Pulpop Festival - Plaza de Toros de Roquetas de Mar (Almería). 08/07 y 09/07

7/12/2016 MARIA 0 Comentarios


El pasado fin de semana se celebró la doceava edición del Pulpop Festival de Roquetas de Mar (Almería). Dos jornadas que recogieron las actuaciones de bandas nacionales Triángulo de Amor Bizarro, Sidonie, La Habitación Roja, Viva Suecia y Toulouse junto a las locales Nixon y Fumangie.

En un país dónde la música en directo se ve castigada durante el resto del año en el circuito de salas, el entramado que gira en torno a la industria musical solo le queda buscar refugio en los festivales de verano. Como una plaga, se extienden a lo largo y ancho de nuestro país, llegando casi al extremo de una saturación desmedida; esa burbuja festivalera a la que muchos le vaticinan un deshinche en un futuro muy próximo. Una mina de oro para promotores que han querido repetir una y otra vez la misma fórmula universal para llegar al éxito en su negocio. Dentro de este complejo maremágnum, quedarían al margen los festivales que arriesgan guiándose más por un criterio de calidad (véase el Vida Festival) y esos que aún conservan su carácter gratuito (Aspe Suena, FRA...). El Pulpop Festival lleva ya doce años apostando para que la localidad de Roquetas de Mar tenga su propio festival.

Un gran ejemplo de resistencia sonora que suma en cada edición a base de constancia y trabajo; brindando la oportunidad al público de la provincia de vivir el directo de bandas nacionales con difícil parada en la zona en el circuito de salas. Un valor añadido, la gratuidad del momento. La primera jornada del festival no logró conseguir una gran respuesta por parte del público pero sí dejó testimonio de la calidad musical de Triángulo de Amor Bizarro y Nixon. Antes de sus actuaciones, se celebró la final del concurso de jóvenes talentos Pulpop con los directos de Rey Chico, Sonograma y Stone Pillow. Sonograma fueron los vencedores; el premio la cuantía de 500 euros y formar parte del cartel de la próxima edición.

La actuación de Nixon era una de las más esperadas, un directo que albergó cientos de sentimientos por la banda local con más proyección del momento. Sus avances siguen sin tener límite en un proceso lento pero seguro que esperemos que algún día les sitúe en el éxito masivo que bien merecen. Las canciones de "El último fuego" sonaron en casa más emotivas que nunca. Su directo fue impecable, sin fisuras y voló en altas esferas; atmósferas envolventes, matices sonoros de refinado gusto, una robusta base rítmica y la potente voz de Alejandro, fueron responsables de dejar testimonio de unas composiciones de alta calidad.




A continuación Triángulo de Amor Bizarro, se encargaron una vez más de subir las revoluciones (y el volumen) con el único objetivo de arrollar al respetable al éxtasis atronador; disparos certeros hacia polos oscuros e hipnóticos que destripan la esencia del punk bajo el halo de una personalidad descomunal. Isa Cea (voz, bajo), Rodrigo Camaño (voz, guitarra), Rafael Mallo (batería) y Zippo (guitarra, teclados), dejaron patente de la solidez y potencia que poseen como banda, presentando cortes de su último trabajo "Salve Discordia" y rescatando piezas vitales de su carrera como "Robo tu tiempo", "De la monarquía a la criptocracia" o "El crimen: cómo ocurre como remediarlo". Un esplendoroso cierre para la primera jornada que destapó toda la energía comedida del público hasta el momento.

La segunda jornada, consiguió una creciente respuesta del pública respecto al día anterior, hasta llegar en algunos momentos de la velada al aforo completo. La banda local Fumangie era otra de las propuestas más deseadas del festival. Fumangie es el proyecto más íntimo de Juan Diego, cantante y guitarrista de Monogay. Junto a Álex Martínez (bajo), Carlos Barba (batería), Antonio Vicente (teclados), Juan Luis Pérez (guitarra), conforman una de las mejores formaciones de la escena almeriense. Su directo fue un puro deleite musical colmado de múltiples matices sonoros de gusto refinado; clásicos, desenfadados, directos y luminosos. Con el pop-rock cantado en castellano como bandera sonaron "Manual de buena fe" (título que da nombre a su segundo trabajo), "La segunda fue mejor" o "J.M" en una clase de elegancia y maestría. El cierre lo puso la emotiva y personal "Del 5 al Demodé" y la enérgica "La segunda puede ser mejor".

La conexión del Pulpop con tierras vecinas siempre ha unido estrechos lazos con Murcia y Granada. Para esta edición no olvidaron la filosofía marcada desde sus inicios trayendo a Viva Suecia y Toulouse; dándoles presencia en el cartel. Bandas con cierto despunte en sus carreras pero que siguen necesitando de estas concesiones para seguir creciendo. Desde Granada una de las bandas que siguen la estela de la escuela pop granadina nos dejaron uno de los directos más emotivos del festival. Con la sencillez como arma, supieron emprender un directo solvente y desgarrador. Su contundencia instrumental protagonizada por su juego de guitarras y letras directas nos envolvieron en atmósferas eléctricas e íntimas. Su potente sonido explosionó en temas como "Ceniza", "El príncipe & la corista" o "La Isla", melodías cuidadas con una base sólida que dejaron un soplo de aire fresco indispensable para dar paso a los murcianos Viva Suecia.





Los murcianos en su rueda de prensa dieron alguna pincelada de por dónde se dirige su sonido; influencias del post-rock o bandas como The National, McEnroe o Standstill, fueron algunas claves desveladas. Su paso por el festival supuso un viaje con parada en parajes que se dibujaron con contrastes de calma y tempestad sonora. Un brillante juego de cambios de intensidad con la base de la experimentación del post-rock y el estallido sonoro del shoegaze, cabezas visibles de un alma profunda y atractiva. Una buena dosis de emoción y belleza la que ofrecieron con su directo.


Tras las celebraciones de sus veinte años de carrera, los valencianos La Habitación Roja han publicado este año su último trabajo "Sagrado Corazón". Tras once años, regresaban al Pulpop, con un directo que volvió a deslumbrar a sus seguidores. Musicalmente se mostraron una vez más con solidez y propiedad. El buen hacer que impregnaron en cada detalle de sus melodías y su maravillosa puesta en escena, hizo que Jorge Martí, Pau Roca, Jordi Sapena, Marc Greenwood y José Marco, volvieran a demostrar en el Pulpop Festival la valía del universo sonoro y el contenido lírico que envuelven sus canciones. Los momentos más conmovedores vinieron con "La moneda en el aire", "Indestructibles" y "Si tú te vas (magnífica desolación)"; un vendaval sentimental con valores universales y el amor como principal protagonista. En su rueda de prensa no se quisieron olvidar que esa misma noche, en su ciudad, la promotora Tranquilo Música celebraba sus veinte años de existencia. Mención especial traído a colación de los inicios de la banda, esos primeros años en los que versionAban canciones de amor de sus bandas predilectas (The go-betweens).


Sidonie dieron paso a la bacanal final de la noche con el directo más divertido y descarado del festival. Los barceloneses, aunque llevan tiempo repitiendo un show similar y recorriendo el circuito de festivales, son garantía de profesionalidad, disfrute sobre las tablas y fe absoluta en su trabajo. Una banda capaz de desgranar las delicadas atmósferas hedonistas y afrancesadas de “Costa Azul” y jugar con referencias cinéfilas o de la cultura popular (guiños que vuelven a utilizar en su provecho en “Sierra y Canadá”, su último trabajo). Aun con altibajos compositivos o discos menos consistentes dentro de su carrera, son el equilibrio perfecto entre el tono festivo y el oficio de contar historias. Comenzar el concierto con “Costa Azul” y “Fascinado” puede asemejar quemar cartuchos demasiado pronto para el público nostálgico de su primera época, pero son la apuesta segura en el setlist de cualquier concierto de Sidonie, como la corta aproximación al “Costa Azul” (qué bien sigue sonando “Los Olvidados”,,,). Himnos para el público, como la desnuda “En mi garganta”, “Por ti”, u otros más recientes como “Un día de mierda”, que Marc cantó llevado a hombros entre el público, pusieron el contrapunto a las guitarras de “El bosque” (con la colaboración de José de LHR a la percusión) o “El incendio”.

Pulpop festival, es ejemplo de perseverancia, honestidad y buen hacer. Desde hace ya unos cuantos años, son punto de mira en Andalucía (y fuera de esta) en el mapa festivalero de nuestro país. Sobrevivir a más de una década de existencia no es tarea fácil. En esta edición han conseguido reunir a más de 5.000 asistentes para seguir sumando la valía de su propuesta.

Texto: María Carbonell y Susana Godoy

Más Info:

Pulpop Festival 

Sonograma


Stone Pillow



0 Comentarios:

¡Comparte tu opinión!

Esperamos tu comentario