir intensificando la fuerza de sus composiciones y haciendo que cada tema vaya avanzando de forma orgánica, como sucede en “Master Hunter”, enérgica, irónica en algunos pasajes pero intensificando lo que comenzaba en el primer track. 

    Hemos dicho que los temas van desarrollándose sin detener la mirada en ningún momento, como en una de esas conversaciones que se alargan sin que podamos evitarlo y que nos seducen hasta el extremo. Y no solo con la continuidad musical, sino también en la lírica, como en el empalme entre “Master Hunter” y “Little Love Caster”, tema que inicia retomando en anterior: “...Yes, I am a master...”. Un ejercicio poético que convierte este trabajo en un compacto y coherente trabajo. 

    Esa oscuridad que se vislumbra en algunos cortes quizás solo sea una media luz ténue que en determinados momentos consigue pasajes de extremada belleza, como sucede en “Devil's resting place”. Si los mejores temas de Neil Young o de Bob Dylan hubieran despegado con las alas de Laura Marling, quizás sonarían como en este track. Y en todo esto, la importancia que tiene la mano de Ethan Johns en la producción, sin estridencias y colocando en su sitio lo que corresponde, para acompañar la fuerza de sus letras. Johns, responsable de ese “Interlude” (todos los temas de Laura Marling están compuestos por ella misma excepto este) que separa en dos la historia minimalista e ininterrumpida que nos cuenta Marling

    “Undine” es la canción con la que despertamos al otro lado del “Once I was an Eagle”. Traída directamente del folk más yankee, de ese estado previo a la americana, pero haciendo lo que le da la gana e introduciendo la mitología en su letra. Algo que, desde luego, no entraría dentro de los parámetros que conocemos del folk o, más allá, del country. “...My steps towards the water were Undine last was seen...”. La ninfa Undine como la ninfa del agua, el espíritu del agua. 

    Y si esa primera parte del disco era quizás más inquietante en cuanto a letras, en cuanto a la propia voz de Laura Marling o por lo que a la composición se refiere, este asegunda parte nos deja retazos de luminosidad como “Where can I go?”, con ese Hammond en un segundísimo plano que simplemente se intuye. Y es que esta producción juega necesariamente con las intensidades en los momentos clave de cada composición. 

    “Once” se convierte en uno de los cortes a destacar del disco. Si “Master Hunter” se convertía en el clímax de la primera parte de este trabajo, este corte es una de las joyas del mismo. “...Once is enough to make you thing twice about laying your love out on the line...”, nos dice Marling, como si nos encontráramos en un bar de carretera perdido en mitad de la Route 66 intentando despojarnos de demonios interiores. Esa madurez que da el haber pasado por determinados episodios vitales, que solo llega después de toda una vida, es la madurez de la que se hace gala en este trabajo, solo que con 23 años... 

    “Pray for me”, “When were you happy” o “Love be brave” nos llevan a ese capítulo casi infantil dentro de esta fábula emocional que es “Once I was en Eagle”. Un tema que cuando parecía que nos había atrapado nos desbarata y transforma la melodía en una fiesta (entendamos “fiesta” no como la locura desenfrenada, sino como la luminosidad velada que parecía que no aparecería). 

    El trabajo finaliza con un “Saved these words” en el que Laura Marling se transforma en la madre que le cuenta las últimas líneas del cuento a un niño a punto de caer rendido en la cama. Apela a que vayamos a su reino, “...When your work is over the day is done put down your hammer into my world come...”. Uno de esos temas que, aunque no escupen energía desde el primer segundo, se convierte en el tema que abre la ventana al optimismo. El corte perfecto para afrontar los días por las mañanas, para comprender que todo es posible, que todo está en nosotros y que claro que podemos tirar hacia delante. Y todo esto, sin evidenciar los temas que trata, sin supérfluas composiciones. 

    Y como no podíamos evitarlo, destacar a Laura Marling, no solo como compositora, sino como una espectacular guitarrista que emociona en cada uno de sus punteos y de los puentes musicales que se permite en el trabajo. Un trabajo maduro y delicado en el que no se renuncia a la crudeza de letras y miradas. Un disco que nos reconcilia con nosotros mismos y que nos tiende una mano al acabar... Que cada uno acepte esa mano como quiera. 

    Como curiosidad, Laura Marling tiene un lado teatral, y no solo en su música. Este verano ofreció un peculiar concierto en una antigua escuela de Hackney (Londres), transformado para la ocasión en The Golden Eagle Hotel (“Eagle”, como en su disco). Una cita especial para la que los invitados-espectadores debían vestir de los años 20 para ambientar este concierto de la forma más original. 

    A solas con su guitarra, Laura Marling ofreció este pequeño showcase para la KEXP poco antes del verano, con entrevista incluida. En acústico, y sin ninguna de las preciosas piezas que componen “Once I was an Eagle”, Laura Marling desenfunda su repertorio a cámara lenta de emociones y pausadas y digeridas a base de curar yagas y heridas.

     
    Laura Marling: “Live on KEXP” (2013) 
    Tracklist “Once I was an Eagle”: 
    01. Take the night off 
    02. I was an eagle
    03. You know 
    04. Breathe 
    05. Master hunter 
    06. Little love caster 
    07. Devil’s resting place 
    08. Interlude 
    09. Undine 
    10. Where can I go? 
    11. Once 
    12. Pray for me 
    13. When were you happy? (and how long has that been) 
    14. Love be brave 
    15. Little bird 
    16. Saved these words 

    Próximos conciertos Laura Marling: 
    17 Septiembre – Hambugo (Gruespan)
    18 Septiembre – Berlín (Passionshirche)
    19 Septiembre – Colonia (Burgehaus Stollwerck)
    21 Septiembre – Bruselas (AB Flex)
    22 Septiembre – París (Dacé de la Danse)

    Más info: 
    http://www.lauramarling.com/ 

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves