• Breves

    miércoles, abril 02, 2014

    León Benavente + Señor Blanco + Dynamo Shock - Pabellón de Usos Múltiples. Montilla, 29.3.14

    León Benavente + Señor Blanco + Dynamo Shock - Pabellón de Usos Múltiples. Montilla, 29.3.14

    Compruebas que la organización ha hecho un gran trabajo cuando llevas tiempo babeando por escuchar en directo a una de tus (últimas) bandas favoritas y constatas que, además de reservarles el tramo estelar de la noche, lo rodean en el cartel de otros dos nombres incipientes a los que también, por diversas razones, les tenías ciertas ganas. Los responsables de este encuentro entre pop moderno, indie de altura y electrónica rock de nuevo cuño tienen nombres y apellidos. Por un lado, los culos inquietos de La Abuela Rock, que no cejan en el empeño a sabiendas de que en esta ocasión no contaban con un “gran nombre” que arrastrase las multitudes que años pasados abarrotaron el Pabellón de Usos Múltiples de Montilla (Loquillo, Juan Perro o Los Secretos solo necesitaron ser citados para convocar inevitablemente a la masa local); y por otro los aliados necesarios en una empresa de estas características, unos aplicados olfateadores de nuevos talentos agrupados bajo el nombre de Poplacara, cuyo trabajo como “conseguidores” de una de las perlas más preciadas del último año en el mundillo independiente merecería capítulo aparte. Por eso y porque trabajan en la mayoría de ocasiones por mero amor al arte (esto lo cuento también como experiencia en carne propia) y no siempre con el reconocimiento que merecen. Una entente más que cordial al servicio de los que amamos la música, sin el añadido de “pop”, “rock”, “electro”, “psicodelia” o limitaciones similares. Y con la colaboración inestimable de DJ Rayadas, las encargadas de poner la banda sonora entre plato y plato. Vaya por delante nuestra enhorabuena por el esfuerzo y el ánimo para próximos eventos en los que congraciarnos de nuevo con el buen estado de la música en nuestro país, por mucho que se empeñen en que sea justo al contrario.

    Señor Blanco es un buen ejemplo. Con una insultante juventud y curando sus propias heridas (literalmente, uno de sus guitarristas tuvo que reponerse a un ligero percance con las cuerdas), intentan dar el paso definitivo con un único EP grabado hasta la fecha y sobriamente producido. ‘Sin gravedad’ agrupa cinco temas amables pero afilados en los que alumbran la semilla de un futuro trabajo largo con aún más enjundia. Los que ya habíamos escuchado ‘El invierno y el espejo’, ‘Kamikazes’, ‘Heridas de guerra’ y ‘Estáticos y frágiles’ sabíamos que su directo mejora a pasos agigantados tras haberse subido a diversos y prestigiosos escenarios. Siguen en la lucha mejorando su oferta con temazos como ‘Las lunas de Plutón’, un grandísimo presagio de tiempos mejores artísticamente hablando y ojalá que también a nivel de popularidad. El quinteto lo merece, y para demostrar de dónde vienen y hacia dónde van cierran su ajustado show rindiendo cuentas a Piratas, Los Planetas y Lori Meyers y agradeciendo el bagaje acumulado. Hasta el próximo bolo, estas son promesas que sí valen mucho.

    De haber tenido que trasladarnos de escenario, el central habría estado reservado para León Benavente, esa banda con nombre de carretera nacional de los 70 o, como muchos que jamás acudirían a una de estas citas, de folclórico de gasolinera de ignoto paradero en la actualidad. Algo de lo primero hay, pues de no haber sido por la grúa que recogió el maltrecho automóvil de Luis Rodríguez (guitarra solista de la banda) en el citado tramo de la vía, y por la llamada que hizo durante la espera a su amigo Abraham Boba (la voz y el alma del proyecto), estos cuatro superdotados músicos nunca habrían parido el disco que llevan algún tiempo presentando, ya recorriendo autovías a bordo de vehículos mejor ataviados. Dispuestos en línea, dirigidos por ese tipo bajito con aspecto y nombre de profeta y con el refuerzo imprescindible del bajo y las teclas de Edu Baos (una de los pilares de Tachenko), introducen el set list con un poderoso instrumental que suena más brutal en el espejo de luces y sombras que tienen diseñado como presentación. César Verdú también pone de su parte como el enorme baterista que es (en las filas de Schwarz lo saben de buena tinta) y así, uniendo líneas con melodías, si es que tienen alguna realmente definible como tal, suenan ‘Las ruinas’ perfectamente compatibles con ‘Las hienas’, se sumergen en las problemáticas evoluciones de la ‘Década’, denuncian a un permanente ‘Estado provisional’, abogan contra la monarquía de ‘El rey Ricardo’, impresionan con un falso grito de guerra en ‘Ánimo, valiente’ y avisan a quienes aún no hayan escuchado su nuevo EP de que esto entre otras cosas ya puede convertirse en una guerra de ‘Todos contra todos’. ‘Muy fuerte’ lo suyo, la verdad. A medida que el señor Boba se engrandece con gestos aleccionadores y abre aún más los sonidos surgidos de su teclado, vemos cómo ‘Avanzan las negociaciones’ y aprendemos a ‘Ser brigada’ sin haber sido sometidos a disciplina militar alguna. León Benavente, ya es un hecho, lo tienen todo, y hasta suelen atreverse con un himno que no debería perderse en la noche de los tiempos del desmemoriado rock español: ‘Europa ha muerto’ (Jorge Ilegal dixit). Y podríamos añadir: pero nosotros no. Sangre caliente en la mirada fría de un cuarteto fundamental que, si la dispersión de sus miembros lo permite –no olvidemos que todos andan embarcados en sus propios proyectos y que el dúo Rodríguez-Boba sigue funcionando como base de la banda de Nacho Vegas-, puede convertirse en algo aún más valioso de lo que ya es.

    Y hablando de porvenir, las expectativas de la parroquia local se concentraban en el postre, y Dynamo Shock supo servirlo bien caliente. Entre nubes de distorsión, actitud recia y aportes de electrónica se hallan inmersos estos músicos, y en sus canciones demuestran riesgo e intención. ‘Lüger type’, ‘Foxie’ o ‘Last night on hell’ son algo más que apuntes en un cuaderno que debe seguir llenando sus páginas a la vez que perfeccionan un espectáculo audiovisual más que trabajado. Se nota que tienen el oído y el gusto bien educados y que conjugar forma y contenido es una de sus preocupaciones. Una buena manera de echar la verja.

    El candado se lo guardan para que dentro de no mucho tiempo podamos volver a contar cómo la música en directo sigue teniendo cabida como alternativa de ocio y disfrute colectivo en una era en la que los auriculares funcionan más como orejeras de burro que como soporte de escucha mínimamente coherente. Pero no se agobien, siempre nos quedará algún mini festival donde ahogar nuestras penas.

    SEÑOR BLANCO



















    LEÓN BENAVENTE


























          

    Texto y vídeo: JJ Stone
    Fotografías: Raisa McCartney (excepto Dynamo Shock)

    Más info:
    https://es-es.facebook.com/pages/Se%C3%B1or-Blanco/291346310877638
    https://es-es.facebook.com/LeonBenavente

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves