Huercasa Country Festival - 8 y 9 de julio - Riaza (Segovia)

7/12/2016 AlbertoAlonso 0 Comentarios

Un año más, Riaza se convirtió en la Nashville segoviana para acoger a miles de adeptos a la música country en la tercera edición del Huercasa Country Festival, cita única en España para poder disfrutar del genuino sonido estadounidense, surgido en los años 20, popularizado por leyendas como Hank Williams en los 40, y enriquecido posteriormente con sonidos procedentes del jazz, blues o el rock n roll.

Las calles del pueblo se llenaron de guitarras, sombreros y botas de cowboy, pero sobre todo de muchas ganas de pasarlo bien escuchando buena música en un ambiente familiar, ya que además de las actuaciones del campo de fútbol de Las Delicias, también hubo actividades gratuitas para toda la familia en la Plaza Mayor y en el parque El Rasero.

 El Festival lo inauguró la HCF All Stars Band, supergrupo que, con Jeff Espinosa a la cabeza, se encargó de calentar el ambiente con grandes clásicos de Johnny Cash, Mavis Staples, Willie Nelson, etc. Terminando con “Take it Easy” de The Eagles, momento en el que se sumó a la fiesta Manolo Fernández, director artístico del festival y presentador del mismo.

También tuvimos la oportunidad de ver a Ryan Bingham, que a través de su voz blusera nos dio un agradable paseo por su exitoso cancionero. Durante su actuación, también hubo tiempo para varias covers que funcionaron como homenaje a las bandas favoritas del músico. Rip this Joint del mítico albúm Exile On Main Street de los Rolling Stones fue una de las más celebradas.

Cuando salieron al escenario Turnpike Trobadours los grifos de cerveza y las barbacoas ya funcionaban a pleno rendimiento, y los ánimos crearon el ambiente idóneo para la perfecta comunión con el grupo, que sin duda, aportó el sonido más contundente de todo el cartel.






 La jornada del sábado comenzó con la canadiense Whitney Rose, que nos sedujo con su dulce voz y una maravillosa versión de “Be my Baby” de The Ronettes.

La segunda actuación de la noche nos trajo a Sam Outlaw. El californiano formó un perfecto dúo de voces junto a Molly Parden, que brilló especialmente en el tema “Cry For Me”, una auténtica delicia para los oídos. Las peticiones del público se atendieron, aunque fuera de manera casual, y también interpretaron “Gosht Town”, solicitadísima en las primeras filas.

El sábado cerró la fiesta The Mavericks, que con una importante sección de vientos en sus filas y la brillante voz de Raúl Malo como protagonista hicieron bailar a todo el mundo con temazos festivos como Dance The Night Away y versiones archiconocidas como la cubana Guantanamera o el mítico Twist and Shout de los Beatles.

Encendieron la traca final invitando a todos los artistas de la noche a cantar uno de sus temas estrella,  “All you ever do is bring me down”, coreado por todos los asistentes. Sin duda, un bonito adiós, o mejor dicho, un bonito hasta luego, porque esperamos repetir experiencia el año que viene.

Hay que decir que en esta edición el festival mejoró sensiblemente su organización y no se formaron insufribles filas para obtener provisiones o acceder a los baños, y aunque fue un éxito de asistencia, en ningún momento se sufrió el agobio típico de los festivales veraniegos.

0 Comentarios:

¡Comparte tu opinión!

Esperamos tu comentario