• Breves

    domingo, febrero 22, 2015

    The Ships + Vicente Prats & Star Trip - Loco Club. Valencia 21-02-15

    The Ships + Vicente Prats & Star Trip - Loco Club. Valencia 21-02-15

    El verano siempre llega a Valencia antes de tiempo. Incluso en una noche fría, de esas que golpean con los últimos coletazos del invierno, se presiente el cambio inminente hacia esa primavera transitoria que desemboca en un estío que se antoja casi eterno. Podría ser el verano de tu vida, resumido y concentrado en un puñado de canciones luminosas como banda sonora de esos largos meses. Destellos que no se dejan encorsetar entre las cuatro paredes de una sala, que anticipan lo que está por llegar y que iluminan por sí solas hasta donde el sol no alcanza. 

    Se preveía una cálida noche el pasado sábado en el Loco Club, gracias a los directos de The Ships y Vicente Prats & Star Trip, y hemos de decir que las expectativas se cumplieron sobradamente. El valenciano Vicente Prats abría la velada acompañado de su banda Star Trip, para ofrecernos temas de su homónimo debut junto a otros que formarán parte de su próximo disco. 

    Un descubrimiento tardío para algunos, aunque no tanto como si pensamos en el tiempo en el que estuvieron archivadas sus canciones antes de ser editadas en formato físico. Cinco largos años pasaron desde su grabación hasta que el sello Pretty Olivia Records editara el disco en una corta tirada de 300 copias. Quizá hay canciones que necesitan el momento justo para salir a la luz, o la ocasión adecuada para golpearte con fuerza, pero lo cierto es que la noche del sábado representó una enorme sorpresa para los que apenas conocíamos el pop destelleante de Vicente Prats y la comunión sobre las tablas con su banda. 

    El pop, si se domina el género, siempre destila canciones perfectas, concentradas, adictivas y accesibles para cualquier oído mínimamente formado. Los sucedáneos solo aptos para el consumo de masas podrán llevar semejante etiqueta, pero jamás transmitirán la radiante felicidad ni la luminosidad, a veces teñida de claroscuros, de bandas como Nada Surf o The Posies. El power pop como modo de entender la vida y una forma de hacer música que perdura cuando otros estilos se han perdido en la maraña de los años. Vicente Prats recoge una herencia de décadas y factura la fórmula perfecta en castellano, acompañado de Rafa Navarro (voz, guitarra y coros), Álvaro Arciniega (bajo y coros) y David Osete (batería y coros). 

    Perfectas melodías vocales en su sencillez, en pildorazos como “Empieza el juego” o “Desaparezco”, que emergen luminosas entre capas y capas de guitarras y el centelleo de la percusión. Influencias del pasado que no acabas de atrapar del todo pero que están ahí, en temas como la melancólica “En tu Mundo” o “Encuentros”. La conjunción de sentimientos comunes, de mensajes claros y melodías que te atrapan en un universo que siempre ha estado ahí, acompañándote. 

    Lo de The Ships es otra cosa; una infinita locura, una vuelta de tuerca más que huye de lo preciosista y acude a la diversión, al sol, al eterno movimiento del que no puede evitar dejar de seguir el ritmo tímidamente y que acaba por dejarse llevar.
      
    Power pop, sí, de nuevo y una vez más, pero en un alarde de huir de lo poco que tiene de solemne este género para deleitarnos con acordes con ecos de los 60, donde las armonías vocales tienen menos protagonismo pero emerge con fuerza la voz de Dani Llamas, centro absoluto de unas canciones que concentran una esencia atemporal. 

    “The Summer of our Lives”, su disco de debut, también tuvo una lenta gestación, pero se presenta como una docena de temas con el mejor regusto clásico y un efecto clarísimo de inmediatez y frescura. La intención de Juan Ewan y Dani Llamas es clara; conjugar las influencias de míticas bandas con una apuesta por el presente y presentar un trabajo repleto de atmósferas de pop exquisito y radiante. El toque de desenfreno lo pone Paco Loco, con el que grabaron el disco y que acabó convirtiéndose en el tercer miembro de la banda. 
      
    “Vamos a tocar un poco de música” es una intención que el público celebra, y que se cumple a base de un concierto sin pausas y un crescendo y una explosión final difícil de prever en un principio. "Julia” marca el comienzo y a partir de ahí se sucede un continuo que no concede tregua a nadie y que cumple su objetivo a uno y otro lado. 

    “Camera Eye”, “Want”, “Station of Rock”, la figura de Dani Llamas emerge una y otra vez a lo largo del escenario, bien acompañado por el resto de la banda, que parece esperar los momentos finales para desatar todas las esencias. Pareciera como si la locura estuviera ahí, agazapada, esperando a que la del propio público se desbordara, hasta que, en “The Summer of our Lives” Paco Loco soltara todo el lastre y aporreara su teclado como si le fuera la vida en ello. En ese momento todo pasa a ser confuso y el divertimento más irracional se adueña del escenario. Vuelan cuerdas, hay músicos por el suelo e incluso guitarras que amenazan con saltar por los aires. El verano no ha hecho más que comenzar y algunas noches, en esta ciudad, dura eternamente.










     

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves