• Breves

    miércoles, enero 28, 2015

    Entrevista a Freedonia: "A todo el mundo le gusta el soul, aunque no lo sepan"

    Una buena sección de vientos, unos teclados que marcan las zigzagueantes melodías y una sección rítmica carnal y viscosa, con las guitarras surgiendo del mismo corazón del ritmo. En definitiva, música para el alma. This is soul, amigos. Y como hay músicos que nunca pierden la conexión con la mejor música negra y siguen poniendo en práctica sus mandamientos esenciales con mimo, dedicación y trabajo, la escena sigue en plena efervescencia. En España también sabemos, aunque minoritariamente, que hay canciones que embellecen ese alma y la pegan aún más al cuerpo, que suda y se retuerce cada vez que el estímulo tiene la suficiente entidad. Una de las empresas entregadas a la causa, que anda estos meses presentando nuevo y extraordinario disco, se llama Freedonia, y tiene en su bajista Fran Panadero a un buen portavoz para confirmar todo lo aquí expuesto. Leámosle pues.

    Alquimia Sonora: Nuevo trabajo, idénticos presupuestos. ¿Qué diferencia a este ‘Dignity and freedom’ de los trabajos anteriores de la banda, quizá un sonido algo más orgánico?

    Fran Panadero: Como es natural hemos evolucionado como músicos, hemos escuchado más cosas, estamos en otro momento personal, tenemos más experiencia… Cada disco tiene su momento, y ‘Dignity and freedom’ refleja el momento en el que nos encontramos. Quizás en esta ocasión teníamos un poco más claro qué era lo que queríamos contar y estamos muy contentos del resultado.

    AS: ¿El título es un mensaje de orgullo y esperanza en el mundo deshumanizado que nos rodea, al que no escapa la música?

    F.P.: Así es, queríamos poner en valor conceptos como dignidad o libertad porque es lo que sentimos, de igual forma el mensaje es de coraje y de ánimo porque es el que nos damos a nosotros mismos. Creemos que a todos nos vienen bien.

    AS: La mezcla de sentimientos, de amores y desamores, con textos más sociales es algo que también empieza a caracterizaros con este álbum.

    F.P.: Es que en la vida cotidiana nada de esto está separado, más bien todo se mezcla, y es normal que se reflejen un poco todas las cosas que nos pasan.

    AS: Ser la banda de referencia del soul en nuestro país –hay más, pero más dispersas- y haber sido reconocida como tal con diversos premios puede conllevar una gran responsabilidad. ¿Os debéis a la causa?

    F.P.: Lo de “banda de referencia” es un halago pero nos suena un tanto raro. Actualmente hay un movimiento cultural alrededor de la música muy amplio e interesante, estamos muy contentos de poder aportar nuestro grano de arena en un sector que lucha contra viento y marea por superarse y mantener viva una escena musical de calidad, esa es nuestra responsabilidad como profesionales y tratamos de hacerlo lo mejor que podemos, mejorando como músicos y como proyecto cultural. Cuando esto es reconocido siempre es una alegría, hace ilusión y se agradece, pero sin más. Hay que seguir trabajando.

    AS: No debería ser así, pero uno de los comentarios más habituales entre los que empiezan a escucharos es el típico “¿son americanos, no?” No sé si la voz de Maika Sitté ayuda a esa impresión, pero la verdad es que es difícil a priori encajaros en la escena nacional.

    F.P.: Claro que la voz de Mayka refuerza esa sensación, Mayka es un torbellino y el resto de la banda trabajamos para que ella pueda sacar el máximo. Nosotros hacemos soul, un estilo de música de raíces africanas que tuvo su epicentro primero en Estados Unidos, después en el Reino Unido y posteriormente en infinidad de países. A partir del gospel, R&B, el soul o el blues vienen el funk, el rock and roll y nacen las bandas como Rolling Stones… Tratamos de ajustarnos a todos esos sonidos con la mayor fidelidad posible, y, si eso se refleja, para nosotros es muy importante. En cuanto a la escena nacional, en España tuvo su influencia importante, pero a pesar de estar siempre presente no ha sido muy difundida más allá de hits, ciertos artistas y bandas sonoras de películas. De esta manera mucha gente conoce de siempre temas como ‘Sitting on the dock of the bay’, con su silbidito característico, pero no tanta gente sabía o sabe quién era Marvin Gaye, o piensa que ‘Satisfaction’ es de los Rolling y no saben quién es Otis Redding. Afortunadamente todo eso está cambiando; cada vez hay más centros de formación de música moderna, más acceso a la información a través de internet, jam sessions, y, sobre todo, cada vez hay más bandas y sellos en España que hacen este tipo de música a un nivel magnífico. La pega, como suele ser habitual, es la falta de apoyos institucionales.

    AS: Esto no quiere decir que al escuchar vuestra música alguien se pueda sentir ajeno a otro tipo de sonidos, aunque el jazz, el funk y ciertos géneros les resulten mucho más cercanos.

    F.P.: Como decía, los temas están ahí, en ‘Único testigo’ escuchábamos cantarle a Harrison Ford el ‘Wonderful world’ de Sam Cooke a una casta, que luego no tanto, Kelly McGillis. Si no viste esa viste ‘Dirty dancing’ o yo que sé… A todo el mundo le gusta el soul, aunque a veces no lo sepan.

    AS: ¿Es la necesidad de evasión otra de las principales motivaciones para hacer música? ‘Shake your body’, entre otras, podría servir de ejemplo.

    F.P.: La música y el movimiento van ligados, todos sabemos que de vez en cuando hay que bailar y sacudirse la mala energía. En ese sentido los directos son especialmente eficaces, pero también funciona si lo pones a toda leche en el equipo del salón el domingo por la mañana. Siempre es un buen momento, y si es en vinilo con un equipo bueno ni te cuento. 

    AS: El catálogo es amplio. En el disco hay descargas rítmicas importantes pero también baladas que acaban explotando de algún modo, como ‘It’s gonna be fine’.

    F.P.: Los temas lentos, o medios tiempos, del soul son algo muy característico del estilo y a nosotros nos encantan, nadie está siempre “arriba”, y cuando estás un poco más “abajo” entran en juego otro tipo de sentimientos. La tristeza o el amor forman parte también de nuestras vidas y, como es natural, ponemos especial mimo a la hora de reflejarlos.

    AS: Y hasta temas de corte lounge, que podrían servir de banda sonora a alguna película de los 70, como el instrumental ‘The avenger’.

    F.P.: Siempre tratamos de incluir algún tema instrumental, tanto en el show como en los discos. En este sentido ‘The avenger’ tiene un toque “western-afro-samurai” que nos gusta mucho.

    AS: Apostáis por la autogestión y la grabación analógica, sin trucos ni añadidos de estudio. ¿La supervivencia en el negocio pasa por el “yo me lo guiso, yo me lo como”?

    F.P.: Es la única forma de trabajar que hemos encontrado. Al principio, cuando comienzas a enterarte de la cantidad de cosas que tienes que hacer, parece inabarcable, pero una vez te organizas vas aprendiendo de tus errores y el colectivo se “engrasa”, todo el mundo aporta lo mejor hasta el punto en el que ya no quieres que nadie lo haga por ti. Esto no quiere decir que otras opciones no sean válidas, solo que es la que mejor nos encaja a nosotros, ya que tenemos el control total del proyecto y luchamos por él.

    AS: Algo que pasa también por la edición en vinilo y la completa artesanía que se respira desde la producción impecable de Santi Martín.

    F.P.: Compartimos filosofía de trabajo y gustos tanto con Santi como el resto de la gente de Funkameba/Sweet Records. Hemos aprendido mucho con ellos, producen exactamente el tipo de sonido que buscamos con instrumentos antiguos, grabación en analógico con sesiones de banda, mezclas en “vivo”, edición en vinilo… Estamos muy contentos, realmente da gusto trabajar con alguien que entiende y comparte tus objetivos.

    AS: ¿Es difícil gestionar la logística de un grupo en el que tocan diez músicos?

    F.P.: Como decía, hasta que te ajustas es duro, son muchos gastos, horarios, personas a mover, equipo, hoteles… Al final todo el mundo pone de su parte y cada vez nos resulta más fácil.

    AS: Freedonia siempre ha tenido excelentes referencias en cuanto al directo, y todo apunta a que serán refrendadas en la gira que ya habéis puesto en marcha. Por cierto, os presentasteis en un festival a finales de año en Rabat. ¿Qué tal el público marroquí?

    F.P.: La experiencia fue magnífica, estamos muy interesados en la música africana y para nosotros viajar a África fue un gustazo. Estuvimos en contacto con bandas y gente de muchas partes del mundo. Después el directo fue una fiesta desde el principio, el público estuvo muy entregado y nos volvimos con muchas ganas de volver.

                

    Más info:
    http://www.freedoniasoul.com/
    https://es-es.facebook.com/FreedoniaSoul
    https://twitter.com/freedoniasoul
    https://soundcloud.com/freedonia-1/likes

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves