• Breves

    viernes, diciembre 11, 2015

    Kings Of Convenience - La Rambleta. Valencia, 8/12/15


    Kings Of Convenience llenaron el auditorio de La Rambleta para celebrar los quince años de la publicación de "Quiet is the New Loud". El periodista valenciano Rafa Cervera fue el encargado de dirigir la entrevista, dividida en dos partes y previa a la interpretación de cada una de las caras del disco.
     
    Quince años esperando para venir a tocar a Valencia. Quince años (casi) desde la publicación de "Quiet Is The New Loud". Demasiados años de silencio como Kings Of Convenience, que se llenaron de sonoridades la pasada noche de martes con uno de esos conciertos perfectos para dar el cierre de temporada en nuestra ciudad. 

    Más de uno retrocedió en el tiempo y rememoró momentos vividos, o simplemente imaginados, bajo las canciones del dúo noruego. Y quizá este sea el valor más importante de citas como esta, el revalorizar recuerdos, el poner presentes de nuevo discos que, aunque importantes como hito musical, han quedado relegados en cierto modo, desplazados por la inmediatez, el consumo rápido y la prisa. 

    La oportunidad de reivindicarse como banda, de reencontrarse como músicos y de volver a las primeras canciones que compusieron, para volver a vivirlas y proporcionarles el poso de lo vivido. Más allá de la publicación de un libro, más allá de modas, con dos guitarras acústicas, la sencillez buscada de la música pop y unas voces totalmente complementarias que iban recuperando su simetría conforme el track list avanzaba y las canciones iban desgranándose, pausadas, livianas. Traspasando la frontera que marca el borde de un escenario. 

    No fue una noche afín a las sorpresas; pocas pueden darse en un concierto con un guión tan fijado de antemano, con la intención clara de tocar unas canciones de la manera más fiel al disco posible. Si acaso, que la cara b, más allá de su papel de segunda parte, deslumbró más que la primera, a excepción seguramente de "Failure", con Eirik Bøe brillando en los tonos graves de su guitarra y saliéndose mínimamente de lo pactado. 

    El periodista Rafa Cervera, elegido para realizar la entrevista en dos partes a Erlend Øye y Eirik Bøe, poco tuvo que profundizar para dejar en evidencia las antagónicas personalidades de los noruegos, tema con el que jugaron a menudo durante las series de preguntas y respuestas. Un antagonismo que decae sobre el escenario y que les hace sonar como dos piezas perfectamente ensambladas, en muchas ocasiones como un todo indivisible en el que no está demasiado claro quién suena en cada momento. 

    Era inevitable que Cervera sacara a colación las influencias de la banda y el cliché de “los nuevos Simon & Garfunkel“ tenía que salir en algún momento. Por mucho que esta comparación sea inevitable, los noruegos y el periodista se encargaron de desmontarla. Cervera anotaba a Stereolab y la bossa nova, Bøe confiesa no haber escuchado jamás al dúo neoyorkino y sí mucha música de los 80 y bossa nova. Por su parte, Øye, contundente, afirmaba que sus supuestos “padres musicales”no tienen un disco que le apetezca escuchar de principio a fin, aunque sí buenas canciones. 

    La historia tras la foto de portada del disco, el proceso creativo...Una conversación distendida que hizo las delicias del público y que marcó el inicio y la pausa entre las caras del elepé, con el cierre de toda la delicadeza y el liviano peso de unos versos (“The Weight of my Words”) en la primera parte y “Parallel Lines” como broche de la segunda. Aquí, la guitarra de Eirik, de nuevo, hizo palpable la enormidad de esta canción, el cierre de un disco que ya es un clásico, aunque a ellos mismos les sorprenda semejante calificativo. 

    Los bises, el momento más esperado por muchos de los que consideran a “Quiet is the New Loud” un disco menor respecto a los otros dos, aunque breves, dejaron a un auditorio en pie y en plenitud emocional. “Homesick”, “Know-how” y “Misread”, elecciones quizá poco arriesgadas pero altamente efectivas para el propósito que nos llevó a todos allí esa noche: retroceder quince años y cerrar un capítulo de tantos y tantos que restan entreabiertos. Y Kings Of Convenience seguirán reescribiéndolos; nuevas canciones, un nuevo disco para un futuro aún por determinar. Pero eso como se suele decir, ya será otra historia.

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves