• Breves

    viernes, enero 29, 2016

    Jacco Gardner en Teatro CajaGranada 28/01/2016


    Dicen de Jacco Gardner que es un artesano, un orfebre del dream pop y la psicodelia. Realmente es un músico dotadísimo que rebusca en sonidos ya experimentados pero tiene el buen gusto de imprimirles un sello personal que viene a refrescar una industria saturada de fórmulas repetidas hasta la saciedad. Con esos antecedentes, no es difícil entender que al Teatro CajaGranada llegasen ayer más asistentes de los que se están viendo últimamente en sus conciertos y que entre ellos se encontrase, además, la flor y nada de los grupos emergentes y emergidos granadinos. 

    Llegaba con banda, a pesar de haber demostrados que la filosofía DIY le viene como anillo al dedo a un compositor y productor con capacidad para montarse un disco de la nada, y luego inventarse una puesta en escena creíble, con tintes oníricos y la misma psicodelia que forma parte de su música, trasladada al plano visual. Una banda donde escuchamos a Ben Rider (guitarra), Frank Maston (teclados), Jasper Verhulst (bajo), Nic Niggebrugge (batería) y él mismo (guitarra, sampler y voces), todos ellos tan  virtuosos como el holandés. 

    Si llamó poderosamente la atención con su primer trabajo, plagado de pop vintage “Cabinets Of Curiosities” (2013) con doce temas grabados en su estudio casero tocando él mismo todos los instrumentos excepto la batería y produciendo el trabajo de forma artesanal, con su último LP “Hypnophobia” (2015) se ha consolidado como uno de los artistas actuales a tener más en cuenta en ambientes donde el “pop barroco” tienen sus adeptos.


    Tras la intervención del valenciano Ramírez, que actúa como telonero en toda la gira del holandés presentando su disco, "Book of youth" (2015) con el que toma posiciones como uno de los artistas más interesantes de ese lado del Turia y que se mueve también en sonidos psycho sesenteros aunque más cerca del power pop, aunque sin banda, como él mismo dijo, no podía sonar lo mismo.  El valenciano, que participó anteriormente en proyectos como Oh! Libia o Tórtel se encargó de atraer al público hacia el escenario en solitario con su guitarra y unas bases que por momentos parecían molestarle más que ayudarle, aunque, incluso así, tuvo una más que digna intervención, suficiente para fijar la atención en él y dejarnos con ganas de averiguar más sobre su trabajo y trayectoria. 


    Con poca espera entre telonero y artista principal, Jacco Gardner salió a escena entre luces rojas y proyecciones situándonos desde el comienzo, entre sonidos que abarcaban las dos décadas más representativas de la psicodelia, moviéndose entre los 60 y los 70 y llevando al imaginario colectivo hacia grupos como Kaleidoscope, Byrds o Jefferson Airplane, temas más movidos que nos recordaban más a unos de Stone Roses o Happy Mondays y momentos instrumentalmente más elaborados que no tenían mucho que envidiar a unos Pink Floyd jóvenes y experimentales. 


    Gardner y su banda se mostraron elegantes a la par que humildes y buscaron el efecto evocador con un sonido impecable que añade muchos matices a lo que podemos encontrar en la grabación de ese trabajo. Un directo siempre es un directo.  Punto álgido al sonar la impactante "Hypnophobia" donde sonaron contundentes y demostraron que los músicos, en esa banda, hacen gala todos ellos de un enorme talento en sus respectivos instrumentos y a ninguno le vienen grandes los rebuscados y complejos arreglos que el holandés introduce en sus composiciones. Impecable todo el espectáculo, muy buen sabor de boca, sensación de relax musical en  los presentes y el convencimiento general de que en Granada hay que traer más artistas de su talla para salir de la rutina sonora que padecemos en general. 


    Fotos y crónica: María Villa 

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves