• Breves

    sábado, mayo 31, 2014

    Sokolov + Fanáticos + No-Frosth. 16 Toneladas. Valencia, 30 – 5 – 2014


    Sokolov + Fanáticos + No-Frosth. 16 Toneladas. Valencia, 30 – 5 – 2014

    Iniciativas como las de ver tres grupos locales en una misma noche, por desgracia, no se suelen ver. Por eso, es una suerte poder gozar con pequeños maratones de ruido y gracia como el que pudimos contemplar ayer en la recientemente inaugurada 16 Toneladas.

    Que abrieran la noche Sokolov, cuando los cuerpos aún no están, quizás, lo suficientemente ebrios para una propuesta tan arriesgada y que desentonaba tanto como la de Sokolov, no nos debería preocupar. Suena fatal lo de “desentonaba”, pero no es una maldad, ni la de Sokolov era una mala propuesta: simplemente es que Sokolov, realmente, desentona con todo. Y ahí precisamente está su gracia: en ese espíritu punk profundamente asimilado, no sólo de pose (que es más bien surrealista), mezcla sarcástica de rabieta social gritona con intrascendencia absoluta, mayor, seguramente, de la pretendida en sus irónicas y, ahora sí que sí, maliciosas letras. Sokolov es, qué duda cabe, una banda transgresora. Quizás le falta apuntar en alguna dirección más, quedando autolimitada y sobreactuada (de nuevo, más de lo que pretende), pero, desde luego, Sokolov llama la atención, y tiene esa particular capacidad de, topicazo va, no dejar indiferente. Anoche ofrecieron una interpretación solida e intensa, perjudicada por algunos problemas con un sonido casi tan saturado como las luces (preciosas, por cierto) de la 16 Toneladas, y que a veces recordaba, temerosamente, al de una orquesta durante las fiestas del pueblo. Sin duda, dados los dardos que lanza inequívocamente Sokolov contra eso tan vulgar que se suele llamar idiosincrasia española (bueno, cualquier idiosincrasia nacional es vulgar por deriva propia), si algo así estuviera hecho adrede, sería la gran broma definitiva, la de esa cabra subida a la escalera mientras los estúpidos humanos pisan suelo firme.

    La noche cambió completamente de tercio con Fanáticos. De lo surreal se pasaba a lo más tradicional posible. Y sí, en este caso tradicional rima con convencional, música dirigida puramente a buscar un huequecillo en ese circuito comercial que sonó en boca del propio grupo, pero también ritma, no hay que obviarlo, con una imparable, inasible, capacidad para la diversión. Lo de Fanáticos es un rock levemente nostálgico (más en estudio que en directo, también hay que reconocerlo), clasicote al menos, que rememora el interés por las melodías al estilo pop español de los 80 y principios de los 90. Es música comercial supersana, que, por desgracia, en el panorama musical actual, donde lo vendible debe salir en La voz o chorradas similares, queda reducida, digamos, y sin serlo por ningún lado, a los ghettos de lo indie, por suerte para los que los transitamos, desde luego, que nos encontramos finalmente con una variedad que los diales de radio prefieren desconocer. El continuo movimiento del cantante de Fanáticos, a tono con la entrega de prácticamente todo el público y un repertorio casi sin altibajos, no sólo durante las canciones que conforman el primer cd de la banda, “Bichos raros”, sino en sus versiones de, por supuesto, los Ramones, los Strokes o Iggy Pop, más vistas que el tebeo, pero que todavía resultan, a tenor de la reacción que provocan en los espectadores y del sentimiento exultante que te dejan, tan efectivas como efectistas. Y es que, si Sokolov izan la bandera del distanciamiento, Fanáticos abogan por lo contrario: la sintonía absoluta, facilona pero respetable, con, valga la redundancia, el respetable al completo.


    No-Frosth creo que podría definirse la conversión actualizada, perfeccionada y realmente indie (lo que no es sinónimo de que no pretenda llegar a la gente: lo que pasa es que, quizás, no toma atajos) de lo que pretende Fanáticos. Aquí el rock es la envoltura, pero en el interior luce un corazón (porque aquí las historias sí que nos llegan... y duelen) todavía más pop (con momentos realmente felices en estudio como su lp “Las diez mil horas” prácticamente al completo), que dejo a todos los asistentes “casi sin voz”, como dirían los propios No-Frosth. Acabar, por fin, con un poco (un mucho) de pop guitarrero, dejó el poso de los momentos más bellos y vitamínicos de la noche. “Vacío”, “Resurrección”, “La chica del accidente”, y una versión, ésta sí mucho más original, de una de las canciones de bajo (por debajo del radar) recorrido de Dylan, entraron feroz y dulcemente en nuestro regazo a altas horas de la madrugada (eran cerca de las tres), alejando, jodiendo, cualquier posible cansancio, en un encorbatado, pero nunca encorsetado, más difícil todavía realmente memorable, de esos que te hacen llegar a casa con los pies reventados, pero también con el mejor sabor de boca.

    Por cierto, otra cosa es el local donde se celebró el concierto: que en un momento como el que estamos viviendo ahora en Valencia, donde la música en directo, con alguna excepción, se realiza en un sotto voce acústico bajo pena de multa, aparezcan nuevas salas como 16 Toneladas, o, también, el Jerusalem Club, hace pensar que algo debe estar cambiando. Ahora a apostar por las tanto tiempo desfavorecidas bandas de la ciudad. Mencionando de nuevo a No-Frosth, “yo quiero ser como todos, pero nadie como yo”.

    Más info:

                                                                                Sokolov



















    Fanáticos















    No-Frosth



















    No-Frosth - Vacío



    No-Frosth - La chica del accidente



    Fanáticos - Dame un segundo más



    Sokolov - Teles





    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves