• Breves

    martes, agosto 18, 2015

    La Luz – “Weirdo Shrine” (Hardly Art, 2015)

    El segundo largo del cuarteto indaga en las harmonías vocales aplicadas a la instrumentalización surf

    Hace ya unos añitos que os presentábamos a La Luz, un inusual cuarteto de Seattle formado íntegramente por mujeres y que se lanzaba sin red a las playas del surf sonoro. Aquella primera toma de contacto llegaba con “Dump Face” (EP que podéis recordar aquí mismo). 3 años después, con un un segundo EP (“Brainwash”) y un primer largo, “It’s alive”, nos llega esta segunda referencia con “Weirdo Shrine”. Un trabajo en el que La Luz llega con la misma intensidad que en anteriores trabajos y que nos deja algún que otro interesante escarceo del surf con la tesitura tan Au Revoir Simone en la que se manejan. 

    Shana Cleveland (guitarra), Alice Sandahl (teclado), Marian Li Pino (batería) y la incorporación de Lena Simon (bajo) tras la salida de la banda de Abbey Blackwell, vuelven con un segundo largo, esta vez influenciadas por el legado de Charles Burns y de ese “Black Hole” ambientado en Seattle. Desde allí, y aunque precisamente no sea el foco de la música surf, La Luz vuelven a apostar por esa regresión a los ’70, tanto conceptual por esa referencia literaria y gráfica, como sonora a través de los 11 cortes de “Weirdo Shrine”

    Un trabajo que gana en complejidad compositiva y en el camino que sus letras recorren. “Sleep till they die” es el tema que abre este catálogo de modismos surf llevados al lado más “artie” de La Luz. Si hay algo que vuelve a unir los temas de este disco son los puentes instrumentales en los que cada una de las músicas la emprende con su instrumento. Han crecido, y de eso no cabe duda. Más compactas y dejando más aire para esos fuzz y distorsiones a la guitarra de una Cleveland que destaca. No en vano Shana Cleveland mantiene también su proyecto en solitario, Shana Cleveland and the Sandcastles

    “With Davey” y ese inicio en el que Marian Li Pino delimita los bordes fronterizos que separan las bandas sonoras de los filmes de Tarantino, la querencia más amable de la música surf y el rock árido y desterrado. Pero como no podría ser de otro modo, la percusión se deja notar en aquellos temas más frenéticos, como ese “Hey Papi” instrumental y de tradición rock. Si hay algo que se suele decir de esta formación es que es en sus directos donde cobran realmente vida, y donde desde luego temas como este, el más corto de duración del disco, despliegan todo su poderío. Eso sí, sin olvidarse de esas armonías constantes con las que acaba. 

    Y si hablábamos de la importancia de cada uno de los instrumentos en este trabajo, de forma aislada en los puentes musicales o en comunión con el resto, “I wanna be alone (with you)” se abre con ese riff de bajo de Lena Simon. “Black hole, weirdo shrine”, el corte que da cuenta de la relación de este trabajo con la obra de Charles Burns, ahonda en lo que encontramos en todo el trabajo: surf-rock que nada tiene que ver con la amabilidad de las playas, los días soleados y la fiesta troglodita y que guarda cierto cariz fantasmagórico en las voces de estas chicas. 

    En “Weirdo Shrine” también hay espacio para los tempos más lentos. “I can’t speak”, por ejemplo, combina la balada con los doo-woop y esa guitarra que se antoja lejana pero que vuelve a delimitar el espacio de La Luz. Una “luz” en watios negativos que llega con “I’ll be true”, esa balada en la que las voces bajan su tonalidad y las progresiones, tanto a la guitarra como al teclado, se tornan grises y oscuras. Ese “…No one else treats me like you do…” se aleja de cualquier declaración de amor al uso para adentrarnos en las cuevas poco iluminadas que La Luz suelen frecuentar. El trabajo se va cerrando con “Oranges”, que se suma al carro de los temas instrumentales y ese “True love knows”, también de tempo pausado. 

    Un trabajo notable en el que queda patente la evolución estilística de La Luz y la arriesgada apuesta de mezclar un surf-rock nada comedido y la colorimetría vocal de la formación. Nos quedaremos con el primer videoclip de este segundo trabajo, “Black hole, weirdo shrine”, y esperaremos que quizás se añada alguna fecha más a los próximos conciertos de La Luz en nuestro país. El próximo 9 de octubre estarán en La 2 de Barcelona, el 10-11 del mismo mes en el Villa Manuela de Madrid y el 13 de octubre pasarán por el Kafe Antzokia de Bilbao.

       
    La Luz: “Black hole, weirdo shrine” (Dir. Megan Tryon, 2015)

    Tracklist “Weirdo Shrine”: 
    01. Sleep Till they die 
    02. You disappear 
    03. With Davey 
    04. Don’t wanna be anywhere 
    05. I can’t speak 
    06. Hey Papi 
    07. I wanna be alone (with you) 
    08. I’ll be true 
    09. Black hole, weirdo shrine 
    10. Oranges 
    11. True love knows 

    Próximos conciertos La Luz en España:
    09 Octubre – Barcelona (La2)
    10 – 11 Octubre – Madrid (Villa Manuela 2015)
    13 Octubre – Bilbao (Kafe Antzokia)

    Más info: 
    http://www.laluzband.tumblr.com/

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves