• Breves

    martes, febrero 25, 2014

    Julio de La Rosa + El Ser Humano, 8º Aniversario de Vinilo Valencia - Sala Wah Wah. Valencia - 22/2/2014

    Julio de La Rosa + El Ser Humano, 8º Aniversario de Vinilo Valencia - Sala Wah Wah. Valencia - 22/2/2014

    Sábado, y segunda jornada de celebración del octavo aniversario de Vinilo Valencia. Ocho años dan para muchas alegrías y satisfacciones y qué mejor manera de conmemorarlo que regalarnos la oportunidad de disfrutar de dos figuras del panorama musical valenciano y nacional como El Ser Humano y Julio de la Rosa

    Última jornada que completaba de manera ideal la del día anterior, con Pony Bravo y Jordi Cassette, de nuevo una combinación andaluza y valenciana entre las cuatro paredes de la Sala Wah Wah
    La noche comenzaba pronto; una serie de casualidades permitió a unos pocos privilegiados disfrutar de un corto acústico de Julio de la Rosa con Nieves Lázaro a los coros en un bar cercano. “Maldiciones comunes” al desnudo con una guitarra prestada y la amabilidad del jerezano al acceder a tocar en medio de las pruebas de sonido. Con semejante introducción y un “que te jodan” resonando en la cabeza las ganas de que todo comenzara no pueden más que ir en aumento.
    Llega la hora fijada y El Ser Humano abre la segunda velada de aniversario. Tras este nombre se esconde el músico Gonzalo Fuster, miembro de Trinidad y de los extintos Ontario. Como si de un regalo se tratase nos presentó su último trabajo "Pyla Pan", publicado en noviembre del año pasado.



    Para la ocasión, contó con la banda que le suele acompañar al completo, pudiendo disfrutar de Dani Cardona (productor del disco) a la batería, Fito Haro a los teclados y guitarras; y Rubén Marqués a los bajos. Entre las canciones del nuevo disco alterna algun corte nuevo, que seguramente se incluirán en su próximo trabajo. 

    "Dame un beso" nos cogió la mano y nos adentró en el imaginario particular de El Ser Humano. Pausada, elegante y delicada nos susurró al oído versos hermosos. La invitación estaba servida: "besame y te daré mi razón que entre todas las cosas del mundo, hoy elegí ser tu amor". El amor y todo aquello que lo rodea es la base lírica de Gonzalo Fuster. En sus letras, sigue residiendo un halo de misterio, encriptado, dejando un lado oculto que nos impide entrever el verdadero trasfondo de la canción. Un directo enérgico nos narró sus historias, aquellas en las que se les escucha reír ("Hace dos días"), en las que nos agita con sus arreglos de guitarra y sus característicos cambios dentro de la canción ("Pablo Maronda es mujer") y sus guiños a Dwomo y Sokolov ("Canciones de Dwomo"). 


    Su puesta en escena potente y directa, reforzada por la base rítmica de Ruben y Dani, y la guitarra eléctrica de Fito, deslumbró en temas como "Mis decepciones" y "Todo blanco". Gonzalo no quisó dejar fuera "Camerún", tema de "No pasear y pasear", el único trabajo publicado por Ontario
    El salto cualitativo en su voz en este último año nos demuestra en que estamos ante un hombre persistente en su trabajo, y que en su empeño por cuidar al máximo su obra, consigue a cada paso, avanzar en su carrera musical. Una magnífica propuesta que dejaba en el escenario de la Sala Wah Wah el testigo a Julio de la Rosa y su banda

     Mucho ha llovido desde que el de Jerez de la Frontera presentara en Valencia algunas canciones de “Pequeños Trastornos Sin Importancia” en un concierto acústico junto a Abraham Boba en el dELUXE Pop Club. Corría noviembre de 2012, y aquellos temas sonaban desgarrados, llenos de reproches y de rabia, de belleza desnuda de artificio. No nos dimos cuenta de la fuerza bruta pero certeramente dirigida que tenían hasta su participación en el último Deleste, en el que pudimos disfrutar de uno de los mejores directos de la segunda edición del festival valenciano. 




    Inevitable ir a ver este concierto con las ganas de repetir experiencia, pero esta vez con la cercanía que da una sala. El escenario de Wah Wah se quedaba pequeño para acoger a la banda que acompaña al cantautor: Dani Llamas (guitarra), Jorge Fuertes (batería), Nieves Lázaro (multiinstrumentista; cabasa, cinturón, chabango, armonio, metalófono, salterio, kalimba y voces), Jaime Olmedo (bajo) y Cé Santiago (multipercusionista). Cinco músicos contagiados por la atrayente locura de Julio de la Rosa, que convierten en espectáculo y movimiento continuo y frenético un excelente puñado de canciones. 




    Las primeras estrofas de “El Traje”, el tema con el que se abre el concierto, reflejan la intención: “Bailo para que se espanten todas las complicaciones, cuando el llanto duele tanto abandonarse es lo mejor. Quiero ver cómo se mueven todas mis preocupaciones, si manejan bien el ritmo o son tan torpes como yo”. Una introducción con poso y ritmo más optimista de “La Herida Universal”, que anticipa que todas las emociones contenidas en las letras se difuminan un tanto con todo el movimiento visible sobre el escenario. Bailemos pues, y espantemos todas esas complicaciones. 
     

    “A ver cuánto tarda en quitarse los zapatos”, se escucha entre el público. Pero Cé Santiago, con una baqueta de timbal y otra de caja que maneja con maravillosa soltura, sale descalzo desde el primer momento, sin parar de saltar al tiempo que imprime un ritmo endiablado a las canciones. Julio se despoja de sus zapatos a la tercera o cuarta canción, pero antes suenan “Gigante” y “Colecciono Sabotajes”, los dos temas que abren su último disco. 

    “Kiss Kiss Kiss Me” imprime toda la fuerza sensual que da la combinación entre la voz de Nieves Lázaro y Julio de la Rosa, un tanto desaprovechada (Por desgracia) por culpa de los micros, que en algunas ocasiones no permitían escuchar la voz de la multiinstrumentista. Acoples y otros fallos de sonido aparte, la banda supera cada vez estos escollos y demuestra su calidad con una actitud positiva y esforzada, consiguiendo que lleguemos a olvidar, como público, que la sonorización no es perfecta. 

    A “Glorieta de Trampas” (Con los imprescindibles coros de Dani Llamas y Nieves Lázaro) le sigue “Kill The Mosquito”, esa suerte de rap gamberro y tropical de su etapa con El Hombre Burbuja que ya se ha convertido en uno de los momentos más esperados y celebrados de sus conciertos. Aunque suene a tópico, la versión en directo supera con creces en intensidad a la original incluida en “Nadando a Crol”


    Volvemos al presente y “Tarde a Todas Partes” nos procura uno de los momentos de la noche. Al final del tema, Julio suelta el cable de su guitarra y, sujetando el extremo con una mano, comienza un extraño solo en el que la distorsión y el ruido invaden nuestros oídos. Lo golpea con el índice, lo agita y lo acerca al amplificador en una suerte de ritmo endemoniado que agita el aire de la sala y que provoca, una vez más, los aplausos del público. 

    Tras semejante demostración, llega el momento de repasar “La Herida Universal”. Sexo, mucho sexo, cicatrices, citas de los martes y gente que se enamora sin parar es lo que se cuenta en “Entresemana” (“El amor no duele tanto, duele si te lo hacen mal”), “Hasta que te hartes”, “Sexy Sexy Sexy” y “Las Camareras”. Esta última, todo un compendio de filosofía de barra de bar, de amores que ya no duelen tanto y de los tropiezos que ni queremos ni podemos evitar, pone el punto y seguido. La banda baja del escenario para regresar, minutos después, con Julio y Nieves, cuya dulce voz vuelve a poner el contrapunto en la amargura de “Un Corazón Lleno de Escombros” (“Hasta que llegaste, espectacular, y arrasaste bosques, poco a poco pero sin piedad”). 




    “¿Por qué no?” sube otra vez intensidad, metiendo de nuevo al sexo en la ecuación, y el público lo nota, contagiándose de todo el ritmo y movimiento frenético que se ve en el escenario. Seis fieras sobre las tablas que disfrutan de lo que están haciendo y con los que no puedes evitar que la mirada se vaya de uno a otro para no perderte nada de lo que allí sucede. “La Fiera Dentro” es la palpable demostración, con un final que parece no llegar nunca, que se alarga en los coros, en la percusión, en la voz de Julio y en decenas de gargantas gritando “Salto si saltas, yo voy detrás”




    Todo tiene un final, y el de este especial aniversario que nos dedica Vinilo Valencia se acerca. Aquí el que recibe el regalo es el público. Para algunos, la noche empezó con unas “Maldiciones Comunes”, y así es como termina, cerrando el ciclo de esos “Pequeños Trastornos Sin Importancia” en un discurso lleno de rabia en el que más de uno (sí, reconocerlo) puede sentirse identificado. Vamos, grita, que nadie te oye: Y si escuece, que te jodan.




    Fotografías y Crónica de El Ser Humano: María Carbonell

    Crónica de Julio de la Rosa: Susana Godoy

    Fotografías de Julio de la Rosa: María Carbonell



    EL SER HUMANO




















    JULIO DE LA ROSA





     





















    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves