• Breves

    lunes, abril 13, 2015

    Adrian Levi - dELUXE Pop Club Valencia - 10/04/2015.


    "My Hidden Pockets" sonó al completo sobre el escenario del club valenciano en el segundo concierto de su álbum de debut ofrecido por el cantautor Adrian Levi acompañado de una banda de lujo reunida para la ocasión.

    Noche esperada la del pasado viernes debido a la actuación programada en el club de la calle Poeta Mas y Ros. Tras una breve presentación en la galería de arte Mr. Pink el pasado 28 de marzo, Adrian Levi reunía de nuevo a los músicos que le arroparon en aquella ocasión, Carlos Soler Otte (Damien Lott), Manolo Tarancón (Reno) y José Rodríguez (Ambros Chapel) que se hicieron cargo de guitarras y batería para ofrecer una actuación más extensa de su aclamado primer álbum "My Hidden Pockets".


    La fórmula, dentro de su sencillez, auguraba un noche perfecta: un solista que atraviesa por su mejor momento compositivo, un repertorio de grandes canciones, de esas cuya escucha no puede dejar indiferente, ya sea por la efectiva melancolía que destilan o por su irresistible atractivo melódico, e interpretadas por algunos de los músicos más veteranos y solventes de la escena local. Blanco y en botella.

    La abigarrada programación musical de la ciudad podía dificultar el llenar el aforo de la sala puesto que ese mismo fin de semana, y en apenas un centenar de metros a la redonda, nos podíamos encontrar el directo de gente de la talla de Nudozurdo o de los reaparecidos Dover. No fue ése el caso. Desde su presentación en bandcamp el pasado mes de enero, "My Hidden Pockets" ha sido un secreto que ha ido circulando de boca en boca, como ocurre con las mejores películas, los mejores libros y, claro, los mejores discos, de tal manera que eran muchos los que estaban deseosos de escuchar a pie de escenario los nueve temas que completan el Lp.

     
    El hecho de que "My Hidden Pockets" es un proyecto que transciende lo meramente musical para involucrarse en el activismo social, tal y como explicábamos en la reseña del mismo, también es responsable en cierta medida del éxito de la convocatoria. También lo ha sido sin duda, lo acertado de la elección del tema escogido como single y que se convirtió en presentación del álbum: "Make me smile", canción redonda cuyo vídeo rodado por el realizador valenciano Miguel Angel Mengó se estrenó hace poco más de un mes y que rivaliza con "Dead kisses" por el puesto de honor en el disco.

    Caras conocidas y luciendo sonrisa de satisfacción rodeaban el escenario cuando á poco más de las once, Jordi abrió el set hablando sobre lo que significaba "My Hidden Pockets" más allá de lo musical (parte de la recaudación se donó a la ONG Orígenes, que combate el abandono escolar en Senegal). Después empezó con "Draw the line", tema que abre el disco y que da medida de la capacidad de intensidad emocional que encierra éste. Siguieron las dos canciones que todo el mundo estaba deseando oír, "Dead kisses" y "Make me smile". La primera, single oficial del álbum y una esplendorosa canción de menos de tres minutos que brilla con luz propia y contagia alegría a escalas inmensas. "Make me smile", tema lento e intenso, es otro de los grandes hallazgos que encierra el disco.


    compañado de Carlos Soler, Manolo Tarancón y Jesús Rodríguez, Jordi fue desvelando un repertorio sin sorpresas, que no era otro que el que encierra el disco. Poco se puede decir del concierto que el lector no haya experimentado en otros conciertos y que es lo que nos hace convertirnos en habituales de la música en directo, en fieles apretujados al pie de un escenario, algo que, en esencia, repetimos miles de veces pero que siempre experimentamos como único.

    Desde la solemnidad y compromiso que destilan "President", "Your Shame" y "Sarajevo", (canciones que el músico introdujo con una breve presentación acerca de su historia y tema), hasta la intimidad plácida y atmosférica de "So sorry", "Winter Ashes" y "Love is", los temas revivieron en directo con la dignidad con la que figuran en el álbum pero dotados de mayor sentimiento aún si cabe en ese momento mágico que es cuando se materializan sobre un escenario en presencia de sus oyentes.


    Tanto José como Manolo componían una excelente base rítmica a base de caja, charles y platillo el úno, y una acústica el ótro (muchos años ya y muchas tablas encima ambos). Con la precisión de un metrónomo pero el sentimiento de un corazón que bombea el ritmo, que insufla latidos a las canciones, su actuación fue perfecta durante toda la noche, dotando de un magnífico colchón a los temas más instropectivos y con fiereza en los que transitan vías más épicas.

    Jordi hizo gala de los dotes que apunta en su grabación: excelente gusto para las melodías, tanto principales como arreglos, capacidad para crear unas letras que no se limitan a acompañar a la canción sino que son parte consustancial de la misma, como alma y cuerpo; y su magnífica interpretación vocal, que si en directo no se disfruta con los bellos matices del disco, en directo emociona por la sinceridad con la que gime más que canta sus canciones.


    Carlos Soler se llevó una de las partes más bonitas del concierto. Encargado de suplir con su guitarra las distintas que suenan en el álbum, además de teclados, fraseos de órgano o arreglos de cuerda, la solvencia con la que Carlos recreó sólo con su guitarra ese rico universo que contiene el disco está al alcance pocos. Solos de guitarra intensos, bien lindando con la distorsión más chirriante como con pequeñas notas que constituyen por si solas todo un universo sonoro, Carlos nos llevo anímicamente en un viaje arriba y abajo a lo largo del mástil de su guitarra, haciendo que por momentos nuestros oídos callesen hipnotizados por la melodía como o en otros que una congoja ígnea ascendiese por nuestras gargantas.


    El concierto finalizó con dos temas interpretados en solitario por Adrian Levi, con acústica uno y teclados el siguiente, el primero de ellos rescatado del álbum de Crow Jane. Después subió la banda y para alegría de todos interpretaron de nuevo "Dead Kisses" con palmas por parte del público y un montón de sonrisas cosechadas en la cara de los asistentes que no veía desde que Luís, el magnífico anfitrión del club, reparte sus rondas de chuches.

    Adrian Levi tiene confirmadas varias fechas más en breve. Como decíamos en la anterior reseña sobre el disco, le deseamos muchas más y que una gran obra como es "Mi Hidden Pockets" tenga las escuchas que un disco así merece.



    MAS INFO:

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves