• Breves

    domingo, noviembre 01, 2015

    Entrevista a Bye Bye Lullaby: "La discusión sobre los géneros es un poco bizantina"

    Conocimos de lleno la propuesta de Bye Bye Lullaby cuando recibimos 'Origen', su segundo disco casi por sorpresa, tras haber escuchado someramente su debut y habernos quedado con su curioso nombre (cuyo secreto desvelan al final de la entrevista) como uno de los nuevos y potentes valores del nuevo pop español con raíz americana. Después de coincidir con ellos en el pasado festival Monkey Week en el Puerto de Santa María, comprobamos que además de grandes músicos son gente cercana, siempre dispuesta a charlar sobre su música y la de otros y con las miras puestas en el siguiente paso a dar para que las buenas impresiones que tenemos de ellos se refrenden en el futuro. Esther Valverde (voz y guitarra), Dani H. Serrano (guitarras y coros) y Gorka Ortiz (batería), este último en una única y tímida intervención se sentaron en el patio de las Bodegas Osborne a pasar un rato con nosotros. Y fue muy agradable, todo sea dicho.

    Sin duda, una de las sorpresas de este 2015, y también en directo por lo que hemos podido comprobar, es este espléndido ‘Origen’. ¿Qué es exactamente esta colección de canciones, esta mezcla de pop, folk y muchas otras cosas?

    Dani: Nacimos con un folk un poco más suave y ahora ya ciertamente es un folk con muchísimos guiños al rock, al de los años 60 y 70 fundamentalmente. Estamos cuatro amigos juntos, empezamos hace muchos años a tocar y nos hemos vuelto a juntar, y de alguna manera esto le da un punto de energía, un punto de complicidad y de fuerza que antes no llevábamos.

    ¿Qué diferencias hay entre este disco y el anterior, si es que hay alguna?

    Esther: Yo creo que precisamente hemos cogido un poquito más de energía, de fuerza, suena más compacto. Quizá ‘California’, como decía Dani, se va más a eso, a un sonido folk, pero también es un sonido un poquito más onírico. Este es más de tierra, lo describiría yo, más enérgico.

    ¿Obedece eso a las influencias fundamentalmente americanas que habéis tenido, mucho más claras que las europeas?

    Dani: Sí, yo creo que sí. Es cierto que el nexo común ahora mismo de los cuatro sí puede ser más una música americana más que de aquí, pero también es verdad que escuchamos muchísimos grupos locales, muchísimos grupos nacionales y bueno, al final de todo se bebe y de alguna manera sale de manera inconsciente en las composiciones.

    Por como suenan las canciones, parece que este disco ha sido grabado muy poco a poco, de forma reposada. ¿Vienen de lejos estos temas?

    Esther: Pues es todo lo contrario, fíjate. Nos metimos en un momento en el que paramos de tocar y empezamos a componer, esto nos llevó tres o cuatro meses, y nos fuimos directamente al estudio, y allí terminamos muchas de las canciones. De hecho, por ejemplo en ‘Hoodoo’, que es la última que hemos cantado, la melodía está improvisada delante del micrófono porque no tenía una melodía concreta, y al final es la que se quedó.

    Algo que dice mucho de vuestra capacidad como músicos. Además, venís todos de sitios diferentes y con bagajes complementarios, lo cual también es muy bueno para formar una banda como esta.

    Gorka: Lo que han dicho Dani y Esther es cierto, que escuchamos mucho tiempo de música y también cada miembro tiene unas aportaciones y bueno, sí que hay un punto tal vez en común, que es la música de raíz, la música como nosotros solíamos decir de pequeños de bajo, batería y guitarras, un poco lo que es de verdad, no lo que es un poco más falso. Procuramos dentro de nuestras limitaciones hacer lo que podemos, escuchamos de todo y según vamos creciendo vamos escuchando otras cosas distintas.

    En este disco destaca además el diseño, y lo mismo podríamos decir del anterior. Os lo curráis mucho para lo poco apreciado que es hoy en día un trabajo de edición tan cuidado.

    Dani: Lo hemos querido cuidar desde el primer LP. De alguna manera queríamos que fuera más que un objeto musical, que fuera un objeto artístico completamente. La diseñadora es Gloria Hernández Serrano, que de hecho es mi hermana, y desde el primer disco empezamos a colaborar juntos y además son reuniones muy enriquecedoras. Ella parte de las sensaciones y de los conceptos que nosotros tenemos a la hora de componer, el día que compusimos cada canción, qué significan las letras… A partir de ahí hace unos primeros bocetos y después lo ilustra, pero sí queríamos que fuera algo artístico y algo cuidado, que la gente –y ahora es cierto que se venden menos discos- tenga un añadido para que quiera tenerlo mayor que si lo compran en iTunes o escucha en spotify.

    ¿En qué tesitura está ahora mismo la banda a ese nivel de ventas o de “popularidad”, por decirlo de alguna manera? Los discos, si se vende alguno, ya casi lo hacen exclusivamente en los conciertos.

    Dani: Discos se venden pocos. Vende poco incluso la gente “potente”, pues imagínate una banda emergente como nosotros, y yo creo que el artista de lo que realmente tiene que vivir es del directo, ahí es donde está el espectáculo y el momento especial donde tú te enfrentas con las mismas condiciones que cualquier otra banda. Creo que eso es lo realmente importante y lo que a nosotros los músicos nos hace felices, el tocar en un escenario para la gente que te está escuchando y poder transmitir esas emociones que tienes en el estudio.

    Os movéis en un campo sonoro un tanto explotado en los últimos años. La “americana”, el neo-country y todos esos derivados que a veces nos inventamos los medios para clasificar a tantos grupos similares, parecen términos bastante trillados últimamente, aunque lo vuestro tampoco sea eso.

    Dani: Es una mezcla de todas las influencias.

    Esther: No solo tenemos esa influencia americana de música más country y folk sino que también yo he bebido mucho del jazz, del soul, del blues, de la bossa también… Yo creo que intentamos que todo sea un aglutinamiento de las diferentes influencias de forma natural, no porque lo pretendas sino porque tu modo de expresión es lo que has ido bebiendo en todo este tiempo, y yo por ejemplo la música más folk y country la he empezado a escuchar más estos últimos años, pero antes mis influencias eran más por otro lado, de la música más negra.

    Dani: Lo que sí nos gusta y es cierto es que hay una base digamos genérica de folk-rock clásico, y lo que sí cuidamos mucho son tanto las melodías como los arreglos para precisamente eso, que no nos suene –o intentamos, en la medida de nuestras posibilidades- a esa típica música, tratar de beber de la raíz americana para darle lo que supongo que intenta cualquier artista, su impronta personal.

    Después de tocar en el Monkey Week y eventos parecidos, ¿os sentís realmente parte del mercado del rock independiente en España o puede desubicaros el público que os vea en ese tipo de festivales?

    Dani: Yo creo que es el problema que tenemos los músicos. Etiquetas nos toca desgraciadamente poner, y el indie ¿qué es? Indie es independiente, y desde ese punto de vista nosotros somos independientes, autoeditamos y autoproducimos todos nuestros trabajos. ¿El estilo? No sé, no tenemos nada en contra de si somos indies o no, yo creo que es una discusión un poco bizantina desde el punto de vista del músico. Entiendo que periodísticamente hay que ponerle etiquetas a la música para catalogarla de alguna manera, pero no decimos “somos indies o no somos indies”, somos o queremos ser Bye Bye Lullaby y que a la gente le guste por eso.

    Y de momento parece que hay cierto grado de satisfacción entre la audiencia. Estáis tocando en muchos sitios.

    Esther: Pues muy bien, con muchas ganas de empezar o volver a retomar, porque sí habíamos hecho algún concierto pero ahora empezamos un poquito más de seguido, con muchísimas ganas y mucha ilusión, la verdad. Nos esperan conciertos yo creo que muy bonitos.

    No es una pregunta original ni tampoco pensábamos hacerla, pero nos han preguntado por ahí y ante lo llamativo del nombre tampoco renunciamos a saberlo. ¿De dónde viene lo de Bye Bye Lullaby?

    Dani: Nosotros pasamos una temporada en que estuvimos trabajando cinco meses en California, estábamos Esther y yo allí, y fue el punto de inflexión. Nosotros ya tocábamos juntos pero el proyecto nació ahí, digamos que era la manera de empezar a querer tomarnos en serio más allá de un hobby esto de la música. Bye Bye Lullaby de primeras solo nos gustó por su sonoridad pero adquirió sentido porque Esther compuso una nana y queríamos despedir el disco así. Nana en inglés es “lullaby” y también de alguna manera significa esas ganas de dejar atrás la niñez y tomarte en serio de un modo un poco más maduro la profesión del músico.

                

    Más info:
    http://mobile.facebook.com/byebyelullaby
    https://twitter.com/bye_bye_lullaby?lang=es
    http://www.culturainquieta.com/es/arte/musica/item/7985-el-origen-de-bye-bye-lullaby-musica-para-ser-disfrutada.html

    Próximos conciertos:

    S 7 Noviembre. Cotton Club Bilbao.

    Fecha: 07/11/2015 Ciudad: Bilbao Lugar: Cotton Club Bilbao (banda) Hora: 20:00
    Entrada: TBA

    S 14 Nov. Fender Club. Getafe.

    Fecha: 14/11/2015 Ciudad: Getafe Lugar: Fender Club (dúo) Hora: 22:00
    Entrada: TBA

    J 19 Nov. Ávalon Café. Zamora.

    Fecha: 19/11/2015 Ciudad: Zamora Lugar: Ávalon Café (banda) Hora: 22:00
    Entrada: Libre

    S 21 Nov. Potemkim. Salamanca.

    Fecha: 21/11/2015 Ciudad: Salamanca Lugar: Potemkim (banda) Hora: 22:30
    Entrada: TBA

    S 12 Dic. Costello Club. Madrid.

    Fecha: 12/12/2015 Ciudad: Madrid Lugar: Costello Club (banda) Hora: 22:00 (Apertura 21:30)
    Entrada: TBA

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves