• Breves

    lunes, octubre 26, 2015

    La Bien Querida llena Polaroid Club (Granada) en un acústico impecable 24/10/2015


    Como los grandes delitos, o los más pasionales, con “Premeditación, Nocturnidad y Alevosía”, llegaba Ana Fernández-Villaverde, más conocida por todos como La Bien Querida desde que en 2007 decidiera meterse de lleno en el mundo de la música. Lo hacía acompañada de su inseparable David Rodríguez, en formato acústico y en una sala pequeña, Polaroid Club, donde se apretó un público que llenó la sala.

    Ataviada con un largo vestido vintage color blanco que le da una apariencia más dulce si cabe y muy acorde con el tono de las canciones de su último disco, esta artista que siempre se ha mostrado peculiar en sus elecciones a la hora de vestirse sorprende ahora imprimiendo ese toque de romanticismo ad-lib a su puesta en escena.

    Una puesta de largo (aunque en su caso siempre es así) para un disco que nos ha llegado en pequeñas dosis, diseccionado en “Premeditación” (2014), “Nocturnidad” (2015) y la “Alevosía” (Elephant Record) que viene a cerrar esta trilogía llena de títulos que son la puerta de entrada a temas llenos de amores difíciles, de cuervos que sacan ojos y águilas que arrancan el corazón. Amores complejos a los que enfrentarse con letras igualmente complejas y sentimientos a flor de piel.

    Haciendo morir de amor a un público entregado desde los primeros temas, y con una gran dosis de empatía con los que habían ido hasta la sala para cantar con ella los temas más conocidos, no sólo de la mencionada trilogía, sino también de sus anteriores trabajos.

    Y por supuesto, como era previsible visitando La Bien Querida Granada, no fueron sólo temas propios sino que también tenían que caer algunos temas más “planetarios” acompañada, como no, de J. (Planetas) con quien, obviamente también, cantó dos temas de “Una ópera egipcia”, “La veleta” y “No sé cómo te atreves”, tema, este último que formó parte de unos segundos bises pedidos con mucho entusiasmo por los asistentes.



    Estaba claro que con un público que se sabía casi todas las letras (al menos las más conocidas) y que no dudó en acompañarla coreando todo el concierto la noche tenía que ser un éxito para una artista que no pudo sentirse más que así, bien querida, entre un público que lo dio todo a pesar del calor de la sala, o quizás precisamente gracias a ese calor humano que arropó, en algunos momentos incluso de más, a una esperadísima Bien Querida, que venía esta vez de manos de Polarid Management, a la que Granada le dejó claro que aquí tiene también se la quiere. 

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves