• Breves

    martes, febrero 18, 2014

    Nashville Pussy + Golden Grahams – Sala Razzmatazz 3. Barcelona – 16/02/2014

    Nashville Pussy + Golden Grahams – Sala Razzmatazz 3. Barcelona – 16/02/2014. 

    Nashville Pussy son una banda que nos ha visitado en múltiples ocasiones desde que empezaron a finales de los noventa, sin embargo, por h o por b, todavía no había tenido ocasión de verles en directo. Para poner remedio a eso nos dirigimos a la sala pequeña de Razzmatazz sin dudarlo. El otro día os hablábamos de la fiel base de fans que habían logrado congregar los de Atlanta, pues bien, esos fans no sólo son fieles sino que, además, pertenecen a ese extraño tipo de ser humano que todavía va a conciertos y, el domingo, abarrotaron la Razzmatazz 3 a pesar de la lluvia. 

    Los locales Golden Grahams fueron los encargados de romper el hielo. Aunque es un grupo muy joven y todavía tienen que limar algunas cosillas, hay que decir que su rock festivo, absolutamente setentas, y su energética puesta en escena nos dejaron muy buena impresión. Mención especial para su tema Puppets incluido en su EP Today is the Day

    Tras hacerse de rogar un poco, salieron Nashville Pussy al escenario y, como en los otros conciertos de la gira, arrancaron con Keep on Fuckin', tema incluido en su LP de 2002 Say Something Nasty, seguido de High as Hell y Struttin' Cock del High as Hell (2000). El álbum Up the Dosage no hizo acto de presencia hasta la quinta canción, Rub it to Death, y podríamos decir que fue una presencia casi testimonial porque, además de ésta, solo sonaron dos temas más de su último trabajo, Everybody’s fault but mine y Up the Dosage. Blaine y Ruyter, en lugar de plantear el típico concierto de presentación de disco, se decidieron por hacer un recorrido a su carrera y, principalmente, a sus primeros años, suponemos que porque Let them eat Pussy, High as Hell o Say Something Nasty siguen siendo sus discos más recordados. 

    La propuesta de Nashville Pussy, y su virtud, no tiene misterio: rock de alto voltaje, básico, y una puesta en escena en consonancia. Eso es lo que esperas de uno de sus shows y no hay duda de que eso es lo que nos ofrecieron, no obstante, esa sensación de WOW no llegó a aparecer. La banda sonó muy bien, Ruyter estuvo espectacular como frontwoman (aunque hay quien dice que ha bajado un poco las revoluciones) y la recta final con Why Why Why, Go Motherfucker Go y You’re Goin' Down fue brillante; no obstante un Blaine algo despistado, algunos problemas de ritmo en la parte media del set y una Bonnie con poca presencia y con una actitud demasiado estudiada, impidieron que el show fuese redondo. 











    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves