• Breves

    domingo, octubre 26, 2014

    Stéphanie Cadel et la Caravane + Manouche à Trois - Sala WahWah. Valencia - 18/Octubre/2014.

    Crónica del concierto de Stéphanie Cadel et la Caravane + Manouche à Trois y reseña de su primer disco "Chanson de Voyage".

    Si uno se acercaba el sábado a la zona de Campoamor con ganas de asistir al estreno del primer trabajo discográfico de una banda por la que siente un especial cariño, lo que en un principio parecía otra noche más de concierto se fue transformando en una animada fiesta de celebración de la ilusión que produce la música y por la gente que la hace posible. Aunque suene a discurso hippie, todo aquel que haya visto en directo a Stéphanie Cadel acompañada de los distintos miembros de su caravana, habrá experimentado lo mismo: esa comunicación y empatía instantánea que surge entre el músico y el oyente y que transforma el acto de escuchar en el de festejar. Si añadimos la ayuda en los preliminares de la noche del incendiario trío que forman los componentes de Manouche à Trois y que los caravaneros estrenaban su primer disco, el magnífico "Chanson du Voyage" (P.I.A.R., 2014), tenemos los elementos para una noche memorable. El concierto convocó a numerosos seguidores de Stéphanie Cadel et la Caravane, muchos de los cuales habían participado en la campaña de crowfunding para financiar la grabación, hasta casi completar el aforo de la sala.

    La noche, con inconfundible sabor francés, empezó con puntualidad británica. La sala no estaba muy llena cuando comenzó la actuación de Manouche à Trois, pero la gente que llegaba se fue arremolinando a su alrededor y poco antes del ecuador del concierto habían convocado a un buen número de espectadores entre conocidos y curiosos. Más que un trío, Manouche  a Trois es un triángulo equilátero cuyos vértices son las guitarras de Pau Candau (Mr. Perfumme, Le Petit Manouche, Le Sier Poules Producciones) y del músico de jazz Jorge Riera (BRB Trío) junto a la voz de Beatriz Flor d'Estiu. El manouche à trois, (en francés gitano, bohemio) también conocido como gypsy jazz, es un género del jazz genuinamente francés que surgió en la década de los años cuarenta del pasado siglo y hacía referencia en sus inicios a un trío compuesto por dos guitarras y un contrabajo. El repertorio de versiones de clásicos de la chanson française, canción española y pop-rock anglosajón con la relectura que aplica el trío a ritmo de swing y manouche genera en sus propias palabras "una propuesta alegre y bailable sin otra pretensión que la de entretener y acercar a la gente a este estilo musical".

    Con un heterogéneo repertorio que abarca desde Beyoncé a Antoñita Moreno, atacaron entre otras, versiones de Blondie "Heart of Glass", Greenday "Bascket Case", "Estando Contigo" Marisol, una escalofriante versión de "I will never be your woman" de White Town que ponía los pelillos de punta y una desenfadada "This boots are made for walking" de Nancy Sinatra con coreografía inspirada en Peret incluída, para finalizar el concierto con el tema de Pink Martini "Sympathique (je ne veux pas travallier)". La voz aniñada de Beatriz pero cristalina y potente, similar a la de Petula Clark en "Downtown", junto al nervio y ritmo de los inspirados Paul y Jorge dan unidad a esta miscelánea de temas, convirtiendo sus conciertos en una liturgia pagana de culto al placer. Así lo vimos los que asistimos a su actuación. Si la misión de los teloneros es romper el hielo, calentar el ambiente, el trío supo llevar el ánimo del público al punto de ebullición, transcendiendo la mera actuación para transformarla en fiesta zíngara, noche de aullidos a la luna, palmas al ritmo y amplias sonrisas a uno y otro lado del escenario. Primer sobresaliente de la noche.

    El relevo fue rapido. Se percibía que la gente tenía ganas de ver a Stéphanie Cadel et la Caravane y que Stéphanie Cadel et la Caravane tenían ganas de ver a su gente. La cantautora bretona ya está fogueada en directos desde que hace aproximadamente cuatro años se instaló en nuestra ciudad. Junto a la Caravane, por la que han pasado distintos componentes a los que recuerda en el libreto que acompaña el cd, Stéphanie acumula más de medio centenar de conciertos en salas de Valencia como Matisse, La Rambleta, Black Note o Kafcafe, festivales como el Datura Folk Fest, Periférico, Serarte o las ediciones del Circuit Vermut convocadas por el colectivo Malatesta Records. Tras la marcha de Juanma y Ximo con los que registró su primera grabación, y de Julieta Pastor y Yulia Petrovikh, en la actualidad los músicos que acompañan a Stéphanie en su viaje son Mario Inclán (teclado, xilófono y melódica), Clara Camarena (clarinete), Mario "Siete Pulmones" Luanco (flauta travesera, saxofón y guitarra), Judith Elvira (coros, bajo, guitarra, pandereta, melódica), Bert Vander Vennet (bajo), Kazumi Takahashi (batería y percusión) y Patricia García (violín). Ésta última no pudo acompañar a sus compañeros de viaje en la fecha de estreno y cubrió su ausencia Paco, violinista de Arcana Has Soul  banda hermana de sello discográfico, que se lució en varios de los temas.

    El concierto fue un repaso a los temas de álbum de debut incluyendo también el tema de su primera maqueta (publicada en descarga gratuita en bandcamp), "La canción del verano" y la versión a ritmo reggae de "¿Por qué te vas?" de Jeannete en francés que reservaron para el bis final. Entre el ritmo pausado de "Tres Vins" el tema con el que abrieron el concierto y el exultante final a ritmo de "It's never late", tema que cierra su álbum y que reservaron para el final, se desplegó todo el universo musical que son capaces de crear estos músicos con vocación de nómadas. Sobre el escenario la veteranía es un grado y se nota la acumulación de conciertos que llevan a las espaldas por la soltura y el desparpajo que demostraron sobre las tablas y que sin duda, consiguieron transmitir a los asistentes. Buena parte de esa fluidez escénica que transmiten descansa tanto en su solvencia como instrumentistas como en la fe depositada en el proyecto común de la Caravane. Signo de distinción frente a otras bandas de la escena es su apuesta por ritmos menos usuales como el swing, el jazz, la chançon française, la bossa, el pop y el folk con tintes optimistas y coloridas texturas, una mixtura que no le hace ascos a remezclas próximas a propuestas más bailables como vemos en la versión dub de "Plantes Carnivores" o "It's never late", canción con vocación de rompepistas. 

    Stéphanie Cadel es la compositora de todos los temas del álbum, excepto de dos, que son adaptaciones de temas ajenos adaptados por ella junto a Antonio José Iglesias, de los que hablaremos a continuación. Siendo francesa, la mayoría de textos están interpretados en su lengua de origen aunque también coquetea con soltura con el inglés ("Forgot" y "It's never late") o con el castellano que introduce en pequeñas estrofas ("De ton corps à mes failles", "Plantes carnivores") o en todo el tema ("El tiempo vagabundo" o "Hoy"). En ese dominio de las composiciones, la interpretación en francés de los temas y en la rica cobertura que procuran los instrumentos de los restantes miembros de la Caravane reside el secreto de la propuesta del grupo: basada en instrumentos acústicos y poco habituales en una formación pop (como el clarinete, flauta travesera o violín) consiguen perfilar una propuesta musical original y de inconfundible aire festivo. Sobre el colorido substrato musical, la estupenda voz de Stéphanie se desliza desde el tono intimista en temas como "De ton corps à mes failles", envalentonándose para acometer el bailable "It's never late" o con aires de big-band en "Toi".


    La formación que acompaña en la actualidad a Stéphanie ya lleva aproximadamente un año con ella. Las últimas incorporaciones han sido Patricia García (violín), que no pudo asistir a la presentación y Judith Elvira. Ésta última dio muestras sobre el escenario de la Sala WahWah de su preparación y versatilidad: bajo, guitarra, melódica, oukelele, pandereta y sobre, todo, coros para acompañar los temas, demostrando una voz potente que enriquece cada una de las canciones. Un gran fichaje. La cuarta fémina del grupo y que pertenece a la Caravane desde su fundación es la valenciana Clara Camarena. Sin duda es con su clarinete quien marca el estilo definitivo de la banda, no tanto en el disco donde la producción controla más las distintas aportaciones musicales como en directo donde el protagonismo de su instrumento es vital aportando la línea melódica principal así como dotando a las composiciones de la banda de ese carisma de combo musicalmente ecléctico distanciado de la clásica formación pop-rock aunque no tanto como para que su música no sea disfrutada por los fans de este género. En el concierto de presentación dio una de sus mejores interpretaciones en directo que recordamos con momentos épicos (su sólo en "It's never late").



    Los otros dos pilares de la banda son los dos Marios. Mario Inclán (miembro fundacional de la Caravana) es el responsable de las bases melódicas de los temas con su teclado, melódica o xilófono. Melodías que optan por la sencillez optimista o simplicidad con regusto trágico constituyen el contrapunto perfecto a las melodías del clarinete y flauta travesera de Clara y del otro Mario. Éste por su parte hace bueno su apodo de "Siete pulmones" con sus aportaciones tanto a la flauta travesera como al saxofón, atreviéndose en una ocasión con la guitarra acústica. Reservamos para el final a la estupenda sección rítmica compuesta por el japones Kazumi Takahashi (batería y percusión) y el belga Bert Vander Vennet (bajo). Ambos acoplan su ritmo a la naturaleza de los temas, marcando el ritmo con escobillas y pequeños punteos respectivamente en los temas más tranquilos como con apasionados redobles y contundentes toques de bajo en los que así lo demandan como en "It's never late" o en la versión del tema de Calexico "La frontière de Cristal".

    Desmenucemos ahora con calma ese "Chanson du Voyage", tercera referencia discográfica del joven sello Play It Again Records (Discográfica de Play Producciones), dirigido por José Gimeno y Vicente Balaguer, que constituyó el principal protagonista del concierto y que pese a ser el primer trabajo de la banda en formato físico se nos presenta en forma de una colección de temas con personalidad, perfectamente resueltos tanto en el aspecto compositivo como en su producción e interpretados con la filosofía que predomina en el combo caravanero de que lo lúdico no está reñido con lo bueno y transcendente. El cd se grabó el pasado verano en los estudios Blackout Music y algunas pistas en los estudios Pares o Nones. El ingeniero de sonido fue Paco Morillas, auxiliado por Alberto Díaz y Gerard Romero. El responsable de la producción, cuya personalidad ha sabido imprimir al disco, sin deformar su esencia original, ha sido Antonio José Iglesias, miembro de Dwomo o Le Grand Miércoles además de otros muchos saraos en los que es coprotagonista. Su espíritu irreverente, libre y sin limitaciones flota sobre los cortes del disco aportando riqueza a su sonido y dotándolos tanto de unidad conceptual como de originalidad. El arte gráfico de Aitana Carrasco y la fotografía de Stella Blasco  Berlanga completan el trabajo que envuelve este cd en una magnífica presentación. 

    Los cuatro primeros temas que abren el álbum son, a mi entender, los que mejor definen la esencia de Stéphanie Cadel et la Caravane ofreciéndonos un retrato fiel de las propuestas musicales de la banda. "Elle Paint" abre con un tempo lento que se sostiene sobre la guitarra acústica de Stèph y el xilófono de Mario. Se unen la voz de Steph y el clarinete junto a los coros de Judith para dar entrada a la sección rítmica de Kazumi y Bert y la flauta de Mario. Cambio de ritmo trepidante al final del tema con los redobles usando las escobillas y Stéph imitando una trompeta con sordina utilizando la boca mientras Clara delinea una melodía con el omnipresente clarinete. A estas alturas la cabeza del oyente cabecea al ritmo de la música para hacerlo de forma más marcada cuando entra en escena el violín con ese final acelerado. Buen principio. Le sigue "De ton corps à mes failles", para mí su mejor canción desde que editaron su primera maqueta en bandcamp. Tema lento con desarrollo final a ritmo de vals que en esta versión adquiere mayor protagonismo los acordes de teclados que tienen como contrapunto la triste melodía del clarinete. Stéph recita sus primeros versos en castellano: "El mar se quedó entre tu cuerpo y mis fallos. Ni una brisa donde agarrar mis manos".  El final a ritmo de vals tiene la alegría agridulce de un viaje solitario en un tío vivo vacío en una tarde de otoño. "Tes Vins", al igual que la anterior ya había sido grabada con anterioridad, pero gana en la relectura de la versión en cd. La voz de Stéph se alza clara y potente sobre el lecho sonoro del clarinete, teclado y violín en esta canción que juega con la dualidad del significado en francés de su título entre tus vinos o tus veinte. 


    Con "Plantes Carnivores" llegamos a otra de las grandes canciones que esconde "Chanson du Voyage". Para su interpretación en directo se hicieron acompañar de dos componentes del Colectivo Ameba que les ayudaron a escenificar esta canción sobre amor y dolor que se cierra con un verso clarificador: "No es su aroma lo que nos cautiva, son sus espinas..." Magnífico tema en el que el protagonismo musical gira entorno a la melodía del violín que se ve cortejada por la del clarinete dando lugar a una pieza sencilla pero de hondo calado. El disco se cierra con una versión dub del mismo tema en el que el productor Antonio Jósé Iglesias aproxima a terrenos jamaicanos la canción. El siguiente tema es el primer tema ajeno que nos encontramos en el disco y es una readaptación del clásico "Para tí" de Fernando Márquez el Zurdo cuando militaba en y Paraíso. que aquí se transforma en su versión gala en "C'est pour Toi". Aunque la versión la firman a medias tanto el productor como Stéphanie, se ve en la inclusión de esta versión la mano de Antonio como ya hizo por ejemplo en el álbum de versiones "Moscas en Diciembre" de Dwomo en el que, entre otras, fue capaz de transformar una más que discutible "Un velero llamado libertad" de José Luís Perales en la brillante "A ship called freedom". En el caso que nos ocupa, entre ambos han conseguido una magnífica relectura de la magnífica canción de Paraiso que evoca las interpretaciones que grupos como Nouvelle Vague hacen de temas ajenos. 

    Con "La Caravane" nos encontramos con los Stephanie Cadel et la Caravane más festivos, tema a ritmo de marcha en el que caben influencias tan dispares como la chanson française o la música de banda municipal, interpretada con un vigor y vértigo de músicos callejeros. A estas altura del disco la Caravana ha trazado un amplio abanico musical que abarca desde las pequeñas piezas de corte intimista al estilo Yan Tierssen al gamberreo folk de Manu Chao. "Le Gréement" empieza con una notas de melódica que evocan un acordeón dándole al tema ese inequívoco sabor galo, y se desarrolla con apenas instrumentos, algo de percusión, alguna pincelada de clarinete y teclado para tejer una historia sobre navegantes. Si durante el directo Stéph dedicó "Tes Vins" a su hermana, en este caso se la dedicó a su padre, también presente. Con "Toi" abandonamos los terrenos de la melancolía para dejarnos cegar por las luces de un escenario de music hall. Con ayuda del público, que de forma muy aplicada se aprendió el estribillo (Toi, Toi, Toi, Toi, Toi, Toi, Toi) éste y la banda se movieron con la cadencia de la pieza, dando palmas y disfrutando uno de los temas más optimistas del álbum. 

    "El tiempo vagabundo" es el primer tema cantado íntegramente en español y desarrolla la historia de un deambular sin rumbo por las calles de la ciudad sin otro destino que, como señala el estribillo, "No pensar en nada de nada. Sólo en el sol que calienta". Sabio consejo sustentado en la alegre melodía del clarinete y el redoble de la batería. Le sigue "Forgot" primer tema  en inglés y que también conocíamos de su bandcamp. Canción de ritmo vivo y alegre a pesar de tratarse de la historia de un olvido en la que Stéphanie vuelve a interpretar un sólo de trompeta bucal que tiene su réplica en el clarinete de Clara. Ecos de los mejores Belle & Sebastian en esta corta pieza. En "Hoy", a ritmo de bossa nova, Stéphanie relata una historia de fracaso individual que se desarrolla entre la omnipresencia cadenciosa del bajo y los hipnóticos acordes del teclado. Canción para contonearse con los ojos cerrados  y musitar acompañada de la suave melodía de la flauta travesera, "Hoy si nada me salva, Yo no lo podré hacer, Quizás sea con mi guitarra, O con tu cuerpo al encender". 

    Para cerrar el álbum, antes de la magnífica versión que mezcla aires latinos y orientales con cadencias de pasodoble en su lectura de "La Frontière de Cristal" de Calexico y el bonus track compuesto por la versión dub de "Plantes Carnivores", el tema más comercial del disco y sin lugar a dudas el que puede llegar a un más amplio número de oyentes. La propia Stéphanie cuando lo presentó en directo sentenció "Vais a flipar!". Y como lo prometido es deuda, así lo hicimos. Canción que se separa de lo que llevamos oído hasta entonces del septeto, "It's never late" juega con un ritmo sencillo pero contundente, un estribillo fácil, y un montón de guiños que la convierten en un tema ideal para pinchar en una pista de baile: ritmo a base de redobles de Kazumi y una obsesiva línea de clarinete durante su primera mitad, se descuelga con un cambio de ritmo en el que la percusión se simplifica, la línea de bajo teje un juego repetitivo próximo a la electrónica, y su desarrollo se llena de magníficos efectos de producción como las voces en nipón de Kazumi o en ruso de Yulia. Gran tema para cerrar el concierto que sirvió para que cada uno de los miembros de la caravana y Antonio José Iglesias, al que pidieron subir al escenario por segunda vez, acometiesen su correspondiente solo mientras eran presentados por una eufórica Stéphanie.

    Cuando finaliza el disco la caravana ha trazado un largo trayecto que nos ha llevado desde los puertos de la costa meridional francesa a golpe de nostálgica melódica hasta soleadas llanuras mejicanas donde el sol se refleja en brillantes saxofones, un itinerario que se ha detenido en oscuras tabernas napolitanas donde suena una guitarra y en fiestas zíngaras en el bosque al calor de la hoguera y de amargos licores; bajo la luz de la luna donde los maullidos de un violín imploran a ésta que no se retire aún pues queda mucha fiesta hasta que el alba traiga consigo las primeras luces. Como siempre, las luces acabaron llegando, la gente salió abandonando el WahWah y dejamos a Stéphanie et la Caravane cargando sus bártulos con destino a otro escenario, reemprendiendo el viaje, eso si, con una sonrisa muy amplia en las bocas de sus componentes.

    FOTOGRAFÍAS: STELLA BLASCO BERLANGA

    MAS INFO:











    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves