• Breves

    martes, diciembre 15, 2015

    Incendios: "Las sillas voladoras" (Récords del Mundo, 2015)



    Incendios regresan con "Las sillas voladoras", segundo trabajo de los madrileños en el que, vuelven a dibujar bellos paisajes evocadores a través de su particular pop preciosista. 



    Incendios, publicó en octubre de este año su segundo trabajo "Las sillas voladoras", grabado en estudios La Mina (Sevilla) con Raúl Pérez, mezclado por Pep Roca y masterizado por John Golden. La banda esta formada por Miguel Bellas, Iñaki Jiménez, Rodrigo Sancho, Aarón Palazón, David Moralejo, Álvaro Marcos y Pablo Moreno, o lo que es lo mismo, el alter ego de Atención Tsunami en el que, la tensión eléctrica y el pulso rítmico, marca su faceta más experimental. 

    Desde sus plataformas autogestionadas (primero Estoescasa y actualmente, Récords del Mundo), han ido publicado sus trabajos junto a los de Paracaídas, un trabajo retroalimentativo cargado de energía que, nutre a su particular tridente sonoro. Como ellos mismos dicen: "Es lo que tiene llevar una década tocando juntos". 

    Con "Las sillas voladoras", vuelven a mostrarse como expertos artífices de esos pasajes envolventes que les caracterizan y, añaden un plus en su maravillosa mente experimental, expandiendo así, su universo sonoro en un prisma visual que destella en múltiples colores. En esta ocasión, la abstracción sonora inicial va construyendo nueve piezas armonizadas en un ensamblaje perfecto. 

    Un recorrido que parte del lado más íntimo y personal del mundo interior de Miguel Bellas, motor creativo de las composiciones de Incendios, y que, la parte instrumental (piano, bajo, cellos, guitarras, sintes y batería) se encarga de afinar con precisión y finura, los detalles sonoros que brizan las armonías con sutileza en una ecuación perfecta, dónde la sencillez y la complejidad, encuentran el equilibrio. Una invitación a un viaje espacial en el tiempo sobre una silla voladora dirigida por fuerzas centrífugas y centrípetas.


    La apertura con "Desgístreme" marca con una cadencia elíptica un ritmo envuelto de un halo de misterio. La marca del post-rock que practican Incendios en sus composiciones, impregna una especial huella sonora en cortes como "Teoría de las nubes" y "Quiero ser como Bergman"; las guitarras en la primera se tornan espaciales, y en la segunda, se afilan luminosas. Desde "Las Sillas Voladoras" planeamos y nos convertimos en partículas volátiles que esconden la fragilidad. La instrumentación toma protagonismo en "Fuegos artificiales", siendo ésta, el corte más espacial del disco. "Disecar" abre al máximo esa línea de improvisación por la que se caracterizan los miembros de Incendios, describiendo con trazas hipnóticas y atrayentes. la alienación tecnológica. En ella, también se esconde, un pequeño guiño a Standstill (una de las bandas que citan como referencia), que se alza al leve grito de: "Manos libres, ¡Mira mamá". "Al final nadie se salva", se despide en un adiós incierto que busca en la poesía una fuente de esperanza. 

    Un trabajo que brilla por todos los costados y en el que, el preciosismo viene delineado por una completa instrumentación y narrado por una deliciosa voz que, recorre paisajes evocadores dónde la idea de lo aéreo les otorga una dimensión poético-espacial. Sus letras, en ocasiones, se convierten en fotogramas y huyen del esquema básico de la canción pop, mutando el estribillo en una repetición de palabras al más puro estilo mantra. En definitiva, un lirismo sugestivo y menos abstracto.

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves