• Breves

    viernes, abril 10, 2015

    Nueva gira española de Josh Rouse


    El último videoclip de Josh Rouse, más que cristalino, resulta hasta diáfano: un presentador, con cara de haber salido de un show de música de los años 60, presenta a Josh Rouse. Éste, iluminado por un foco, está ya plantado en el escenario y toca a solas, con cierta cara de incomprensión de la situación, de no saber por qué todos lo aplauden, mientras la cámara gira en slider, en grúa, de arriba a abajo, de izquierda a derecha, rodeándole.

    A ese punto hemos llegado en la carrera de Rouse. Americano, aunque mucho tiempo asimilado en tierras valencianas (de hecho, una vez estuve con él tomando un café en el Carmen, sin que mediáramos ni una palabra, rodeados de tres o cuatro personas, y con idéntica cara de estupefacción, más la mía que la suya), Rouse, tras ganar el Goya, está en su mayor momento de popularidad en tierras españolas. Y, para demostrarlo, aquí tenemos su nueva gira: Barcelona (Music Hall), Madrid (Copérnico) y Valencia (Wah Wah), todo en tres días seguidos (16, 17 y 18 de abril), y posteriormente, nada más entrar mayo, Zaragoza (Las Armas) y Donostia (Doka), todos ellos patrocinados por el Budweiser Live Circuit, a un precio todos de 15 euros la entrada anticipada (si pagas 20 te llevas su nuevo cd, The Embers Of Time, al que ahora mismo voy) y 18 la entrada en taquilla.

    Y es que Josh Rouse vive un momento feliz, no sólo por el interés de un nuevo público hacia su música a raíz de esa intervención en aquella película horrenda y de estética feísima llamada La gran familia española (en la que lo único salvable, precisamente, era la banda sonora), sino porque el Rouse más viajero ahora, en The Embers Of Time, lanzado por Grabaciones en el mar, parece algo más tranquilo. Sus preocupaciones ahora se han ido hacia el tiempo, pero transformando todo el disco en una gozosa y lúdica, nunca chirriante ni infantilizada, celebración de una especie de carpe diem, loa de la supervivencia a los recuerdos tristes. Él mismo lo dice en su primer single (una de las mejores canciones de su carrera): hay días que son de oro. No nos perdamos, entonces, esas cinco noches doradas que está a punto de ofrecernos.

    Más info:

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves