• Breves

    domingo, noviembre 08, 2015

    EGON SODA. Presentación de Dadnos precipicios en Madrid y Valencia. 05 y 06/11/2015.

    Ricky Falkner, Charlie Bautista, Xavier Molero, Ferrán Pontón, Pablo Garrido y Ricky Lavado son a parte de un grupo de amigos de toda la vida que eso se nota y nos encanta, los autores de “Dadnos precipicios” y hemos tenido la suerte de acudir a los conciertos de presentación de este nuevo trabajo que tanto se ha hecho esperar pero que nos está ya conquistando empezando por Madrid y Valencia.

    El primer concierto que daba a conocer este disco tenía lugar en un escenario mágico el Teatro Lara de Madrid dentro del ciclo de conciertos de Son Estrella Galicia y con el sexteto catalán emocionado y nervioso anunciando que era un momento muy especial para ellos la primera vez que presentaban este nuevo disco rodeado de amigos y con ganas de ver la reacción de su público. Pedían perdón por las imperfecciones que un estreno podía tener sin ser conscientes de que ni el pequeño constipado de Ricky Falkner ni la barrera de estar ante un público tranquilamente sentado en un “solemne” teatro restarían importancia ante la calidad de las letras que Ferrán Pontón ha creado para esta obra  ni a la calidad interpretativa de la banda y de su líder Ricky Falkner. Y así empezó un concierto  del mismo modo que lo hace su disco con El cielo es una costra  siguiendo con "La recuperación" y "Cáliban & Co". También nos regalaron temas de su trabajo anterior, El hombre, el enfado y la respuesta (2012), "Vals de Pequeña Máquina", "Papel pintado", "suite #7"," Lorem ipsum". Siguieron otros temas como" Escápula" que fue uno de los momentos más emotivos y delicados de la noche o" Escuela libre de enseñanza".

    “Roble inverso” fue presentada por Ricky entre otras muchas como una de sus favoritas de este nuevo trabajo aunque desde aquí creemos que debe ser muy difícil elegir favoritas en un disco que ha quedado tan perfecto y elegante. 

    Una sorpresa nos esperaba en el bis, les habíamos visto entre el público y estábamos deseando y esperando verles subir a compartir escenario con sus amigos y así fue, Marti Perarnau de  Mucho y Gonçal Planas de Mi Capitán  compartieron “Reunión de pastores, ovejas muertas” con la banda derrochando energía y haciendo al público olvidarse de sus asientos para transformar el teatro en una sala de conciertos.  “Nueva Internacional” y ese" haz lo que te pidan, no lo que te digan" sirvieron para cerrar una noche que resultó ser mágica. 

    Fuimos muchos los que nos acercamos a disfrutar de esta reunión, incluso más de una cara conocida fue descubierta entre el público saboreando la belleza de este disco como Ángel Stanich, Quique González o Víctor L. Pescador.

    24 horas después, Egon Soda llegaban a Valencia para ofrecer su segundo concierto de presentación de “Dadnos Precipicios”. Con un setlist similar al de su bolo en Madrid, los seis músicos desbordaban el escenario del Loco Club a base de canciones rotundas e incontestables; sin fisuras, sin los nervios palpables de todas las primeras veces. La genialidad de las individualidades da lugar a una fantástica suma en la que el conjunto suena a ese grupo que necesitaba la música de este país. No es que Egon Soda sean los salvadores del “indie” patrio, pero lo dignifican de un modo que se antojaba altamente necesario después de tanto grupo clónico y descafeinado. Letras que transmiten mensajes elaborados de gran calado literario, en un universo masculino que merece la pena desentrañar e incluso hacer propio en algunos momentos, más un envoltorio instrumental que recoge (además del gran nivel como músicos) una variedad de influencias y reivindicaciones notoria.

    Ricky Falkner, Ferrán Pontón, Xavi Molero, Pablo Garrido, Charlie Bautista y Ricky Lavado llevaron la calidez a las primeras filas, empezando con “El Cielo es una costra”, que  abría el catálogo de la exquisitez y destapaba los coreos del respetable, que demostraba con temas como “La Recuperación” que los estribillos ya han calado lo suficiente para lo reciente del estreno de “Dadnos Precipicios”. Los acordes demasiado anticipados de “Vals de Pequeña Mecánica” (que después sonó justo cuando tocaba) dieron testimonio de la gran acogida de los temas de “El Hambre, el Enfado y la Respuesta”, cuya selección fue más que acertada. Las guitarras de la intro de “Suite #7”, la locura instrumental del desenlace y la densa calma del final resumen de manera encomiable todo el universo Egon Soda en casi siete minutos de máxima felicidad.

    De todos los colaboradores del disco, fue Gonçal Planas quien acompañó a los barceloneses en “Reunión de Pastores, Ovejas Muertas” en la recta final del concierto, dando el punto de locura a la noche y contrarrestando los momentos más delicados como “Escápula” o “Calibán & Co.”. Solamente faltó ese final esperado por los incondicionales (sin bis, sin teatro) y ya mítico de “Lear”, una de esas canciones que los hace grandes. Tomó su puesto “Nueva Internacional”, demostrando que Egon Soda van sobrados de himnos, de calado emocional, de calidad y de capítulos nuevos en nuestra banda sonora.

    Texto y fotografía: Susana Godoy y Beatriz Pacheco

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves