• Breves

    lunes, mayo 23, 2016

    Nacho Umbert, retazos de vida

    Nacho Umbert presenta por fin en Valencia (Las Naves, 27 de mayo) su tercer trabajo en solitario, “Familia”, acompañado de su imprescindible compañero de andanzas Raül Fernández (Refree).

    Abrirá la noche Sáez, que vuelve a llevar a los escenarios valencianos su introspectivo disco de debut, “Camina Conmigo”. 

    Un viejo álbum de fotos, un libro de familia desportillado en un rincón de una habitación abandonada y polvorienta. Un rollo de película, fotograma a fotograma, con las manchas en los negativos asediando una imagen menos nítida de lo que está en nuestra memoria. Retales, recuerdos, conversaciones e imágenes que llegan en cualquier momento, sin mediar aviso, traídos de vuelta por algo que nunca podremos descifrar. La memoria, frágil recurso, despierta en ocasiones tras las páginas de un libro o el fragmento de una canción. Quizá un contador de historias pueda tocar la tecla precisa que haga click en tu cabeza. 

    Escuchar “Familia” (Fina Estampa, 2015), de Nacho Umbert, es lo más parecido que se me ocurre, musicalmente hablando, a hojear el álbum de fotografías de mi familia. Símil socorrido, sí, pero en la búsqueda de calificativos para un autor con un sentido tan visual y literario, que además abre para nosotros un puñado de imágenes familiares e íntimas, se hace difícil encontrar algo que encaje mejor en su particular forma de afrontar la música. 

    Los discos de Umbert (ahora sin La Compañía) se impregnan de ese carácter novelístico que hace querer ir más allá de unas letras, meterte en una narración ajena para dibujar en tu cabeza las historias más allá del minutaje. Tiempos, otros tiempos, como buen observador de vidas ajenas, recopilador de historias propias o inventadas. Una suerte de realismo mágico costumbrista que delinea momentos y árboles genealógicos, leyendas urbanas e historias y conversaciones de vecinos, con un envoltorio de pop de cámara, exquisitamente trazado y de huella permanente. 

    Desde el maravilloso “Ay…” (Acuarela,2010), los capítulos de la gran novela costumbrista de Nacho Umbert han ido escribiéndose desde una perspectiva más o menos ajena, con excepciones confesionales como los “Rizos Sin Domesticar” que lo cierran de la forma exacta en que debe hacerse: directa al punto donde se recogen las emociones. 

    En “No os creáis ni la mitad” (Acuarela,2011), las historias toman un punto más mundano, el humor da un paso adelante y la trivialidad se hace carne; putas, herencias, chicas que quitan la respiración y hasta superhéroes de baratillo pueblan el universo recitado del ex Paperhouse. Pero es en “Familia”, su tercer trabajo en solitario, donde las historias pasan de lo ajeno (o, al menos, con el punto justo de distancia) para entrar en la esfera de lo evidentemente testimonial y memorístico, convirtiéndonos en voyeurs confesos y secretamente complacidos. 

    Retazos de recuerdos, continuando una tradición oral que ayuda a abrir (o reabrir) pedazos de la propia vida, ventanas que andaban cerradas sin quererlo. Un puñado de canciones, de historias, que se pueden degustar poniendo el desafecto preciso en la ecuación, o bien pueden resultar la llave que saque al exterior lo que ya parecía olvidado. Un disco de consumo lento, preciso, de marcar distancia para asimilar la totalidad de la novela familiar que nos ofrece. Y de dar las gracias por atreverse a compartirlo y despertar la propia memoria, tantas veces dejada de lado por el fulgurante transcurrir del tiempo. 













    Más Información: 






    Entradas: http://entradium.com/entradas/nacho-umbert-saez


    Fotografías Nacho Umbert: Irene Ruíz, Javier Jubera García.


    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves