• Breves

    sábado, septiembre 13, 2014

    Skimoes + Peepshow. Sala Wah Wah. Valencia, 12 – 9 – 2014


    Skimoes + Peepshow. Sala Wah Wah. Valencia, 12 – 9 – 2014

    Se podría decir que anoche fue la noche de los retornos. No sólo el importantísimo regreso de Peepshow a los escenarios, después de siete años sin grabar un disco (un periodo para pararse, mirar alrededor e intentar comprender si lo que se hace vale la pena, según Uve, el líder de Peepshow), volviendo al estilo que dominan y que saben hacer, sino el de Skimoes, bastante menos tiempo alejado de los directos (apenas unos meses), pero que han tenido que proceder a una reestructuración de su discurso, iniciando una nueva etapa, casi metaforizada por el cambio que la caracteriza: el paso del inglés al español como idioma de sus letras. Y la pregunta, retomando a Uve, sería: “¿realmente valió la pena?”. La respuesta es, evidentemente, siempre, pero más todavía en estos casos, un rotundo sí.

    Skimoes abrió el fuego con su pop-rock influenciado por Los planetas y otros paradigmas de una generación que empezó años ha, pero que se extendió a lo largo del tiempo, y que, viendo a Skimoes, no sólo influyó posiblemente en los padres, sino también en los hijos, como mínimo los hermanos pequeños que creyeron llegar tarde a la fiesta más grande y más pequeña del mundo, sólo vislumbrada a través de las extintas minicadenas de sus mayores. Skimoes se reduce a lo esencial, a lo fundamental sin resultar fundamentalista, a la guitarra, al bajo y la batería. Su música es uso y desuso de disfrute continuo, no por transitar por territorios tan conocidos y pisados carente de interés. Su música va a por ti desnuda, distorsionada, completa, sin joyas que ornamenten su cuello. Cópula en medio de la condensación de tus ideas y contenedor de naufragios.

    Skimoes llevaba tiempo sin tocar, pero no han desaprovechado el tiempo. Ahora tienen un discurso, el de entregarse a memorables, arrebatadores clímax de puntiagudas guitarras, en medio de la inspiración épica de un campo de batalla en el que no arde furia ni rabia alguna, sólo las sanas intenciones de pasarlo bien y no engañar a nadie, memorándum de la mejor de las guerras. Sería una tontería, un error, una broma sin gracia, una crueldad, que después de lo que se pudo presenciar (en una puesta en escena enérgica, que apabulla por el gozo que saben transmitir y autodisfrutar todos los miembros de Skimoes) y escuchar de ellos ayer, no consiguieran, a partir de ahora, bolos de manera continua, casi cotidiana.

    Media hora después empezaba lo que se anticipaba el plato fuerte de la noche, el retorno de Peepshow. Peepshow son seguidores de hacer complicado lo fácil y fácil lo más difícil. Pero, precisamente por ello, es como consiguen su particular y elevado sentido de la diversión. Aunque Peepshow pretende por momentos ser algo más atmosférico, creo que quedó demostrado ayer que su punto fuerte es sacar músculo, pasearse por lo hard sin traicionarse. Podríamos decir que no les hace falta, ni una cosa ni otra, porque la reacción del público fue de una entrega absoluta, rayana en el puro fanatismo, bailando como poseídos incluso en los tempos más pausados y rebuscados.

    Y es que supongo que algo tenía ese potentísimo espectáculo de luces y sonido que Peepshow empleó para su retorno, un “no hemos reparado en gastos” plagado de todo tipo de focos, varios cámaras que grababan el concierto desde diversos puntos, lujos fotográficos y demás. Un concierto estupendo, lujoso, variado, sobreactuado, siempre un paso, un tono, una palabra, una mirada, una señal, un halago o vituperio más allá del límite del exceso, recargado pero jamás cargante, oscuro pero cómodo y confortable.

    Hoy tocan en Madrid; dentro de unas semanas, el 10 de octubre, en la segunda fiesta del programa de radio “Club de amigos del crimen”, celebrada en el valenciano 16 toneladas y apoyada por PitaSound Prom, donde estarán acompañados por No-Frosth y Norek. Basta de burlas crueles del destino: Peepshow ya saben lo que quieren, con cuánto público pueden contar... y han vuelto aquí para quedarse.

    Más info:

                                                                             Skimoes

















    Peepshow













    Peepshow - Somos invisibles


    Peepshow - Ciudad invisible



    Vídeos Skimoes








    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves