• Breves

    jueves, septiembre 05, 2013

    The Dirt Tracks – The Dirt Tracks. 2013

    The Dirt Tracks – The Dirt Tracks. 2013 

    Los valencianos The Dirt Tracks comenzaban este verano de 2013 con gira por UK y Alemania pero también presentando el primer single del que sería su primer LP. “Kaleidoscope” sonaba casi en 3D acústico en nuestros oídos y nos esbozaba las ganas de escuchar “qué más” incluirían en ese disco. Un “qué más” en el que nos hemos sumergido para compartir esa primera experiencia el formato largo de la banda. Tras sus anteriores entregas modo EP on, la sensación que siempre se arroja ante ese primer vástago musical de 12 cortes es vértigo. El mismo al que Miquel Álvarez (bajo), Guillem Massid (batería), Carlos “Karl” Ortigosa (sintetizadores), Rafael Vicente (guitarra) y Santiago Coma (voz) se han enfrentado con la osadía de arriesgarse. 

    Allá por los comienzos del verano, la banda lanzaba ese experimento de inteligencia sensorial y perversión estereofónica que es “Kaleidoscope”. El single con el que anunciaban una guerra descontrolada sigue siendo una orgía de posibilidades creativas que incide en eso que siempre hemos comentado de The Dirt Tracks, la militancia a grandes bandas anglosajonas con un peculiar sentido de la música. 

    “All paths cross” abre “The Dirt Tracks” por todo lo alto. Épicos y de alma sinfónica vuelven a acertar en la diana de lo extracorpóreo, de las sensaciones que se perfilan en esta composición. Más conceptuales, menos ligados a la estricta mecánica de la creación, este primer corte mira cara a cara a todas esas bandas que podrían conformar el árbol genealógico-musical de The Dirt Tracks: Muse y Radiohead vuelan las cabezas de este trabajo y rozan momentos articulados con grandilocuencia y contundencia. El cómo aunar ambientes totalmente diferentes sin que se caiga en la pantomima y cómo viajar sobre las emociones emanadas. 

    En “Come undone” la batería se adentra en ritmos impredecibles, del mismo modo que “Bloop” da más protagonismo a la bass line de Miquel y que cede importancia a medida que se desarrolla el tema a la potencia de la distorsión en las guitarras. Prácticamente la gran mayoría de temas que conforman este “The Dirt Tracks” juegan a ese despiste. A comenzar de una forma y a acabar en otra totalmente distinta habiendo pasando por varios estados también diferentes. 

    Con un inicio más fronterizo, más clásico, se abre “Bit train”, con la tesitura vocal de Santiago mucho más trabada y curtida, una de las características esenciales en la marca diseñada por The Dirt Tracks. Esos momentos de convicción mántrica en los que solo la voz es capaz de prolongar ese mismo estado son los que dotan a la banda de esa seña tan característica y por la que siguen en una línea más que interesante. 

    La elegante “Midline” esconde sostenidos complacientes, guitarras duras y un ritmo electrónico que la convierte en uno de los temas más pegadizos del disco y “Astroblender” continúa con ese toque épico que aquí liberan sin prejuicios. Sin prejuicios como el momento David Gahan y los suyos en “Pulse”. Electrónica y de nuevo distorsiones pero en la voz del su frontman. El corte más siniestro y quizás de tendencia más ochentera de este LP. 

    Algo más siniestros y consiguiendo pasajes que bien podrían convertirse en el score de alguna película, The Dirt Tracks cruzaron hace bastante tiempo el límite de la amabilidad sonora para llegar a más gente. Así es como se permiten incluir el corte “Up”, instrumental, el más corto del trabajo. Letras que rozan los tropos poéticos, composiciones correctas pero una apuesta por la música que desemboca en estas píldoras que encontramos esparcidas por todo “The Dirt Tracks”. O ese “Unchanged” que esperamos que estalle en cualquier momento pero en el que se percibe esa querencia por las partituras más que por lo efectista.

    El círculo se cierra con “Another way (to the other side)”, tan épico en su arranque como el primer corte del disco. Pero sin caer en los dramatismos que esa epicidad tiende a causar. Agresivos y con un bombo que acaba instalándose en nuestras cabezas, vuelven a mirar hacia las distorsiones vocales y a dejarse seducir por la fuerza de sus guitarras. 

    Un trabajo que, como no podía ser de otra forma, se ha grabado en Music Rooms y se ha masterizado en los estudios de Abbey Road Studios. Un disco que no se circunscribe, como nada en la discografía de The Dirt Tracks, a ninguna moda o tendencia en el mercado musical actual. Y mucho menos en el nacional, algo que pese a quien pese, casi es un punto a sumar por lo que a la proyección internacional de la banda se refiere. 

    Si todo el trabajo hubiera sido la continuación natural de “Kaleidoscope”, nos habríamos encontrado con un titánico trabajo de producción al que (esperamos) no renuncian, con uno de esos viajes (casi psicotrópicos) en los que viaja Matt Bellamy las más de las veces. Quizás para el segundo largo… Y con ese mismo tema os dejamos para invitaros a que os adentréis en el universo de The Dirt Tracks.

    The Dirt Tracks: "Kaleidoscope" (2013) 
     
    Tracklist “The Dirt Tracks”: 
    01. All paths cross 
    02. Kaleidoscope
    03. Come undone 
    04. Bit train 
    05. Bloop 
    06. Midline
    07. Astroblender
    08. Pulse 
    09. Up 
    10. Unchanged 
    11. Self Terrorism Manual 
    12. Another way (to the other side) 

    Próximos conciertos The Dirt Tracks: 
    27 Septiembre – Valencia (Sala Matisse)
    10 Octubre – Castellón (Pub D’Leyend)
    25 Octubre – Granada (Planta Baja)
    26 Octubre – Murcia (Sala Rojas)

    Más info: 
    http://www.thedirttracks.com/ 
    http://www.salamatisse.es/ 
    http://www.siroco.es/ 

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves