• Breves

    sábado, noviembre 08, 2014

    Acapvlco + Ghost Transmission + Monte Terror. Sala Matisse. Valencia, 7 – 11 – 2014


    Acapvlco + Ghost Transmission + Monte Terror. Sala Matisse. Valencia, 7 – 11 – 2014

    Anoche tuvo lugar una nueva fiesta PitaSound, convocada por la promotora del mismo nombre, y que ya se suele celebrar en Valencia (y, por otro lado, en Almería) con una periodicidad prácticamente mensual, una nueva aportación a ese mundo eterno que es la música, en el que, por mucho que nos quieran vender la moto, nadie resta y todos suman.

    Y, de todas en las que he estado, seguramente la de ayer sea mi preferida, la más arriesgada, la que apostaba más (todavía más, añadamos) por grupos nuevos, que, ante la oportunidad, cumplieron con creces, aportando una incursión por unas sonoridades quizás no excesivamente originales, pero que tampoco son el pan nuestro de cada día, como esa comida de la infancia que creías descatalogada de todos los supermercados y te alegras de reencontrar de repente.

    La noche se calentó muy pronto con Acapvlco, que, a base de acumular referencias del dark de finales de los 70, del punk (¡canciones de poco más de un minuto!) y algo de pop y rock de toda la vida, nos foguearon en la misma insana y juvenil despreocupación (que no irreverencia o dejadez) con la que cambian en el nombre de su banda una u por una v, o visten durante el concierto una inapropiada camiseta vacacional, o saltan a tocar entre el público una canción llamada, ni más ni menos, Terminator II. Y el caso es que, a pesar de esa notable juventud reflejada en sus nervios pre-concierto (con alguna crítica inesperadamente salvaje, hecha, nos tememos, de forma casi irracional... pero cierta), plasmaron un concierto de matrícula: potente sin resultar caótico, corto y, quizás por ello mismo, sin desfallecimientos (salvo una flojita versión de la arquetípica “Heroes”, de David Bowie), arrogante pero casi enternecedor, como contemplar a esos niños que, excitados, demuestran acudir por primera vez a un botellón.

    Aunque dejaron el listón muy alto, todavía llegaron Ghost Transmission y los superaron. Al subir la edad de los componentes de la banda, cambiaron las referencias, ya que lo que le va a Ghost Transmission, sobre todo, es el dreampop según esa senda fundamental que contribuyeron a normalizar My Bloody Valentine (y de la que Ghost Transmission se convierte en una nueva y fundamental piedra en el camino), pero aún así tuvieron pletóricas explosiones guitarreras de ruido, alternadas con memorables incursiones en el indiepop más asimilable, fundamentalmente de raigambre escocesa e inglesa, bordando todas y cada una de esas vertientes.

    Y después vinieron los bajoneros... pero soberbios bajoneros. Monte Terror, a los que les tocó ser esta vez la representación almeriense de todas las fiestas de PitaSound Prom. Sí, podrían haber tocado en otra posición más justa para ellos, digamos (aunque también hay que reconocer que no fue culpa de la promotora, sino más bien de otras historias: cosas de músicos, en definitiva), porque tras las otras dos bandas fue como llegar a un momento sin demasiadas concesiones (y supongo que hay horas y horas para ello), del que la mayor parte del público salió huyendo (encima que jugaban fuera de casa, sin muchos amigos alrededor, con casi todo el público viniendo a ver a los dos grupos anteriores, las particularidades de su música no ayudaron), pero ciertamente su experimento funciona muy bien, hasta el punto de que sus canciones-río logran alcanzar en algunos momentos la más pura emoción. Tras un incidente con la guitarra eléctrica y la batería, que les obligó a un parón de unos minutos, se descentraron a la hora de transmitir su discurso y acabaron prácticamente pidiendo la hora, con un progresivo abandono-goteo de espectadores, rematándolo todo con uno de los finales más especialmente abruptos y extraños que recuerdo en concierto alguno. Eso sí, no es descabellado, escuchándolos en otras condiciones, esperar grandes momentos de ellos en un futuro, no sólo de Monte Terror, sino de cualquiera de las bandas de anoche (y, por supuesto, de las próximas fiestas PitaSound, cada vez mejores): un triple concierto sensacional.

    Más info:

                                                                             Acapvlco












                                                                    Ghost Transmission











                                                                          Monte Terror
















                                                              Monte Terror - Pistola vieja
                                                          Ghost Transmission - Beautiful Liar
                                                                 Ghost Transmission - Pulp
                                                                 Acapvlco - Always Losing
                                                                    Acapvlco - Too Drunk

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves