Aspesuena 2016 - Aspe (Alicante), 6/8/16

8/08/2016 Susana Godoy 0 Comentarios

Crónica de la V edición del Festival Aspesuena, celebrado en Aspe (Alicante), en los terrenos anexos al Pabellón Deportivo Municipal, con las actuaciones de Viva Suecia, El Último Vecino, Gigolo Aunts, Carlos Sadness, L.A. y Gomad! & Monster.
 
Finalizada la quinta edición de Festival Aspesuena, el balance una vez más no puede más que inclinarse hacia el lado positivo. Incluido dentro de una programación musical de fiestas patronales, ahonda en la filosofía de ofrecer una amalgama de propuestas que busquen satisfacer variados gustos musicales y diferentes franjas de edad. Un esfuerzo digno de agradecer ante el panorama muchas veces monocromático de nuestra geografía, dentro de una inciativa modesta pero al tiempo enorme si tenemos en cuenta el contexto en el que se encuentra. 

Tras los problemas técnicos de la jornada del viernes (compartiendo recinto pero no englobada dentro del festival, que este año se reducía a un único día) que provocaron la cancelación de Full y el retraso de las actuaciones de Elefantes y Siniestro Total, el sábado todo transcurrió con normalidad en los dos escenarios. Como novedad, este año se implantaba el tan de moda “tardeo” con los conciertos de Viva Suecia y El Último Vecino en la Plaza de Santa Bárbara, ambos en plena vorágine veraniega de largo recorrido y festivales. 

Viva Suecia son el claro ejemplo de esos grupos con (aun) corta carrera y subida fulgurante; con tan solo un ep homónimo (Clifford Records, 2014) y un largo, “La Fuerza Mayor” (2016), con el que ficharon ni más ni menos que por Subterfuge y contaron con la producción de Paco Neuman, han logrado convertirse en un referente creciente en el post-rock en castellano con querencia por guitarras profundas y bases melódicas y baterías machaconamente adictivas. Tampoco desdeñan referencias noventeras en forma de distorsión, como demostraron con temas como “Permiso o Perdón” o la languidez pop-rock de atmósferas densas de “Acabaremos Muriendo en Ello”

Efectivos como su single “Bien por ti”, los murcianos ofrecieron un concierto en el que demostraron su creciente oficio sobre el escenario y unas posibilidades que van más allá de unas letras que seguramente conectarán con el gran público gracias a su visión cotidiana de las relaciones humanas. A favor tienen diversos factores y ser capaces de llevar a su terreno un tema como “Vidas Cruzadas” de Quique González y no desfallecer en el intento es ya una razón más que suficiente para seguir prestando atención a los caminos que puedan tomar en el futuro. 

Las composiciones de El Último Vecino orbitan en una línea muy diferente pero dan pie a hilar también con décadas pasadas y con algo escuchado durante su concierto: parece que le gustan a gente muy joven, quizá así descubran el tecno-pop de los 80”. Bueno, si el revival de estilos consigue enganchar de nuevo a un público bastante joven (como el que disfrutaba en las primeras filas), podría ser una ocasión perfecta para rescatar a bandas como Golpes Bajos o La Mode, aunque el referente más cercano en el tiempo puedan ser los neoyorkinos The Drums. 

Fuera de comparaciones, la banda de Gerard Alegre muestra convicción absoluta y una fuerte personalidad sobre el escenario, arropada por su puesta en escena y sobre todo por un frontman que arroja el personaje sobre las canciones, haciéndolas más trascendentes de lo meramente bailable. Letras machaconas, fácilmente digeribles e identificables, con una vuelta de tuerca que les hace apropiarse de esas múltiples influencias y hacerlas suyas. “Tu Casa Nueva”, o “Culebra, Columna y Estatua”, son un par de hits en toda regla; “Nubes Grises”, “Mi Escriba”, o “La Entera Mitad”, de su segundo largo, “Voces”, demostraron lo que ya se ve como un ascenso palpable y la consolidación de un estilo propio. 

Si la tarde fue el momento de dos bandas en plena efervescencia, la primera cita de la noche fue para una banda consagrada con un largo parón de actividad. Gigolo Aunts vuelven a los escenarios casi por sorpresa gracias a la bendita insistencia de su promotora en España, Heart of Gold, y este factor más la conjunción de agendas ha hecho que dos de los miembros fundadores de la banda, Steve Hurley y Dave Gibbs, se unan a Jon Skibic, Phil Hurley y Mark Rivers para demostrar un excelente estado de forma y revisar una carrera que ya se aproxima a las tres décadas de duración. 

El de Aspe fue uno de esos conciertos dignos de disfrutar a ambos lados de la barrera, a años luz de casi cualquier cita veraniega y perfectamente situados en una línea nostálgica que, cuando aporta la sensación de que el tiempo no ha transcurrido, posee un valor difícil de cuantificar. Los de Boston demostraron con grandes argumentos la atemporalidad del power pop, de las armonías vocales cristalinas, de las guitarras punzantes y de los himnos de una generación cuya huella era palpable en las primeras filas. 

Aunque ofrecieron un repertorio más centrado en “Minor Chords and Major Themes” (E Pluribus Unum, 1999), a base de medios tiempos y baladas como “Everyone Can Fly”, “Rest Assured” o “Everything is Wrong” (reservando para el final la explosión con “The Big Lie”), Gigolo Aunts bordaron un repaso por su discografía, recalando incluso en ese disco de rarezas editado en España que fue “The One Before the Last”. “Kinda Girl”, y, por supuesto, su gran versión de “La Chica de Ayer” de Antonio Vega (juro que aún hay quien se pregunta si la de Gigolo Aunts es la original), se entremezclaron con la luminosidad pop de “Where I Find My Heaven” o “C’mon, C’mon”, dejando el mejor concierto (con diferencia, y mucha) de la noche. 

Tras semejante dosis de buena música, la propuesta de Carlos Sadness nos deja un poso de indiferencia inevitable; el catalán triunfa allá por donde va y una nueva noche exitosa era previsible viendo el abarrotamiento de las primeras filas y el fervor que reinaba por doquier. Nada que objetar ante un músico que usa las armas a su alcance para triunfar dentro de un target clarísimo: Melodías limpias y sencillas, letras que conectan con el sentir post adolescente y una imagen física y escénica atrayente para su público. Temas como “Perseide”, “El Gran Momento” o “Miss Honolulu” hicieron las delicias de sus fans y provocaron coreos y fiesta (sobre todo en la parte final) a ambos lados del escenario. 

Repito, nada que objetar, y, aunque confieso que me gustan Two Door Cinema Club y los ya casi extintos Facto Delafé y las Flores Azules (bandas de las que bebe en bastante medida) me es imposible conectar con sus canciones o sentir esa “electricidad” que se vive en sus conciertos. Queda sin embargo para mi lista de agravios musicales la versión de “Groenlandia” de los Zombies y el trasunto del “I Follow Rivers” de Lykke Li. Pero todo esto son apreciaciones personales, ya sabeis… 

Con el concierto de L.A. volvió a cambiar el público; sonidos más maduros en la ola del pop-rock de raíces norteamericanas que evidencian la fuerte personalidad musical de Luis Antonio Segura, en una búsqueda por ahondar en caminos más elaborados y alejándose un tanto del tono más puramente pop de sus primeros trabajos. 

El mallorquín continúa con su “Ocean Tour 2016” y los sonidos de las ballenas mediterráneas acompañan ese viaje de la ciudad al océano que podría comenzar con la sencillez acústica de “Ordinary Lies”. “Stop the Clocks” y “After All” marcan también el inicio de un concierto que después cambia el tono gracias a temas como “Secrets Undone”, “Under Radar” o “In America”, su nuevo single. En ocasiones a una más que enérgica batería (“Love Comes Around”), en solitario o acompañado de su banda, lo cierto es que L.A. volvió a ofrecer una hora de directo solvente e incontestable. 

Este podría haber sido el fin de fiesta más responsable, pero aun se prolongaría hasta altas horas, con el plato fuerte de los madrileños Gomad! & Monster casi a horario de after. Una batidora de influencias en la que la mezcla de electrónica y metal y su puesta en escena no puede dejar indiferente a nadie.

Texto: Susana Godoy
Fotografías: María Carbonell 

0 Comentarios:

¡Comparte tu opinión!

Esperamos tu comentario