• Breves

    lunes, diciembre 08, 2014

    Luna y Panorama de los Insectos + Sara Ledesma - Sala Wah Wah. Valencia 06-12-14

    La pasada noche del sábado, una panda de valientes y fieles seguidores a Luna y Panorama de los insectos esquivaron la gelidez de la noche para adentrarse en el universo sonoro que la banda valenciana ha estado trabajando para sus nuevas canciones, que se recogerán el próximo año en su segundo trabajo. 

    El escenario de la Sala Wah Wah como templo de la ceremonia mágica que desveló el "nuevo sonido" de la banda valenciana era por segunda vez invadido por los insectos, y su público recibía una nueva mutación que se antojaba, a priori, arriesgada para los que siempre han disfrutado de su música desde la intimidad, desde el anonimato que otorga la oscuridad del patio de butacas, y desde el disfrute personal y solitario que confiere el ambiente de un teatro. 


    Abría la velada la castellonense Sara Ledesma, cantante de Lop Lop, que decide tras su regreso de tierras alemanas interpretar los temas de la banda en solitario y en formato acústico, en su proyecto como solista. Fue el contrapunto perfecto al "desconcierto emocional" que estaba por llegar, una ración de folk calmado y dosificado con elegancia antes de la tempestad sonora, que dejó patente la calidad artística de Sara en una actuación que de manera sorprendente contó con el respeto y silencio (salvo algunos incontinentes verbales) del respetable allí presente. 


    "Love Astronaut" sirvió para presentar y defender el discurso inicial de una canción que nace desnuda, y de paso, para mostrar cómo la artista siente la necesidad de seguir paseando esos primeros acordes, aquellos que nacieron en su habitación. 

    Un recorrido sincero, amable, dulce y emocionante fue el que nos brindó a través de cortes propios de la banda como "Travel In The night" (acompañado de ukelele), el rescate de un poema de Thomas Moore, y versiones como "All My Little Words" de The Magnetic Fields, "Synthetica" de Metric y "Landfill" de Daughter. Esta última cuenta con un año de vida, y fue grabada con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Su letra y melodía identifican y sonorizan situaciones que por desgracia siguen existiendo. Una antesala espléndida y repleta de mensajes optimistas como el de su corte "Control": "Si de verdad quieres hacer algo, solo tienes que intentarlo". 


    A continuación llegaría uno de los momentos más esperados de la temporada, comprobar de qué se trataba ese insólito giro, ese “nuevo sonido” anunciado por Luna y Panorama de los Insectos. Una transformación anunciada desde la composición, que, en este viaje, nace del ritmo de baterías, percusiones y bases electrónicas, y que incorpora también guitarras eléctricas a cargo del nuevo insecto Abra de Pares O Nones

    El efecto sorpresa estaba servido, un brutal descolocamiento que nos sedujo y nos condujo a recorrer la senda del atrevimiento, de la desinhibición, de la paranoia, y a entrar por la puerta grande en la noche de la luna llena, el aullido humano, la locura transitoria y la catarsis colectiva. 

    1, 2, 3... "Muchas gracias por haber venido, somos Luna y Panorama de los Insectos. Bienvenidos al viaje". La intensidad sonora nos hizo volar alto, muy alto; con los nuevos matices los temas ganan en textura y se convierten en una máquina de alto voltaje, en ese mazacote sónico que nos aventurábamos a presagiar, y que acabó convirtiéndose en una monumental catedral melódica.  

    Los arreglos de guitarra, junto a las programaciones de Abra, abrieron la veda eléctrica y sintética, y consiguieron el empaque necesario con el resto de la banda, consolidando la nueva meta. Un enfoque diferente para esos nuevos cortes que siguen la línea lírica de su primer trabajo pero que musicalmente toman "cierta" distancia, y nos aproximan a bandas como Standstill, en sus cortes post-rock, o Corcobado, en los temás más intensos y poéticos. 

    La batería de Fredy Plata potencia la armadura, ensancha la grandeza de la banda y percute emocionalmente, pura rabia que expulsa los demonios internos a base de golpetazos. Javi Vegas sigue mostrando su genialidad al piano y percusiones, un cerebro pensante y un mago del sonido que consigue encajar a la perfección todo el engranaje sonoro de Luna y Panorama de los Insectos

    Clara Carbonell (bajo y voces) y Carlos Luna (guitarra y voz) proyectaron todo su talento artístico en un permanente estado pletórico con una exultante e inquietante puesta en escena que hizo trascender al más allá en los momentos más mágicos y álgidos de la noche. El setlist también contó con algunos cortes antiguos como "Agua", "Toda la tristeza" y "La vida es más pequeña"

    El cierre lo puso su corte más celebrado y coreado, "Manos de mujer rota", con el que vivimos una comunión entre público y banda que dibujó un final apoteósico. Sus melodías intensas y letras delirantes saltaron a la locura instrumental que dominan para llegar a su máxima: "Perseguir la belleza, solo eso nos hará libres." 



    FOTOGRAFÍAS SARA LEDESMA









    FOTOGRAFÍAS LUNA Y PANORAMA DE LOS INSECTOS















    Texto: María Carbonell
    Fotografías: Susana Godoy

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves