• Breves

    viernes, mayo 06, 2016

    Tulsa. El Loco Club. Valencia, 5 – 5 – 2016


    Tulsa. El Loco Club. Valencia, 5 – 5 – 2016

    Somos Tulsa, y os vamos a ofrecer un pequeño espectáculo rock. Algo así creo recordar de anoche (de ahí el no entrecomillado) que es lo que decía, tras la presentación del resto de su banda (teclados y batería), la cantautora Miren Iza.

    Y es que Tulsa ha dejado de ser una de esas bandas con las que Subterfuge intentaba marcar un poco las distancias más popies de su recorrido previo, recogido, con amor y rosado olor a Instagram vintage (y seguramente mucha más ilusión, para qué mentir), por la discográfica Elefant Records, para convertirse en algo más. Sí, algo más también que la banda compositora de himnos para indies y hipsters (que también lo es, claro, sobre todo a raíz de su intervención en la película de Jonás Trueba, “Los exiliados románticos”, film que le ha dado una nueva luz a la banda tras su parón americano de cinco años. Personalmente, no me cabe duda de que será una gran película, como ya lo fueron las dos previas de su director, “Todas las canciones hablan de mi” y “Los ilusos”... título también de una canción de Tulsa).

    Y ese algo (que nunca han tenido bandas tan groseras e inanes como, por ejemplo, Vetusta Morla o Supersubmarina) es, para mi, la elegancia en su trazo al bascular entre el rock indie a lo Christina Rosenvinge, el dream pop y toques de folk, pero sobre todo su ensoñadora y evasiva emoción a flor de piel, directa a la línea de flotación del irresponsable enamorado que paga con sufrimiento su atrevimiento de enamorarse de la chica equivocada (o a la inversa), de ésa a la que acaricia el pelo cada atardecer, con la que lee libros de Kundera o compra los periódicos los domingos por la mañana (en afortunada expresión de esa gran película que es “Beautiful Girls”): la base de todo el pop, ahora triste ahora alegre, que ha conformado nuestra (también mía: quien esté libre de pecado...) expresión y subcultura vital.

    Tulsa está entrando en una etapa feliz, para ellos y para el que los escucha: durante los escasos cincuenta minutos del concierto de anoche en El Loco Club (pocas veces te vas de una sala antes de las once de la noche: por un lado se agradece, por otro te quedas con ganas de más, mucho más), descubres que Tulsa está empezando a ofrecernos verdaderos trallazos: “Gente común”, por su imparable velocidad, es el más evidente, pero sin desdeñar esa vertiente más melancólica que anida hasta destrozarte en “Los amantes del puente” u “Oda al amor efímero”. Sus versos, llenos de dulzura (nunca pegajosa ni azucarada, seguramente por el tratamiento sonoro austero, tanto en instrumentación como en la voz de Miren), te acompañan al salir de la sala, cuando aún tienes una hora de día, todo el tiempo del mundo para pensar en todos aquellos amores que no fueron y en valorar de los que te esperan en casa con los brazos abiertos.
















                                                         

                                                           Tulsa - Los amantes del puente



    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves