• Breves

    jueves, septiembre 25, 2014

    Ben Sollee - La Cambra (Espai Rambleta). Valencia 24-09-2014

    Ben Sollee - La Cambra (Espai Rambleta). Valencia 24-09-2014

    Un tipo sencillo. Un treintañero de Kentucky que toca el chelo y conversa con los amigos, que comparte retazos de su vida y del sentido de sus canciones, que te hace sentir como si compartieras con él un pedazo de su música. Una puesta en escena mínima, donde el instrumento y la voz son protagonistas. 

    Música sin artificios, pasión por su oficio, por la tierra que lo vio nacer, por las experiencias vitales que nos llevan hasta ese momento. A veces, no se necesita nada más para transmitir sobre un escenario. Sencillez a uno y otro lado, con el público sentado en el suelo y Ben Sollee mirando a los ojos del que escucha. 

    Con La Cambra del Espai Rambleta vestida de estreno y una entrada discreta (allá vosotros...), se presentaba Ben Sollee en Valencia dentro de una fecha más de su gira española. Uno de esos conciertos semi-ocultos en un miércoles cualquiera a los que solo el espectador más avezado muestra atención, respondiendo a la afición o incluso a la simple curiosidad. 

    Virtuoso chelista, Sollee conjuga a la perfección las múltiples influencias de su educación musical, tanto las académicas como las del entorno donde creció. Músico formado en el clasicismo, como él mismo contó, aquellas experiencias contrastaban con la música que escuchaba y practicaba en casa. Y en esa mezcla, a la que se añade el folk que descubrió posteriormente, cabe todo. Desde el jazz y el bluegrass, hasta el pop más contemporáneo y el rhythm blues clásico, en una amalgama en la que las piezas encajan con asombrosa naturalidad, ayudadas por una voz cristalina que acompaña al sonido del violonchelo como si estuvieran hechos el uno para el otro. Y de hecho, es lo que transmite en todo momento, como si madera, cuerdas, arco y persona fueran uno solo. 

    Ben Sollee encadena sus composiciones y comparte las historias que las llevaron hasta ahí. Cuenta cómo conoció a un chico que vivía en un tren y cómo compusieron “Captivity” a cuatro manos, o una historia de amor frustrada con cierta pelirroja que le marcó tanto que llegó a encontrar un árbol enfermo como ese amor y que le recordaba a ella. De ahí surgió “Prettiest Tree on the Mountain”.

    “Boys don´t Cry” destaca por las múltiples influencias que recoge y quizás es el único momento en el que podemos echar de menos el acompañamiento de una banda que recoja todos los matices de las melodías. Pero Sollee se basta para arrancar la sonrisa y provocar el tímido movimiento de pies con “Dolly Dawn” o “Electrified”, que le sirve además para marcarse un solo hipnotizante entre cambios de ritmo vertiginosos. 

    El público, al que tiene ganado casi desde el primer momento, mantiene una separación respetuosa con el escenario, como fruto de una injustificada timidez. La distancia física no se diluye del todo en ningún momento, como queriendo dejar espacio a la música, pero la emocional desaparece y nos hace sentir cercanos a este tipo de Kentucky que recuerda cómo enseñó a su hijo a montar en bicicleta. Cada uno con su memoria, y Sollee transmitiendo la suya con “Slow Down” ; las manos sobre las cuerdas y el corazón en otro sitio. Ejercicios de evocación que terminan con “Loving Memory”, probable adelanto de su próximo disco y que nos deja con la promesa y las ganas de que este hombre sencillo abandone de nuevo las tierras que tanto ama y vuelva a visitar nuestra ciudad.



    Próximas fechas de la gira española de Ben Sollee:

    - 26 de septiembre, León, Fundación Cerezales
    - 27 de septiembre, La Coruña, Museo de Arte Contemporáneo
    - 28 de septiembre, Orense, Café Pop Torgal 

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves