• Breves

    miércoles, abril 06, 2016

    Second en La Riviera (Madrid) - 2/04/2016

    Los murcianos Second lanzaron durante otoño de 2015 su séptimo álbum de estudio, Viaje Iniciático. Hasta el pasado dos de abril, no han pasado por la capital a presentarlo por lo que había expectativas para ver cómo Sean Frutos y los suyos defendían sus nuevas canciones en directo. Fueron vendidas todas las entradas por lo que cerca de 1800 almas (el aforo actual del recinto) pudieron disfrutar de un concierto muy completo en el que la banda no sólo tocó canciones de su nuevo álbum si no que también hizo un amplio repaso por sus éxitos anteriores.
     

    Al contrario que una banda de pop tradicional, Second no sólo se vale de dos guitarras, bajo, batería y voz para sus canciones. Los músicos también experimentan con sonidos más electrónicos por lo que encontramos sobre el escenario tres sintetizadores: Dos para su guitarrista Jorge Guirao y otro para su otro guitarrista Javi Lorenzo. En el primer tema del concierto Esto Es Solo El Principio ya pudimos comprobar cómo Jorge era capaz de pasar de tocar los sintetizadores, (ya fuese para tocar como para lanzar programaciones) a sus riffs de guitarra sin despeinarse.  Con los dos guitarristas ocasionalmente a los teclados y la característica voz de Sean Frutos, la banda consiguió un sonido muy personal y equilibrado. Además,  una sección rítmica formada por Fernando (bajo) y Fran (batería)  fue la responsable de lo mucho que se bailó a lo largo del concierto. La combinación de todos los integrantes de la banda les permitió dotar de energía sus canciones más movidas invitándonos a bailar y saltar así como defender sus  baladas más emocionales. Cabe destacar que Sean,  casi siempre sin salirse de una tesitura muy concreta supo transmitir las variadas emociones contenidas en sus temas con gran expresividad consiguiendo que la voz no se volviese monótona en ningún momento. Algo con mucho mérito si además tenemos en cuenta que fue un concierto de 24 temas en los que la voz tuvo un papel protagonista.
    El setlist elegido fue muy acertado ya que supo mezclar a la perfección las canciones más potentes y bailables de la banda con temas más pausados y emocionales, lo que ayudó al público a descansar y coger fuerzas para la siguiente remesa de temas movidos y además ayudó a variar el tono del concierto. Por ejemplo, pudimos escuchar Pueblo Submarino, seguida de Muérdeme y después descansar mientras disfrutábamos de su balada Más Suerte. No hubo grandes sorpresas con los temas elegidos para el concierto. Aparte de los temas nuevos, la banda desplegó su arsenal de canciones  de estribillos pegadizos que han ido cosechando a lo largo de sus casi 20 años de carrera. Temas que hacen disfrutar de lo lindo a cualquiera con gusto por el pop y ganas de pasarlo bien. No pudieron faltar las míticas Rodamos, N.A.D.A, Las Serpientes etc., una apuesta segura para invitarnos a cantar… incluso si no nos sabemos la letra.

    La puesta en escena fue sobria. La banda no necesitó de muchos aspavientos para meterse al público en el bolsillo desde el primer acorde, con sus temas es más que suficiente. Sean cumplió con su papel de frontman transmitiendo la fuerza sus canciones con sus movimientos además de con la voz. Sin duda esto influyó en que más de uno y de una se desgañitaran al son de estos temas tan potentes como Mañana es Domingo y Autodestructivos. 

    Como era de esperar, uno de los momentos con más fuerza del concierto lo protagonizó este último,  en el cuál Javi Vox tuvo oportunidad de lucirse al teclado. Por si esto fuese poco, la banda se tenía guardadas un par de sorpresas en forma de colaboraciones. La primera con Miguel Rivera de Maga, que acompañó a la banda con su voz y su guitarra acústica en el tema Lo Único consiguiendo unas armonías muy acertadas con el contraste de su voz con la voz grave de Sean. La segunda vino de la mano de la canción Nos Miran Mal con Alejandro el batería de Izal acompañando a los timbales y haciendo que fuese imposible no bailar. Otra sorpresa la protagonizaron Sean y Jorge Guirao tras el segundo bis presentados con mucho cariño por su compañero al bajo Nando Robles. Los dos músicos, guitarra y voz, nos obsequiaron con su tema Algo, presente en su primer disco en español, Invisibles, allá por el 2005. Una sorpresa que emocionó a sus fans más añejos. Muy emocionante fue también el final del concierto con su archiconocida El Rincón Exquisito con la que hicieron retumbar La Riviera con las 1800 gargantas del público cantando el “donde me sentaba yo” disfrutando bajo el confeti y las guirnaldas que se lanzaron desde el escenario a modo de colofón.


    La banda no dejó pasar toda oportunidad que tuvo para agradecer a todo el mundo que hizo posible el concierto, desde los técnicos hasta familiares y amigos. Pero sin duda los que más recibieron estas palabras fueron los asistentes por su entrega, sobre todo teniendo en cuenta que a la misma hora se jugaba el “clásico”. Como ellos mismos dijeron: “¡esto sí que es un buen estadio!”.

    Damos fe de que lo fue.


    Redacción: Carlos Castaño
    Fotos: Bea Pacheco







    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves