• Breves

    viernes, noviembre 27, 2015

    Nous avons vu venir: Exsonvaldés y Luís Brea y el Miedo ofrecieron una de las mejores noches musicales en Granada (26/1/2015)


    Dijeron que unían sus fuerzas, pero realmente multiplicaron sus capacidades y es que, la vida, nos da curiosos compañeros de viaje y, en esta ocasión. Un festival que debió celebrarse en la Sala Tren y un concierto que ya estaba anunciado en solitario, se daban la mano en una misma sala para conseguir una de las mejores noches que se han vivido musicalmente hablando en Planta Baja (Granada).

    Por un lado, los franceses Exsonvaldés, que nos tuvieron con el corazón en un hilo, que vienen, que ahora no vienen, que el festival se reduce, que ellos siguen viniendo y, cuando finalmente, tras un enorme esfuerzo por parte de la organización del Granapop (Raúl González Valdivia) para no privar a la ciudad de la oportunidad de tener este pedazo de grupo en Granada, llegan ellos pero no sus instrumentos. Día de búsqueda frenética, petición de auxilio en las redes sociales y solidaridad de sus compañeros de cartel y de otros músicos granadinos a la hora de conseguir que la banda se subiera finalmente al escenario de Planta Baja para regalarnos una noche inolvidable.

    Lo primero que me llama la atención de la banda es su humildad, la sencillez con la que se dirigen a un público que tenían convencido desde antes de empezar a tocar, lo segundo, que su directo suena como si estuvieras escuchando el propio disco, una ejecución impecable y una actitud cercana y divertida para un concierto donde tuvieron que tachar una buena parte de su setlist para adaptarse a las circunstancias y a la limitación de horario que se impone a las salas en esta ciudad.


    Comenzando ya desde lo más alto con un “Let Go” que introducía el resto de temas de su último trabajo un “Lights” que no tiene un solo tema de relleno. Tanto “L’inertie”, como “L’aerotrain”, “Seahorses”, el tema que abre el disco “Days” o “Nineties” fueron el viaje por esas luces que han supuesto el reconocimiento de la valía de una banda que lleva desde 2001 sobre los escenarios, al principio un poco más tímidamente y luego con una fuerte irrupción a raíz de su pasada gira por el país.

    No dejaron atrás, sin embargo, uno de los temas más esperados, el “Cyclop” que grabaron con Helena Miquel (que fue cantante de Delafé y las Flores azules) aunque avisando de que iba a hacerla completa en francés, lo cual no disuadió a parte del público de cantar en español, por su lado, las estrofas que normalmente hace la cantante.

    Con una gran baza en la estupenda voz de Simón Beaudoix y unos músicos de la talla de Antoine Bernard (teclado y guitarra), Cyrille Nobilet (bajo) y Martin Chourrout (batería) derrocharon simpatía mientras se dirigían, a veces en español, a veces en inglés a un público que se deshacía bailando a pie de pista, hasta el punto de que el propio Simón bajó a compartir “unos bailecitos” con el público que le recibió entusiasmado.

    Aprovechando para adelantar "Stories in reverse", uno de los temas del que será su próximo álbum “Aranda”, grabado en Aranda del Duero y protagonizando un momento más que emotivo al versionar un tema de los Eagles of the Death Metal y dedicar unas palabras, entre los aplausos que duraron varios minutos, a los desgraciados hechos acaecidos en la Bataclán hace apenas unos días. Y, con la apoteosis que supuso el final de su concierto, estaba claro que el público no iba a dejarles ir tan fácilmente por lo que, ante la insistencia del público, los franceses no pudieron abandonar el escenario sin regalar, al menos, un bis para no dejarnos con las ganas de seguir escuchando todos los temas que componen este trabajo que ha supuesto un punto de inflexión en la trayectoria de la banda.


    Y llegado el final de su actuación, el turno de Luis Brea y el Miedo dejaba dudas en el aire sobre si se podría mantener el ambiente creado por sus predecesores, duda que fue despejada en los tres primeros acordes cuando, un la banda, formada por Luis Brea (voz y guitarra) junto a Jorge Martí (guitarra y sintes), Lázaro Fernández (Batería), Nacho Mora (bajo y coros) o lo que es lo mismo, “el Miedo” dejaba claro que no iban a dejar que el ambiente se enfriase ni un momento.

    Lo consiguieron, enarbolando como bandera un puñado de estupendas canciones magníficamente interpretadas, las que han editado recientemente con título homónimo y que nos llegan directas a través de buenas letras, buenos estribillos y melodías contundentes cargadas de riff y bajos muy presentes para meternos de lleno en un universo de indignación y vivencias callejeras, un universo de situaciones cotidianas que nos parecen incluso personales en algunas ocasiones y momentos de ebullición que hicieron seguir bailando a un público que, a esas alturas de la noche, tenía claro que estaban ante uno de los mejores conciertos de la temporada.


    Sorprende Luis Brea no sólo con su capacidad para hacer un retrato costumbrista y actual de este convulso presente que se empeña en hacernos cada vez más dependientes de lo "mainstream" sino para haberse reinventado tras la edición de un “De lo dicho, nada”  (2012) que puso un punto y aparte en su trayectoria musical. De este disco sacó la despedida con un “Baso es con v” que nos dejaba pensando en  que "Solamente vuelves a mi cabeza / cuando ponen esa puta canción de Los Planetas" y cómo el grupo granadino de referencia se ha colado y tantas y tantas letras de canciones que hablan de ellos o su música, pese a quien pese.

    Eso sí, todo esta fiesta de la música, esta noche donde la calidad tuvo que reñirse con la cantidad, porque todos queríamos un poco más de todo, no hubiera sido posible sin el estupendo trabajo técnico de Elena (técnico de Planta Baja) lo justo es mencionarlo ya que en anteriores crónicas me quejaba justo de lo contrario en otra sala, y el buen trabajo de iluminación que permitió que los allí presentes no tuviéramos que adivinar cuanta gente había en la sala entre la niebla y la penumbra. En esta ocasión un diez por el apartado técnico, tan importante en estos casos como la calidad de los propios grupos.

    Mencionar también el agradecimiento del público en general para Raúl González y a toda la gente que arrima el hombro junto a él, por seguir luchando contra viento y marea para sacar adelante el Granapop y para conseguir, en este caso, que un grupo que venía incluido dentro de un cartel que luego no se pudo realizar no prescinda de su fecha en nuestra ciudad. Porque, tener anoche a Exsonvaldés y Luís Brea y el Miedo en una misma sala fue, para todos, una oportunidad de oro para la que tuvieron que alinearse, por una vez, muchos planetas.

    Crónica y fotos: María Villa 

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves