• Breves

    sábado, noviembre 22, 2014

    Ariel Rot – Sala Wah Wah. Valencia 21-11-14

    Una noche añeja de huesos y rock en las yemas del argentino 

    Hace un año que estamos esperando este concierto en la ciudad del Turia. Tras la edición de “La Huesuda”, Ariel Rot tenía pendiente esta cita con Valencia más allá de alguna sesión acústica promocional que dejó caer por estas tierras; "por fin", diría el músico al pisar el escenario a la hora estimada. Pero esa “huesuda” a la que el argentino reta, se convirtió en la invitada de excepción de la sala Wah Wah. Escondida, pasando desapercibida y sin hacer mucho ruido. Y es que el repertorio nocturno del músico no solo estaba anclado en sus últimas composiciones, sino que, acompañado de guitarra y teclado, en la versión más íntima de su rock, también cedió espacio para los clásicos de su trayectoria. Rock íntimo, maduro y de vuelta de todo y de todos. 

    Copa espiritosa en la mano (no era de su propio vino, La Huesuda 2013), Ariel Rot iba desenmarañando las vivencias rock que le han acompañado a lo largo de casi 40 años sobre los escenarios. Un recorrido que en cada trabajo, en cada concierto, afronta de forma más madura, más pausada, y en el que le acompañaron buena parte de los presentes, partícipes de temas como “Debajo del puente”, "Emociones escondidas", "Para escribir otro final" y “La huesuda”, que fueron los únicos temas de su último trabajo que incluyó en su setlist. Un público que llenaba la sala (horas antes de que comenzara el viaje "rotiano" se prevenía del sold out) y que llegaba con la lección y las letras aprendidas.

    En ese formato más íntimo no renuncia a la personalidad canalla adscrita, sin posibilidad de cambio, al rock de tradición latina. Sin los ornamentos musicales que quizás esperábamos para la presentación de su último trabajo, Ariel Rot reinventa su repertorio llevándolo a esa habitación en la que se sincera sobre el teclado (mucho más hecho ya a este instrumento que la última vez que pudimos verle) o se deja llevar por las melodías a 6 cuerdas. "Esta es chula cuando la toca con toda la banda", comentaban desde la primera fila tras la interpretación de "Baile de ilusiones". Rock y ramalazos de blues se estrellaban contra las paredes de la sala Wah Wah. Ariel Rot sigue aposentándose en el trono (compartido) del rock patrio con las mismas bases con las que comenzó: la entrega rock y esa mirada en ocasiones melancólica que en ocasiones desprenden sus temas.

    Tres partes definidas en el show: una primera parte enchufado a las guitarras eléctricas con "Felicidad", "Geishas en Madrid" o "Viridiana" (el tema que le pidió escribir Joaquín Sabina), un segundo capítulo sentado al piano en el que sonaron "Dos de corazones" o "Pólvora mojada" y la vuelta a las seis cuerdas, esta vez con guitarra acústica para acabar un set con "Manos expertas" o "Dulce condena". No cabe duda que Rot es un excelente guitarrista rock, y que cuando cambia de cómplice escénico y se sienta ante el teclado, ese virtuosismo tosco y genuino desaparece, aunque sin restarle intensidad a su propuesta musical.

    Público entregado hasta llegar a convertirse en los que pedían silencio entre el resto de asistentes y que coreaban todos y cada uno de los temas, ya estuvieran grabando con móviles o aprovechando para besar a su pareja. Daba igual: el repertorio que esta noche llegaba a la sala Wah Wah ocupaba más espacio emocional, y en ese lugar se encontró público y músico. Peticiones furtivas que no arrancaron acordes y anécdotas que el argentino iba hilando soliviantando, quizás, con su relato de las groupies, a más de una de las asistentes. Y algunas concesiones, como ese mash-up entre la intro del "I will survive", "Una casa con tres balcones" y "Salta": todo es posible. Incluso homenajear a Tata Cedrón, el tanguero, con ese "Eche 20 centavos en la ranura" que comenzaba con compases de tango bonaerense.

    El legado de Ariel Rot queda resguardado del paso del tiempo; son muchos los temas que pueden adaptarse a este formato menos eléctrico, más alejado a la leyenda del argentino, sin salir desairados. La aportación de Rot a la historia del rock (quizás menos latino y más made in Spain) es evidente, pero nos faltó ese poquito de leña, esas ganas de hacer que el público ardiera, y el toque de frontman convencido y sentenciador. Pero Rot sigue siendo Rot. Ya podrán pasar otros 40 años más que, más mayor, y con más miramientos, el argentino seguirá anclado en uno de los cortes que se incluyen en “La Huesuda”, ese “Nunca es tarde para el rock and roll” que se quedaría olvidado en el camerino. Ni para él, ni para los presentes. Nos quedamos con ese "Lo siento, Frank", que interpretó al inicio de esta noche de remember emocional y rock de raiz.
     Ariel Rot: "Lo siento, Frank" (Sala Wah Wah. Valencia 21-11-14)

     Ariel Rot en la sala Wah Wah de Valencia


    Ariel Rot en la sala Wah Wah de Valencia
     
     Ariel Rot en la sala Wah Wah de Valencia

     Ariel Rot en la sala Wah Wah de Valencia

     Ariel Rot en la sala Wah Wah de Valencia


     Ariel Rot en la sala Wah Wah de Valencia

    Setlist Ariel Rot:
    01. Debajo del puente
    02. Lo siento, Frank
    03. Baile de ilusiones
    04. Felicidad
    05. Geishas en Madrid
    06. Viridiana
    07. La Huesuda
    08. Los tipos duros no bailan
    09. Para escribir otro final
    10. Dos de corazones
    11. La mirada del adiós
    12. Emociones escondidas
    13. Una casa con tres balcones
    14. Pólvora mojada
    15. Bar Soledad
    16. Manos expertas
    17. Eche 20 centavos en la ranura
    18. Dulce condena
    19. Cenizas en el aire
    20. Milonga del marinero y el capitán  

    Próximos conciertos Ariel Rot: 
    29 Noviembre – La Laguna, Tenerife (Plaza de la Concepción)
    11 Diciembre – Valladolid (Teatro Zorrilla)
    12 Diciembre – Ávila 

    Más info:
    http://www.arielrot.com/rot.asp 
    http://www.wahwahclub.es/inicio

    1 comentario:

    1. Qué lástima que se les olvidó enchufar el amplificador... no se oía nada a 5 metros del escenario. Los que prepararon el sonido deben arder en el infierno al ritmo de David Bustamante por toda la eternidad.

      ResponderEliminar

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves