• Breves

    domingo, octubre 25, 2015

    Carmen Boza deleita a sus Fans en un abarrotado Ocho y Medio

    Carmen Boza ha logrado abrirse un hueco en el circuito nacional gracias a su disco La Mansión de los Espejos, así que cuando esta compositora gaditana anunció que iba a pasar por el Ocho y Medio en su 25 Aniversario, sabíamos que teníamos que estar ahí.



    En su disco predominan canciones de pop-rock muy sutiles tocadas mayormente con guitarras acústicas. No sabíamos qué esperar del directo para una sala como el Ocho y Medio, si se mantendría este formato o se modificaría de cara al concierto. Un jueves por la noche en la Ocho y Medio buscábamos algo más dinámico que un concierto en acústico para que nos ayudase a vencer el cansancio de la semana… y tuvimos un poco de todo.

    A lo largo de la hora y media que duró el concierto, pudimos disfrutar de prácticamente todas las canciones de su disco pero muchas de ellas interpretadas de forma distinta para el directo. Carmen estuvo acompañada por unos músicos magníficos que aportaron frescura a los temas con unos arreglos que en ocasiones eran muy sutiles pero que a veces llegaron a tener casi tanto protagonismo como la propia cantante. 
    Comenzó el concierto con La Mansión de los Espejos y ya desde el primer momento pudimos comprobar cómo la voz de Carmen unida al acompañamiento del resto de músicos daba un excelente resultado. A continuación llegó Me Parezco con la que pudimos conectar por primera vez con la faceta más intimista de la cantante que nos supo guiar perfectamente por la canción gracias a la expresividad de su voz. Pese a que el guitarrista que la acompañaba, apenas tuvo protagonismo en la canción, supo hacernos vibrar con cada nota que tocaba. A lo largo del concierto habría muchos más momentos de esta índole y aunque siempre fueron correctos, algunos de ellos pudieron llegar a aburrir a los que menos conociesen las canciones. 

    Nos llamó mucho la atención la reinterpretación de su tema El Desconocido ya que el batería tocando los timbales con mazas y las dos guitarras sonando con moderada fuerza, contribuyeron a otorgar una épica a este tema que la versión de estudio pedía a gritos. Esta combinación nos dejó sin habla hasta que terminó la canción y la sala entera estallamos en aplausos. Y no es para menos. Además la propia Carmen la había defendido muy bien vocalmente  usando un registro vocal un poco distinto al que nos tiene acostumbrados en el resto de su repertorio. 

    A continuación, la cantante paró para contarnos la historia de su siguiente canción. Una canción que escribió  cuando se mudó a Madrid y echaba de menos a sus amigos en su tierra. Una sensación que todos los que hemos sido adoptados por esta ciudad sentimos en su momento. Esta era la historia tras Nana Noir, uno de los mejores momentos del concierto. Fuimos arrastrados sin remedio por todos los músicos a la historia de esta canción pero además, los juegos de luces de la sala, contribuyeron a crear una atmósfera muy especial. No sería la última vez que la cantante hablase con el público entre canciones y aunque Boza pudo resultar tímida en ocasiones mientras hablaba, lo compensaba con creces en cuanto empezaba a tocar y a cantar. 
    Y por supuesto que compensó con su siguiente canción: La esperada Culpa y Castigo. Este tema fue alargado de forma que todos pudiésemos corear el estribillo más veces, algo que fue agradecido por el público que respondió con gusto a este cambio aunque perdiese el juego de voces tan característico del final del tema en su versión de estudio. Hacia el final del concierto, la cantante se lanzó a tocar una versión. Ni más ni menos que This Mess We’re In de PJ Harvey que en su versión de estudio está cantada junto a Thom Yorke de Radiohead ( https://www.youtube.com/watch?v=BTrGowDPjBk). Pese a que el listón no podía estar más alto, la banda salió al paso con nota enlazándola además, con Las Fieras. Esta unión no fue casual ya que ambas canciones coinciden tanto en musicalidad como en sensualidad. Gracias a esto, pudimos ver sobre el escenario la faceta más visceral de la cantante. Pero ahí no acabaron las sorpresas: En la parte final del tema, salió al escenario el rapero Rayden y se marcó unos versos. Sin embargo, fue difícil entender sus palabras sobre el resto de los músicos, algo esencial para el rap, y que desvirtuó un poco la colaboración. Y fue una pena, porque la idea es muy buena.  Antes del bis no faltaron sus conocidos temas Las Señales y Mi Do Menor que encantaron tanto a fans como a no tan fans. 
    La cantante volvió sola al escenario y armada con su guitarra acústica, nos hizo disfrutar de otra de sus baladas: Sin Salida. Al final de la canción se unieron el resto de músicos logrando un cambio de intensidad ausente en la versión de estudio y que sirvió para ponerle la guinda que le faltaba a esta canción. Tras esto, subió la intensidad del concierto gracias a su tema Octubre. Esta canción fue la más aplaudida, cantada y disfrutada de todo el concierto, algo curioso, si tenemos en cuenta que no es de las canciones más promocionadas del disco. Esto demuestra que a veces con una canción honesta cala más entre el público que una buena promoción. Esta canción hubiese sido el final de la actuación pero este concierto era especial. En él se iba a grabar el videoclip en directo de la canción Fin que ya había sido tocada antes. Sin embargo, se puso fin al concierto repitiendo esta canción otra vez para grabar el videoclip y esta vez se vivió con mucha más fuerza que la anterior.

    En general fue un buen concierto, la banda se integra con Boza a la perfección y han sabido adaptar la mayoría de los temas al directo de una forma fantástica tanto en las canciones más intensas como en las baladas más íntimas. Sin embargo, hubo ciertos momentos en los que el ritmo del concierto pudo volverse un poco más pausado de la cuenta especialmente para los que no conociesen las canciones de antemano. Aunque Boza ya nos ha conquistado en las pequeñas distancias con conciertos más acústicos en salas pequeñas, es posible que todavía necesite un poco más de rodaje en salas grandes. Sin embargo, con los grandísimos músicos que tiene por compañeros y con PJ Harvey como referente no dudamos que tarde o temprano Carmen Boza acabará conquistando todo lo que se le ponga por delante.

    Redacción: Carlos Castaño Rodriguez

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves