• Breves

    miércoles, julio 20, 2016

    Zenet + Spyro Gyra en el Festival de Jazz San Javier (Murcia)


    Tras un día con un calor algo sofocante, se abrió la noche acompañada de una gran luna, como elemento clave en el Parque Almansa, era un aviso de la noche que esperaba. Con una puntualidad casi inglesa, comenzó el concierto dentro del XIX Festival de Jazz de San Javier, el “crooner andaluz” como muchos lo llaman, Zenet como nombre artístico, Toni para los amigos, vino para ganar, era la primera vez que participaba en este festival y vino bien equipado.

    Merecen ser presentados por el grandísimo espectáculo que dieron y la pasión que transmitieron, Pepe Rivero al piano que dio grandes muestras del amplio dominio y de las tablas que tiene.  Uno de los grandes fieles de Zenet, el gran guitarrista José Taboada junto a el trompetista Manuel Machado.  En esta ocasión también contó con el maravilloso violinista Raúl Martínez, el trombón de Ove Larson, el contrabajo de Irvys Méndez  y el batería Moisés Porro, que puso el punto latino a la noche. 

    Realizando  un breve repaso por su trilogía discográfica,  cantó “Dientes de rata”,  “Soñar contigo”, “Ella era mala”, “Estela”, “No lo dudes” de su primer álbum “Los mares de china“(2008).  También tuvo un recuerdo para su segundo álbum, con “Fue por casualidad” del álbum “Todas las calles “(2010) lleno del swing con aires de Nueva York o Philadelphia. De su tercer álbum “La menor explicación “(2012),  nos deleito con “Por debajo de Madrid”  con sabores del chotis mas castizo,  su estilo más canalla con “Sé que estás pensando en mi” y  su declaración sin paños calientes en “Me gustas” para ellos llamada también como “Eres”.

     Hizo  las delicias del publico, cuando presento algunos de los temas de su nuevo álbum, que verá la luz en septiembre “Si sucede, conviene”, con el single ya en plataformas digitales “Fuiste tu” nos traslado a la habana y arranco los pies de más de uno de los que estaban escuchándolo.  “Casi mejor”  y una balada con toques de bolero llamada “Que será”, abrió boca de lo que será un álbum, exquisito con claras influencias latinas, como el mismo dijo donde invita a viajar a través de sus canciones como lo ha hecho en sus discos anteriores. 

    Su mezcla de fado, tango, chotis, jazz, copla malagueña e influencias latinas, saliéndose algo de los tópicos pero sonando a grandes clásicos, ha sido junto con las grandes letras de Javier Laguna y su chorro de voz, que todavía no ha encontrado límites, lo que hacen que sea comparado con los grandes.  Levanto al público y dejó con ganas de más, así que vaticino que el nuevo álbum, será un gran éxito.


    Todo no acabo ahí, todavía quedaba la traca final, tras modificar el escenario, subieron al escenario un grupo que sería el broche perfecto a esa noche, grupo que el mismo Zenet presentaba, haciendo alusión a sus años en el instituto, mencionando que los llevaba en su carpeta del instituto porque era uno de sus grupos favoritos, los míticos SPYRO GYRA, que con 34 discos, se sentían como pez en el agua, y demostraron sobre el escenario las tablas que les dan los  casi 40 años de bagaje a sus espaldas . 

    Disfrutaron y nos hicieron vibrar en los asientos, el gran Jay Beckenstein, que a pesar de que su español no era “mucho bueno”, mostro su domino del saxo y del oboe, no solo de manera individual sino en algunos momentos tocando los dos a la vez, propio de un gran maestro, al que a ratos podía verse de brazos cruzados sobre su saxo con los ojos cerrados viviendo el momento como si estuviera en un profundo trance, mientras el resto de componentes nos hacían flipar  con su increíble dominio del instrumento.


    Tom Schuman, jugó con los teclados y nos hizo trasladarnos a varias zonas de nueva Orleans, como al patio de una casa de Cuba.Acompañados del bajo de Scott Ambush, el cual parecía no inmutarse mientras hacía unos ritmos que nos calaban bien hondo, el batería Lee Pearson con una pegada increíble y que nos deleitó con un solo que dejó a mas de uno literalmente con la boca abierta, y el gran guitarrista Julio Fernández de origen cubano, criado en Nueva York y cuyo dominio de la guitarra nos llevaba a su antojo desde los ritmos más potentes a los más sutiles y delicados, erizándonos la piel.  Esta era su segunda visita al festival y dieron de nuevo muestras de alegría, pasión, elegancia y cercanía tanto dentro como fuera del escenario. 

    Uno de los grandes momentos, que toco el alma de muchos, algunos cubanos sentados en las butacas, fue cuando Julio Fernández contó su infancia en cuba, donde comenzó a tocar la guitarra y compuso de sus recuerdos una canción llamada “de la luz”, si cerrabas los ojos podías oler a ron y puro habano, junto a un abuelo y un niño tocando y bailando en un patio de algún lugar de Cuba. 
    Agradecer a este mítico grupo, su maestría y su fusión, para coger el avión a través de las canciones y hacernos volar. Esperamos también volver a verlos, pronto.


    Crónica: Redacción
    Fotos: FOL CONTRERAS 

    Más fotos en: FESTIVAL JAZZ SAN JAVIER

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves