• Breves

    sábado, junio 14, 2014

    Manolo Tarancón – Deluxe Pop Club. Valencia 13-06-14

    Manolo Tarancón – Deluxe Pop Club. Valencia 13-06-14 

    Complicado aterrizar en solitario, guitarra en mano y emociones por delante, tras el primer partido-fracaso de la selección española en el Mundial de Fútbol. Unos teloneros virtuales que daban paso a la introspección sostenida de Manolo Tarancón. A solas, sin Reno alguno a su lado en esta ocasión (sí vigilándole en las distancias cortas), lejos de la manada y sin la photofinish que hace un año se hacía junto a sus amigos sobre el escenario, el cantautor volvía sumergirse en las profundas simas de su personal y desnudo universo de idas y venidas: profesionales, personales, sangrantes, complacientes y necesarias para una escena musical como la valenciana. 

    Desnudarse no es tan fácil como puede parecer sobre todo ahora con estos termómetros casi infernales. Pero quizás sea altamente adictivo hacerlo en la intimidad del Deluxe Pop Club y delante de los incondicionales que llenaban la sala. Tonalidad roja en el ambiente y las ganas de los asistentes de escuchar, como niños sentados en círculo, la palabra de trovador de Manolo Tarancón. Palabra y figura tranquila, pausada, y con los ojos cerrados para amansar las ánsias futbolísticas de muchos de los presentes… incluso las suyas propias. 

    Hace solo unos meses, el músico se presentaba también en formato acústico, repasando someramente algunos de los temas emblemáticos de su discografía. “Creo que esta es la última vez que le veremos tocar solo este año”, susurraba una chica a su acompañante al acabar de visionar esas “Viejas fotos” casi amarillentas. En esta ocasión Tarancón se dejó arropar por amigos y músicos entre el público, pero contó con otro (que también lo es a partes iguales) sobre el escenario: Txema Mendizábal, con quien no solo compartió “El sitio de mi recreo”, sino con el que rindieron un sentido homenaje a Antonio Vega

    Podríamos hablaros del repaso por los temas de “Más allá de uno mismo”, “Imperfectos” o esas “Horas vacías”. Pero para ello, sinceramente, os remitimos a los discos. Vayamos más allá y quedémonos con la sencillez escénica y la somera tranquilidad compositiva que Manolo Tarancón ha ido creando a lo largo de su trayectoria. En una época (la de los 2000) en la que parecía que los cantautores estaban pasados de moda, Manolo Tarancón se metió con sus recuerdos en un viejo coche para recorrer sus heridas y lugares comunes. Y solo desde ese punto, desde esa perspectiva, es capaz de volverse hacia sí mismo y reinterpretarse musicalmente. 

    Más “taranconiano” que “renista”, incluso habiendo incluído en su setlist “El mejor Forrest Gump”, que da título y abre el último EP de la formación, dejó atrás el lado más rockero y crítico, para ahondar en el Manolo Tarancón de los “Dos días de tregua”, “Un día más”, “Alfama” o “Super 8”, clásicos en su repertorio y en el colectivo compartido con los asistentes. Abrir la noche con un corte instrumental, guitarra eléctrica acechando, ya dejaba claro que no sería el típico concierto. Feligreses que le acompañaban cantando, por lo bajito eso sí, temas como “A tu lado”, “Vendaval” o “Un día más”. Alternando su eléctrica con la acústica, Tarancón ha ahondado siempre en esa disciplina del que se lleva las canciones a su terreno, al personal, el peligroso y el que, en realidad, aniquila a los que lo escuchan. Desde el escenario, la dedicatoria de “Submarino gris” a la escritora María “Winter Song” Garijo que seguía emocionada el concierto desde el fondo del local. 

    Dejábamos caer al inicio de esta crónica que la propuesta musical de Manolo Tarancón es necesaria para la escena sonora de la ciudad. Necesaria en tanto en cuanto es uno de los referentes desde hace más de 10 años y uno de los responsables de agitar musicalmente los cimientos anquilosados con los que se llegaba al nuevo siglo. Sin reivindicaciones populistas y sin ese “quítate tú pa’ ponerme yo”, Tarancón es uno de esos trabajadores de la música en el sentido más amplio del concepto y que se esconde tras esa tímida honestidad que no solo se destila de sus composiciones. En la retaguardia y oscuridad de los entresijos musicales y auspiciando un “Vendaval”, en la frontline disparando esa mirada a lo que le rodea llena de lirismo, melancolía y en ocasiones futuro, y avivando la hoguera musical con La Viejita Música. Quizás “necesario” sea incluso poco. 

    Una de esas noches de huracanes silenciosos en los que el batir de alas de la mariposa conceptual de Manolo Tarancón consiguió dibujar los esbozos de su trayectoria. Un bonito (y breve) cuento con el que dejarse cantar y arropar para poder refugiarse en la infinidad emocional de sus composiciones. De esta noche etílica de “Reflexiones” y análisis “Desde mi interior”, nos quedamos con el adelanto de los próximos proyectos del cantautor: entrar en el estudio y dar forma este año al que será su siguiente trabajo. Así que más de un@ de l@s asistentes seguirá profesando el “taranconismo” incondicional y acentuado. Para aquellos neófitos, y también para los más expertos en la materia, os dejamos con el documental “La inercia de la costumbre”, dirigido por Rubén Soler para Cápsulas Musicales: zambullido en el universo taranconista.

     
    “La inercia de la costumbra” (Dir. Rubén Soler, 2012) 

     Manolo Tarancón: "Alfama"

     Manolo Tarancón: "Super 8"

     Manolo Tarancón en el Deluxe Pop Club (Valencia)

     Manolo Tarancón: "Capri"

     Manolo Tarancón: "Vendaval"

     Txema Mendizábal

    Manolo Tarancón: "Submarino gris"

    Más info: 
    http://manolotarancon.bandcamp.com/ 
    http://www.myspace.com/manolotarancn 
    http://www.laviejitamusica.com/ 
    https://www.facebook.com/dELUXEpopclub

    1 comentario:

    1. La reseña muy completa, como siempre, y las fotos han salido de lujo. Buen trabajo, ¡Alquimia Sonora!

      ResponderEliminar

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves