• Breves

    lunes, febrero 09, 2015

    Presentación de Fuzzy Chain con Los Wallas y Los Nastys en Planta Baja (Granada) 7/02/2015

    En una ciudad donde los proyectos nacen, se reproducen y algunos, desgraciadamente, mueren, como fue el caso de “Serpiente Negra” o “Asociación Metalmancho” el pasado año, los que han debido de pensar que algo grande se empieza a lo grande han sido Fuzzy Chain, nuevos agitadores de la escena musical granadina que traían a Los Wallas y Los Nastys a Planta Baja Granada para su fiesta presentación.

    A los responsables de este proyecto les preguntábamos sobre el mismo y nos contaban que: “Fuzzy Chain nace con el objetivo de dinamizar la escena independiente con propuestas underground de verdad, tanto de aquí como de allí: todos esos grupos que dejan España de
    lado en sus giras o que nadie apuesta por ellos porque son demasiado nuevos ya tienen una
    figura a la que abrazarse.

    Con epicentros en Granada y Madrid y con ondas transversales dirigidas hacia otras ciudades
    españolas, pretenden apostar por nuevos talentos y artistas consagrados de diversos estilo que van del garage al new soul pasando por la electrónica de culto, el pop más luminoso y la
    psicodelia más densa. Para empezar, ya hay fecha para la presentación de Fuzzy Chain, apunten: 7 de febrero de 2015 en la sala Planta Baja de Granada con post fiesta en Polaroid Club.

    Algo se mueve en Granada y tiene nombre y apellido: Fuzzy Chain. Esta productora de nuevo
    cuño ha elegido “la ciudad mágica” como centro de operaciones para sus planes y qué mejor
    que un fiestón de este calibre para presentarse en sociedad. Agárrense que vienen pogos.”

    Y con esta promesa, cumplida, el sábado nos hacían entrar en calor a pesar de que, en el exterior, el termómetro bajó de los -4º, primero con Los Wallas, un grupo que ya la lió en Granada en 2012 y que volvían sabiendo que el público iba a responder de la misma forma. Originales y multiestilo, llegaban con una amalgama de  garaje, surf, rock & roll, psicodelia y cumbia chicha (os recomiendo buscar cosas sobre este particular género si sois de los más bailongos de las salas) y que, por supuesto, volvieron a liarla.

    Un poco más tímidamente al principio, pero ganándose al público que iba llegando poco a poco hasta ocupar algo más de la mitad del aforo aproximadamente, Los Wallas se mostraron cercanos, simpáticos y con un sentido del humor muy peculiar que hacían más amenos los cambios y afinaciones entre temas. En el grupo escuchamos a  Juan Wallas  (compositor, guitarra y voz), Carlos Wallas (bajo y coros),  Luli Wallas (batería y coros) y Dani Wallas (guitarra solista y coros) y os recomendamos de verdad estar pendiente de su paso por las distintas ciudades para dedicar una noche a mover los huesos con ganas.


    Tras ellos, Los Nastys terminaron de montar “el pollo” con un garaje-punk-rock demoledor y mucha actitud en los escenarios, algo que cada vez apreciamos más y que se contagia al público como virus en el aire y hace que la gente termine bailando frenéticamente y sudando la camiseta en unos pogos descontrolados y divertidos a partes iguales, como debe ser en estos conciertos.

    Con varios trabajos en mercado, de los que, el más reciente es el EP “La isla de los cuadrados mágicos” y uno de los que mejores temas contiene su EP “Me lo encontré así”, además de la buena aceptación que el grupo ha tenido durante el pasado año (Rolling Stone los colocaba entre las veinte bandas revelación del año) llegaron para hacer bailar y se fueron con la satisfacción de haber cumplido sobradamente su objetivo. No les perdáis de vista porque desde que demostraron que “Madrid es un cementerio” estos chicos son imparables.


    Magnifica despedida con un cover de lujo, aquel “Me gusta ser una zorra” con el que Las Vulpes transgredían un panorama que aún no veía bien ciertas actitudes sobre los escenarios pero que a ellas les valió para ganarse un sitio en la movida ochentera en la que el punk tuvo grandes representantes nacionales y que a Los Nastys les sirvió para despedirse dejando muy alto el listón antes de que la gente se dispersara para seguir con la fiesta, esta vez en Polaroid Club y de la mano de Dj Rotavator.

    Enhorabuena a Fuzzy Chain por esta presentación de lujo y larga vida a un proyecto que, esperamos, traiga muy buena música a Granada.

    Crónica: María Villa
    Fotos: FOL Contreras 

    Todas las fotos en: WALLAS+NASTYS


    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves