• Breves

    martes, octubre 14, 2014

    The Pretty Things-Loco Club. Valencia 03-10-14



    La gira española de la banda británica The Pretty Things recaló el viernes 3 de octubre en la Sala Loco Club de Valencia. La formación surge de la unión de Dick Taylor (tras su salida de Little Boy Blue and The Blue Boys, donde militaban Brian Jones, Mick Jagger y Keith Richards, unos incipientes Rolling Stones), y Phil May (uno de los músicos más influyentes del Reino Unido), completándose con el guitarra rítmico Brian Pendleton, el bajista John Stax y el batería Viv Prince. Partiendo del R&B con sus dos primeros discos, derivando por la psicodelia en "Emotions" y "S.F. Forrow" (primera ópera-rock), coqueteando con el hard y la música progresiva, e incluso con el power pop, han trazado una trayectoria musical excelente. Siempre se les consideró pioneros de estilos que otros después populizaron, y su música en parte siempre quedó un paso por detrás de otras bandas que sí alcanzaron el “reconocimiento masivo", como The Rolling Stones o The Who (si nos fijamos en su "S.F. Sorrow"), entre otros. 

    En su parada en Valencia, Dick Taylor y Phil May, junto Frank Holland (guitarra y armónica), George Perez (bajo) y Jack Greenwood (batería), nos dieron una lección sobresaliente de rock and roll, en la que la veteranía y la savia joven encajaron a la perfección en un ejercicio de estilo brillante. "Honey, I Need", "Mama, Keep Your Big Mouth Shut" y "Big Boss Man" (de Jimmy Reed), arrancaron un directo que no tuvo la misma acogida por parte del público que la última vez que pasaron por nuestra ciudad hace dos años en la misma sala. Sin duda, otro de esos conciertos que dejamos pasar de largo, perdiendo las oportunidades tan suculentas que nos deja siempre el buen hacer del matrimonio Alta Tensión y Lets Go

    Dos horas en las que repasaron sobre todo cortes de sus dos primeras etapas, la del R&B y la de la psicodelia, tanto a través de sus características versiones como con sus temas propios. Sus revisiones de Bo Diddley ("Who do you love", "Mona", "Roadrunner" y "You can't judge a book") o el corte de Jimmy Reed antes mencionado, muestran a unos músicos que mostraron interés por el blues americano, y mamaron de este, adquiriendo los discos que se vendían en Estados Unidos y acudiendo a las ondas hertzianas de Radio Luxembourg y las emisoras del Oveseas Broadcasting Service. Hubo espacio para el nudismo emocional, el uso extensivo de las técnicas "expresivas" de la guitarra con el slide y la melancolía a través de la armónica en temas como "Blues for Robert Johnson" y "I Can't Be Satisfied" de Muddy Water.

    Dos momentos memorables protagonizados por la acústica de Dick Taylor, la voz de Phil May, y la armónica de Frank Holland. En "Mona" el solo de batería de Jack Greenwood dejo atónito al respetable, que quedó obnubilado por su perfección técnica y pasión en la ejecución.

    Los sesenta fueron su época gloriosa y la más influyente en otros artistas, que les hicieron destacar en sus primeros años como una de las bandas más salvajes y con más actitud de la época. Talante que, tras haber pasado cincuenta años desde el comienzo, sigue perviviendo en su estado más puro y descomunal gracias a la puesta en escena de la banda, capitaneada por la encomiable energía que desprenden Dick Taylor y Phill May. Un directo excepcional que dejó palpable la buena forma en que se encuentra esta banda legendaria.









    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves