• Breves

    sábado, junio 13, 2015

    Sáez – Deluxe Pop Club. Valencia 12-06-15

    El universo de Sáez cobra vida a través de la banda sonora de sus líneas 

    El recorrido de Javier Sáez sobre el escenario no es pronunciado ni recurrente. Se nota en ese nerviosismo previo que desprende antes de comenzar. A sus espaldas, pequeños showcases en espacios reducidos en los que la intimidad se convertía en la cómplice entre público, artista y obra. Se estrenaba sobre el escenario del Deluxe Pop Club de Valencia con su propio proyecto, su alter ego plagado de “yo” que no busca ser otro más que él: Sáez, con su propio apellido. La desnudez de su propuesta, minimalista y sencilla en esencia, y la complejidad que puede acabar adquiriendo. Estreno ante un público que no se lo encontraba por casualidad, sino que iba a verle conscientemente. Estreno como protagonista absoluto y no abriendo para otro. Si no hubiera nervios, tampoco se habría creado esa atmósfera tan propicia para dejarse llevar por el aire huracanado de sus temas. 

    Aunque Sáez controla a la perfección los tempos lentos, los interludios de cadencia ralentizada, donde cobra color, donde todo se torna tormenta es cuando hace despegar sus temas. Cuando los empuja y les aplica toda la fuerza que sus escuderos, Marcelo Trías (batería), Guillermo Sanz (guitarra) y Carlos Soler Otte (bajo) defienden. Pero tras las canciones de un cantautor al uso se esconde un componente que puede pasar desapercibido, y es la concepción musical que esconden muchos de sus temas. Cojamos un corte como “Adiós”. Quitémosle la letra. Lancémoslo al vacío. Y la historia saldrá sola. Ese toque de banda sonora, de score continuo en la película de ese “Caminar conmigo” es el que se presentaba en directo. 

    Un disco que, como explicó él mismo, ha tenido un largo recorrido creativo y que se encuentra en fase de mezcla. Un trabajo que hará mucho ruido sin necesidad de evidenciar lo evidente y que en el directo, en ese formato acústico (un semi-acústico, podríamos decir, por momentos), cobra un halo de compenetración con los asistentes. Bien es cierto que buena parte de los presentes eran amigos, compañeros músicos (algo que siempre nos alegra y pocas veces podemos ver) e incondicionales entregados desde que ese interludio instrumental, “Fuego”, comenzaba a sonar. 

    “Adiós”, “Elixir”, “Duerme”, “Pronto”... los temas que conforman “Camina conmigo” iban sucediéndose consiguiendo crear el clima perfecto para que los asistentes fueran adentrándose en ese universo por momentos standstiliano y por momentos sacado de algún film de David Lynch. Queda clara (como posteriormente corroboraría el propio Sáez) la influencia que Standstill ha dejado en el cantautor. No tanto en los temas o en esa innovación siempre presente en los catalanes, sino por la forma de suministrar cada fragmento de cada canción. Un universo que también debe mucho a la banda que le acompañaba sobre el escenario. Y es que la propuesta de Sáez en solitario se quedaría coja en escena; es arropado por banda cuando consigue elevarse.

    Despidiendo a la banda, Sáez se queda solo. Solo en el ruedo y con dos tareas: la de acertar con el cover y la de acertar con el adiós del concierto. Dos elecciones, dos aciertos. La primera, versión de “Cuando ella toca el piano” de Standstill. No hizo falta escuchar que siempre ha sido seguidor de la banda catalana porque hay algo de esas lecciones aprendidas en casa a base de acorde y admiración que subyace en cada uno de sus temas. Complicado arriesgarse con la canción y no sucumbir a ese “Wicked game” que aparecía en su setlist sobre el escenario y que cambió a última hora. Complicado llegar a las cotas de emoción que Enric Montefusco consigue siempre. Pero es innegable que llevarla a su terreno acabó seduciendo a amigos, familiares, seguidores y neófitos. “Falta una”, anunciaba. Y esa no podía ser otra que “Traje marrón”, y no podría ser otra la que acabara con los presentes de pie aplaudiendo y dejándonos oir las impresiones que se llevaban. Desde la sinceridad del escenario a la sinceridad con la que los presentes le demostraban ese respeto. Y el respeto, no se gana a base de efectismos vacíos, sino con la verdad entre acordes, como se lo ganó Sáez.

    En esta ocasión nos quedamos con dos de los temas de la noche. El primero, uno propio, “Duerme”. Y el segundo ese regalo que Sáez ofreció a los asistentes, su personal homenaje a una de las bandas que, como hemos comentado anteriormente, le han influenciado desde la lírica a la composición, Standstill: “Cuando ella toca el piano”. Dos pinceladas del directo que se gasta, ya sea en semi-acústico con banda, ya sea en solitario con su guitarra, Sáez. 


     
    Sáez: “Duerme” (Deluxe Pop Club. Valencia 12-06-15) 


     
    Sáez: “Cuando ella toca el piano” (Deluxe Pop Club. Valencia 12-06-15) 

     Sáez en el Deluxe Pop Club: Marcelo Trías (batería)

     Sáez en el Deluxe Pop Club: Guillermo Sanz (guitarra, voz)

     Sáez en el Deluxe Pop Club

     Sáez en el Deluxe Pop Club: Carlos Soler Otte (bajo, voz)

     Sáez en el Deluxe Pop Club

     Sáez en el Deluxe Pop Club

    Más info: 
    https://www.facebook.com/pages/S%C3%A1ez/385194594854485?sk=timelinehttps://www.facebook.com/dELUXEpopclub 

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves