• Breves

    lunes, diciembre 14, 2015

    Tachenko + Polonio - Loco Club, Valencia 12/12/15

    Los zaragozanos Tachenko presentaron el sábado en el Loco Club su sexto largo, "El Comportamiento Privado", acompañados de Polonio, que volvieron a defender uno de los mejores discos valencianos del 2014, "Gran Baile de Música Moderna". Todo ello gracias a una nueva promotora surgida recientemente en nuestra ciudad: El Klavo.

    Doble ración de pop brillante la del pasado sábado en el Loco Club; por un lado los locales Polonio con su “Gran Baile de Música Moderna”, que ya hemos podido degustar en varias ocasiones en las salas de nuestra ciudad. Sin embargo, aunque en ocasiones cierta saturación de nuestros grupos en su recorrido es inevitable, con Polonio ha transcurrido el suficiente tiempo como para disfrutar como la primera vez con su largo de debut. Si a esto añadimos que la conjugación con Tachenko en una misma noche sonaba harto apetecible, pocas razones podemos añadir para que la cita resultara casi casi imprescindible. 

    Los valencianos abarrotaron el escenario con unas canciones muy consolidadas en el directo y con una fórmula infalible y francamente exportable. Pueden resultar adictivos en su fórmula de felicidad y en sus historias de tragedias cotidianas, pero probablemente lo que les distingue es todo el arrope de una banda que no se queda en lo obvio y que añade elementos del pop-folk de grupos como Belle & Sebastian (“Salvavidas”), pero pasado, obviamente, por el filtro mediterráneo. 

    La trompeta de Ernest Aparici, el violín de Sandra Ferrer y los coros, los juegos de voces, omnipresentes y dotando al conjunto de sonoridades de épocas pasadas. “La Guerra Privada” y “Lugar Secreto” dos ejemplos de temas en los que los coros parecen directamente sacados de la injustamente llamada “casposa” canción melódica española y que ellos devuelven a un más que merecido primer plano. Haciendo de lo castizamente kitsch un placer agradablemente culpable. 

    Polonio no podían dejar de ofrecernos una versión vestida con su particular lectura: esta vez fue “En el río”, canción que parece estar en el repertorio de varios músicos en la actualidad, sin que por ello se haya reivindicado la figura de Miguel Ríos o de su compositor, Fernando Arbex. 

    Dos años han pasado desde que los zaragozanos pisaran el Deluxe para ofrecernos uno de esos conciertos que son uno de sus principales valores. En esta ocasión, el Loco Club acogía la presentación en Valencia de su sexto trabajo, “El Comportamiento Privado”, un paso adelante ( y qué paso) en su madurez como banda. Mayor riqueza instrumental, más solemnidad en los mensajes y en las melodías pero sin dejar atrás el optimismo y la luminosidad pop que les caracteriza. 

    Una banda que siempre ha huido de lo pegadizo, del recurso fácil en el estribillo, pero que aloja inmediatamente en la cabeza consignas elaboradas, demostrando que no hace falta recurrir al mensaje inmediato y de consumo rápido. Quizá sea por eso que sus canciones perduran en la memoria de todos los que los seguimos desde hace tiempo, y que no acaban de dar el salto del himno de manual, de las listas de ventas. Probablemente es por lo que atesoran un publico fiel, esos “majos y majas” (como le gusta decir a Sergio Vinadé) que concierto tras concierto elevan a Tachenko a un nivel aun mayor en su escalafón musical particular. 

    La primera parte del concierto, dedicada a repasar casi en totalidad “El Comportamiento Privado” nos sirvió para testear los nuevos temas en directo y, aunque quizá aun falte un mínimo rodaje en momentos concretos, comprobar que la forma de la banda es impecable. A destacar, sobre todo, el papel de David García Pascual “Liborio”, en el bajo, dotando a los temas de una base rítmica contundente y adictiva (“Los Festivales de la Fé”) que sin duda es uno de los aciertos de la formación actual, siempre bajo el doble liderazgo de Sebas Puente y Sergio Vinadé, que alternaron sus momentos a las voces marcando la personalidad de sus composiciones. 

    Por su parte, Rafael Dominguez, a los teclados y algo escondido en el escenario, tuvo ocasión de salir a primera línea para tomar prestada la guitarra de Vinadé en “Midas”.

    También, aunque nos imáginabamos por dónde iban las intenciones, pudimos resolver el significado del título del disco cuando Vinadé pidió que dejáramos móviles y redes sociales a un lado para escuchar las canciones. Unos puntos suspensivos para terminar la frase y que cada uno entienda lo que quiera. 

    Tras una llamada a los devotos de Teenage Fan Club, los zaragozanos comenzaron con “Huracán” una segunda parte del concierto en la que repasaron temas de toda su discografía, en la que el público ya soltó energías y sonrisa permanente. Aunque todo el universo emocional que dejaron El Niño Gusano ya quedó muy atrás y la banda ha evolucionado a otros sonidos, una de las alegrías de la noche fue, sin duda, escuchar de nuevo “Amable”, que lleva la memoria a otros tiempos. 

    “La Resistencia”, “Suerte y Relámpago”, “Mi Amor, las Mayorías”...Para terminar el set con “Escapatoria” y un público ya en lo más alto. 

    A la vuelta, en el consabido bis, dos extremos; Sebas Puente a la dulzura de “Tírame a un volcán”, y Vinadé dando el resto con “Dame una Pista”, que debería ser cierre oficial de todos sus conciertos.

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves