• Breves

    viernes, marzo 28, 2014

    Ayo - Sala But. Madrid 27-03-14

    Ayo - Sala But. Madrid 27-03-14
    Creo que no exagero si digo que Ayo enamoró a todos y cada uno de los asistentes a su concierto anoche en la sala But de Madrid, local que contaba con su pista de baile llena de un público ansioso por ver a una artista inédita en los escenarios madrileños.

    Pasadas las nueve de la noche, hizo acto de presencia una figura alta y esbelta, Joy Olasunmibo Ogunmakin que con una guitarra acústica al hombro y con su arrolladora actitud revolucionó el ambiente y conquistó al público desde el primer minuto. Es increíble la rapidez con la que se puede empatizar con la cantante. Irradia alegría y energía positiva por los cuatro costados.  Nos pidió disculpas por la media hora de retraso con la que empezó su espectáculo. Y si nos lo pide con esa voz aterciopelada y esa sonrisa perfecta… ¿quién no iba a conceder tal perdón? El ego es una característica habitual en muchos artistas pero en esta ocasión no encontramos atisbos.

    Sus canciones son muestra de su actitud ante la vida, y están llenas de inquietudes y preocupaciones pero también de optimismo y alegría de vivir. Hizo un repaso por su ya amplio repertorio. Life is Real supone una declaración de principios mostrando su fuerte personalidad escondida bajo esa apariencia delicada, Who y Complain son muestra clara de la influencia del hip hop y el Reagge en su música. Un espléndido piano nos presentaba Wouldn´t It Be Better, una de las más coreadas por el público al que terminó de conquistar con la hermosísima I Need You.

    No paró de interactuar con el público y sus músicos, formando un equipo retroalimentador de entusiasmo y risas contagiosas. Nos preguntó si nos gustaba la música soul, pregunta retórica que sirvió para introducir a sus mayores influencias entre las que mencionó a los Jackson Five, Marvin Gaye y en general el sonido Motown, un símbolo del resurgir afroamericano que supuso la ruptura de las barreras raciales y la proliferación de artistas irrepetibles en los años 60.

    En un momento de la noche le perdimos la pista, desapareció del escenario y sólo oíamos su angelical voz repetir: “Hola, ¿cómo está?”. Tardamos en darnos cuenta que se encontraba entre el público dedicando sonrisas, haciéndose fotos, rapeando y bailando, haciendo sentir a todos pieza imprescindible de su espectáculo.

    En el tramo final del espectáculo el grupo se escondió entre bambalinas y una ovación ensordecedora sirvió de preludio a los bises, Down On my Knees, una de las más conocidas por el público desató el entusiasmo, siguió Ticket To The World, un manifiesto en el que Ayo anhela justicia social y derechos humanos para cumplir sus sueños. El concierto terminó con Fire, una mezcla de folk y hip hop que ilustra la revolución que se propagó anoche por la sala.


    Ayo es el segundo concierto de los siete que forman la primera edición de Madrid Inquieta, nacida con la intención de revitalizar la decadente escena cultural musical de Madrid, repudiada por políticas que la desprecian y ningunean. Y el objetivo se está consiguiendo, no se ha podido empezar mejor. Maceo Parker el miércoles y Ayo el jueves, llenaron las salas madrileñas y volvieron a situar a la ciudad en el foco como referencia internacional del divertimento y la cultura. Y esto no ha hecho más que empezar, quedan todavía cinco conciertos. Que el show continúe, que se llenen las salas, que el público disfrute de una iniciativa que va mucho más allá del mero entretenimiento, que nos enriquece. Madrid lo necesita, se lo merece.










        Fotografía: ALBERTO ALONSO (ALQUIMIA SONORA)








    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves