• Breves

    domingo, octubre 05, 2014

    Le Garçon Rêvé. Canciones enormes para hombres mediocres

    El nuevo álbum de los antiguos componentes de Megaphone ou la Mort, John Alexander Martínez y Diego Summo firme candidato a ser uno de los mejores del año.

    El álbum que reseñamos a continuación no es una novedad en sentido estricto. En el mundo de lo digital en el que nos desenvolvemos, es habitual que un disco esté grabado un día, disponible en la red al siguiente; reseñado, comentado y calificado al otro y olvidado poco después. Hoy en día la accesibilidad a los productos culturales es directamente proporcional al grado de duración que ocupan en nuestra mente y nuestros sentidos. El enorme flujo hace que apenas le dediquemos un instante a su disfrute, relegándolos luego a la memoria de nuestro disco duro de donde son rescatados de tanto en tanto si no son absorbidos con voracidad de agujero negro por la enorme cantidad de semejantes que les precedieron. Es el precio que hemos pagado por el ilimitado acceso a la gran cantidad de artefactos culturales a nuestra disposición a apenas a un par de clicks. Por ello, en ocasiones, sumidos en la mediocridad de la cultura del pincho y cierro inherente a lo digital, dejamos pasar por alto enormes canciones que quedan enterradas en las entrañas de nuestros dispositivos digitales como valiosos pecios en el fondo del mar.

    No ha sido el caso para el que esto suscribe con el  álbum que John Alexander Martínez y Diego Summo, componentes de Le Garçon Rêvé, banda que toma su nombre de un tema del primer trabajo de Megaphone ou la Mort han publicado para descarga gratuita en su bandcamp desde el pasado 10 de junio. Con el definitorio título de "Songs for mediocre men vol. 1", el dúo ha presentado una colección de diez temas que sitúan su listón creativo varios peldaños más alto de lo que habían conseguido con sus dos álbumes precedentes: los magníficos "Camarade Coma" (Dress For Excess, 2008) y "A Silent Language" (VGB Records, 2013) de los extintos y aclamados Megaphone ou la Mort. "Songs for mediocre men vol. 1" es la continuación natural de la trayectoria musical de la pareja angloargentina en cuanto a calidad musical, voluntad de exploración de nuevos sonidos y un cuidadoso esmero a la hora de trabajar los textos incluidos en las canciones, consiguiendo una simbiosis perfecta entre música y poesía. Decir de un disco publicado en la primera mitad del año que sin lugar a dudas va a ser uno de los mejores de éste, no es una apuesta de vidente de programa de madrugada, sino la constatación de que Diego y John han vuelto a reunir en una obra un conjunto de canciones con una calidad inusual en el panorama musical contemporáneo por mucho que éste en estos momentos atraviese un gran momento en cuanto a variedad y calidad de sus propuestas. Ante una oferta así, obras del calibre de este "Songs for mediocre men vol.1" adquieren la apariencia de disco "clandestino" como señalaba con acierto John en la entrevista mantenida sobre el álbum, pasando casi desapercibido entre el aluvión de otras ediciones.

    Hace aproximadamente una década que tanto Diego como John se instalaron en nuestro país, el primero llegado de Argentina, y el segundo desde París tras haber pasado su infancia y juventud en Gran Bretaña. Diego Summo perteneció dos de las bandas transcendentales del rock underground argentino: Los Subterráneos (en la que también se encontraba Sergio Subterráneo, futuro batería de MOLM), con los que publicó "Buenos Aires Azul" (1996) y posteriormente La Rosa de Cobre, donde junto al poeta Adrián Yanzón editó "Alto Consumo (Doctrina de Plutón)" (1998). Por su parte, John nació en Birmingham (Reino Unido), hijo de español e irlandesa. Vivió en Londres y París antes de instalarse en Valencia. Fue cantante, letrista y guitarrista de la banda gala Station Joya que obtuvo un relativo éxito con su tema "Foyer Vietnam" (2004) que mezclaba la furia de Sonic Youth con la instrospección de Joy Division. En solitario registro el EP de cuatro canciones "Five Days", del que sobresale "Angelina Come". Tras su encuentro en Valencia, junto con Diego Summo (batería), Fernando Martí (bajo), Alberto "Correcto" (guitarra) y la colaboración de Luís Alcober Aubán (teclados y trompeta) registraron los dos álbumes que les dieron a conocer como Megapnone ou la Mort, "Camarade Coma" y "A Silent Language" que los situaron en lo más alto de la escena indie valenciana.

    Tras la ruptura de Megaphone ou la Mort, Diego y John concibieron un proyecto que significaba un punto de inflexión en la carrera compositiva que ambos comparten desde hace casi una década. Para materializar éste, se valieron de Sergio Devece (batería, bajo y teclado sintetizador) para la producción artística. Recurrieron también al gran Luís Alcober Aubán (teclado y trompeta) que ya había participado en la grabación de "A Silent Language" y en los últimos directos del sexteto. 

    Tanto John como Diego coinciden en que las numerosas colaboraciones que incluye el álbum fueron muy meditadas y obedecen más a la selección de la solista o músico adecuado que requería el tema, que a una reunión informal de amigos que se suman al proyecto para echar una mano. Es el caso de las vocalistas femeninas: Marion Küchenmeister (actualmente en Modern Slaves), Stéphanie Cadel (Stéphanie Cadel et la Caravane) Carolina Otero (Lülla y Carolina Otero & The Someone Elses). En cuanto a cantantes masculinos, en el spoken word del tramo final de la gran "The Man That Explodes" magnífico tema que cierra el álbum, colaboró Nathan Mothes. También aparecen en los créditos del disco Jose Luís Granados (saxo en "Stained Heart" "Blossoming Apathy"), Nacho Nacher (guitarra en los finales de "Nova Police", "Blossoming Apathy" y "The Crack Up") Juán Luís Salmerón (guitarra de apoyo en "Dora"). El álbum grabado, mezclado y masterizado en los estudios Stardust de Alboraya entre junio 2013 y marzo 2014 exhibe en su cubierta una fotografía de Rohan Tapa y en contracubierta y diseño interior, dibujos y artwork de Stella Blasco Berlanga.

    El álbum se abre con uno de sus mejores temas, la breve y exquisita "Come on Stranger" en la que John comparte labores vocales con la alemana Marion Küchenmeister. De nuevo nos reencontramos con la voz grave y profunda de John, las sencillas armonías tejidas por la guitarra de Diego y esta vez sostenidas con unas notas de piano y sintetizador que apoyan un tema sencillo pero tremendamente hermoso, que se crece en el final dejándonos un gran sabor de boca. Fue el segundo single extraído y cuenta, como el resto de los editados hasta ahora, con un video-clip realizado por Cat & Gos Films, productora valenciana dirigida por Stella Blasco Berlanga y Jordi Todolí. Le sigue "Stained Heart", tema que les sitúa en esa línea de pop elegante y cosmopolita que nos recuerda a los mejores Roxy Music. Sobre ecos de jazz y un ritmo medio tempo, pasajes minimalistas, y detalles preciosistas, John despliega a gusto su faceta de crooner que se acrecienta al final del tema sobre las notas encendidas del saxo de José Luis Granados. "She Won't Fall In Love With Me Again" es el tercer tema del álbum y el primero que conocimos del disco gracias al video que Stella Blasco Berlanga registró de su actuación en la última edición del festival de Pop-Rock del Turia FESTUR), en el que el dúo nos presentó un adelanto de los temas que estaban grabando en los estudios de Devece en Alboraya. Los acordes de Diego presagian una historia de desamor y voluntades contrariadas. Apoyada vocalmente por la coreada letanía de Marion Kürchenmeister, John despliega su interpretación más histriónica, aquella que nos pone los pelos de punta y en la que se aproxima a Eric Burdon o Nick Cave, para disolverse en un final hipnótico a la vez que etéreo. Llevamos tres y tres aciertos.

    "Nova Police" se inicia con un sencillo riff de guitarra, y apenas un punteo de guitarra leve y unas delicadas notas de teclado. Todo ello estalla en el estribillo donde el riff se vuelve imperioso y potente y una vez más, la voz de John encuentra su acomodo en los registros más intensos. Canción llena de vaivenes, subidas y bajadas que se disuelve entre los susurros de John y notas de teclado apenas insinuadas. "The Crack-Up" Magnífica melodía a la guitarra de Diego que encuentra su réplica en el teclado de Luís, mientras John declama una historia heredera en su título de la novela autobiográfica de Francis Scott Fitgerald en la que el autor norteamericano ficciona su fracaso vital. Un cambio de ritmo a mitad canción es introducido por la magnífica interpretación de Carolina Otero acompañada de un juego de guitarras en la mejor línea de los Galaxie 500 de "On fire". A estas alturas el álbum ya nos ha convencido y aún queda mucho por oír, exactamente la mitad.

    Con "Dora" regresa la vena francófona de John con el único texto en francés del disco. Canción cuya hermosa y reluciente melodía, como una herida, es guiada por el punteo de la guitarra de Diego y los acordes de acompañamiento de  Jose Luís Salmerón. Para los coros, John se hace acompañar de Stéphanie Cadel para cerrar uno de los temas más dolorosos del disco. Como un bálsamo para contrarrestar anteriores heridas, "My Uncanny love" es un hermoso tema con unas notas de teclado casi infantil que dan paso a un estribillo por el que revolotea de nuevo el espíritu de Dean Wareham pero esta vez bajo la advocación de Luna. Una absoluta delicia, de esas que piden rewind una y otra vez. "Gandía Blues" es el tema más lento del álbum, con una voluntad casi elegíaca. Se oye con la respiración contenida y riesgo de derramar alguna lágrima hasta que al final estalla en un crescendo marcado por batería y guitarras. The National o Wilco se sentirían muy cómodos interpretándolo. Cambio de tercio con "Blossming Apathy": riff de guitarra que linda con el funk y ritmo sincopado para articular un tema en el que brilla la melodía de guitarra española de Diego, el saxo de Jose Luís Granados y la guitarra de Nacho Nacher. Banda sonora perfecta para conducir a solas a altas horas de la noche por la ciudad desierta.

    Para poner fin a un álbum excepcional nada mejor que un tema excepcional: "The Man Tha Exploded" es una de esas canciones que cuando cierras los ojos te las imaginas interpretadas en un gran festival o en un estadio, con miles de gargantas coreando el estribillo final. Los casi siete minutos del tema están construidos de manera creciente para llevar a la audiencia a un final que roza lo épico sin caer en la desmesura. Si alguien recuerda al Jim Kerr y los Simple Minds de la época del "Don't you forget about me" sabrán reconocer a que me refiero. El abrupto falso final sobre el minuto cuatro da paso a un repetitivo estribillo, apoyado en la batería y percusiones de Sergio, las guitarras de Diego y los coros de Sergio, Diego y John, y los spoken words de Nathan Mozes y Stéphanie Cadel. Cuando cesa, uno se queda sin moverse en el asiento sin apenas dar crédito. Sólo queda volver a darle al play.


    Lo primero en lo que uno piensa tras escuchar un disco tan grande como "Songs for mediocre men vol. 1" es: ¿Para cuándo el directo? Pudimos ver sobre el escenario por primera vez en formato acústico Le Garçon Rêvé en el ya mencionado FESTUR, el pasado 19 de noviembre. Esa cita y otro concierto en dELUXE Pop Club han sido las únicas fechas hasta ahora en nuestro país. El pasado mes de mayo se embarcaron en un minitour por Portugal con dos fechas: el 29 de mayo pasado sobre el escenario del Cineclube de Telheiras y el 30 en el Garagem de Graca, en la primera cita acompañados de los lusos Bohemia Vadia y en la segunda en solitario. El veinte de este mes se desplazarán a Madrid para grabar su participación en el Noise Pop Festival y tienen confirmada una fecha para noviembre en el Recordshop de Russafa. Esperemos que alguna promotora o club se anime a darnos la oportunidad de disfrutar de su magnífico directo y de la calidad de sus temas. No creo que estas letras les convenzan, sus canciones sin lugar a dudas si.

    JOHN ALEXANDER MARTÍNEZ:

    Un disco claramente más autobiográfico. Quería explorar varias facetas, un lado totalmente personal y intimo ("She Won't Fall In Love With Me Again", 
    "My Uncanny Love"), recuerdos de una noche etílica ("The Man That Exploded"), la Safor ("Gandía Blues"), obsesiones literarias (Pierre Drieu La Rochelle en "Dora"), el lado camaleón, torturado de ciertos seres ("Come on, stranger", "Nova Police"), en determinadas situaciones, otros tal vez dirían un lado puto, no sé. Personalmente, hace tiempo que acepte mi parte de mediocridad. Tenía el título del disco antes de tener las
    letras del disco. Fue un punto de inflexión a la hora de escribir las letras seguramente. El disco empezó con mi voz y la guitarra de Diego, grabando unas maquetas caseras en su casa con cajas de ritmo durante otro caluroso verano valenciano del 2013... para acabar sonando como un disco de banda. No era premeditado, surgió naturalmente con la ayuda del productor, Sergio Devece. El próximo será más unplugged sin lugar a duda. Con este disco, de una forma, he podido descargar una mochila un poco pesada que venía cargada de hastío y de una palpable amargura en ocasiones. También, trabajo con mi imaginario sentimental en el que espero extraer algo de poesía y de humor. Aunque, últimamente creo que estoy en la búsqueda de una senda más espiritual, de perdón y de reconciliación.. conmigo mismo! jajaja!

    DIEGO SUMMO:

    Desde que empezaron a salir las canciones que luego formarÍan parte del disco sabíamos que teníamos que volver a empezar de nuevo desde el principio,echar una mirada profunda en nuestro ser interior. El resultado es un reflejo de todo lo que hemos vivido y de lo que somos, queríamos hacer un disco canción a canción y que después, todas encajaran juntas en un coctel de alto voltaje emocional que destilara pureza e intensidad.








    FOTOGRAFÍAS: Fotografías, dibujos y diseño gráfico: Stella Blasco Berlanga 
                                   Fotografía portada: Rohan Thapa


    MÁS INFO:
    https://www.facebook.com/legarconreve







    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves