Caustic Roll Dave - Approaching noise. Philatelia Records, 2014.

9/02/2014 JJ Stone 0 Comentarios

Caustic Roll Dave - Approaching noise. Philatelia Records, 2014

Las excusas a la hora de ponerse a escuchar un disco con todas las de la ley (el uso de cascos, luminosidad variable y acompañamiento de sustancias que induzcan a un mayor disfrute son opciones válidas, of course) van creciendo a medida que el distanciamiento con la obra en cuestión ejerce de justo sedimento. Un enroque que no debería sino asentar el juicio antes de perseguir las palabras exactas para describirlo. En un momento en el que los nobles hechos de fotografiar, enmaquetar, grabar, editar, mezclar, retocar y finalmente fabricar una pieza de arte que no hace demasiado tiempo era apreciada en la misma medida que hoy es despreciada, cualquier noticia sobre alguien que se molesta en conjugar esos y otros verbos necesarios en la profesión es recibida con los oídos bien abiertos a la vez que con pies de plomo. Tristes son las precauciones cuando la ilusión está intacta.

Para quien no lo haya entendido, conveniente será que centremos el foco y ahuyentemos fantasmas. Hay músicos que intentan superarse día a día, concierto a concierto y, consecuencia de ello, disco a disco. Una obviedad que no es tal a poco que prestemos la mínima atención a un amplio porcentaje de la bazofia que se publica (cada vez menos, el raquítico alcance del formato hace justicia para todos) mes tras mes sin que tomemos plena conciencia de que solo es la parte visible –audible- de una industria que nada torpemente en las aguas de un inevitable naufragio. Al otro lado, subterráneo y oculto al paladar más ordinario, salen a flote e incluso brillan otras propuestas, ignotas recetas cocinadas con el delantal de la laboriosidad, minuciosas y concienzudas. Plenamente emocionantes. Toparse con ellas solo es cuestión de suerte e incluso añadiría que de inteligencia. ‘Approaching noise’ es un taller de repostería sonora que justifica dicha búsqueda y la hace aún más necesaria. Su responsable, un taciturno barcelonés cuya normalidad se transforma en grandeza bajo el bazuca inmisericorde de Caustic Roll Dave. Y parece darle lo mismo el alcance de sus daños.

Hablamos del peso y el poso de las percusiones en ‘What we understand’. De la pegada, nunca mejor dicho, de un blues cavernícola titulado ‘Into the void’, al que adorna con un cavaquinho tocado desde las tripas. Del mismo lamento, más distorsionado y amplificado, que se escucha en ‘Distorted rumble’. De esa slide y ese piano acústico pegados a los cimientos que levanta ‘Recognize’ como si fuera un edificio rocoso e inquebrantable. Del rock primitivo y las paredes industriales de la asombrosa ‘Low cost downtown beat’. De las reverbs etéreas de ‘Reality falls’ (y que esta joya no esté incluida en ninguna lista con lo mejor grabado en España en 2013 solo aumenta la imperiosa necesidad de que acudamos al otorrino con urgencia) y las cuerdas pantanosas de otro enorme “tapado” de la escena, el inefable Pedro de Dios (Guadalupe Plata, Pelo Mono, Los Creyentes) en ‘Restart’. Del Tom Waits resabiado que habita en la letanía de ‘You’ve got your silver, you’ve got your gold’ (ver vídeo) y el Keith Richards irónico que secuestra el riff de ‘Thoughts send him down’ y lo une con líneas de Casiotone. De la celeridad y la tralla de ‘My fall’, que busca un resquicio breve y directo por el que colar la rabia que también se plasma en ‘Many pigs’ (hay demasiados, por eso es mejor citarlos a todos de una tacada), con la armónica como pancarta reivindicativa. Y de la exaltación de los fluidos tabernarios con el lo-fi en su máxima exposición de ‘Looking for something that I never had’ (y que seguirá buscando) y la despedida, que es un hasta luego mucho más optimista de lo que parece, de ‘Oh yes it does’. Un recorrido fantástico y esperanzador por la vertiente más oscura de la música americana, no por sus colores sino por sus riesgos expresivos.

‘Approaching noise’ no venderá ni la quinta parte de lo que merece ni su propuesta como one-man-band terminará de cuajar entre un público acomodado y perezoso. Sin embargo, un trabajo tan escurridizo y lleno de lecturas, afrontado con tanta pasión y sabiduría, cala muy hondo al retratar a un artista que tiene lo que hay que tener y lo demuestra paso a paso. Apreciar discos así no es solo un privilegio, sino una obligación. Sublime.

            


Próximos conciertos:

05.09.2014 Santa Coloma - FESTIVAL SINTONITZZA (Can Zam)
12.09.2014 Vitoria - Ibu Hots
11.10.2014 Madrid - El Intruso (HONEY ROOTS 61 Night)
18.10.2014 Granollers - FUSIÒNICA FESTIVAL 16.0 
12.12.2014 Valencia - 16 Toneladas (+Capsula)

0 Comentarios:

¡Comparte tu opinión!

Esperamos tu comentario